Tener un intestino sano es clave para tener un cuerpo sano

El cuerpo humano se ve sometido de forma continua a ataques de microorganismos extraños. Es muy importante que el cuerpo se pueda proteger por sí solo de los microorganismos patógenos.

La piel forma parte del sistema de defensa: mantiene alejados los microorganismos nocivos. También las mucosas tienen una función defensiva, ya que evitan que estos microorganismos lleguen a entrar en el cuerpo. Las mucosas y las glándulas producen anticuerpos que ofrecen protección contra las bacterias nocivas.

Además de estos procesos, en el sistema de defensa del cuerpo humano se produce una cooperación entre el sistema inmunológico y los microorganismos beneficiosos. La piel está cubierta de distintos tipos de bacterias lácticas que nos protegen y mantienen nuestra piel sana, elástica y capaz de cumplir su función de defensa. Las mucosas de las paredes internas del intestino nos protegen de las bacterias que consiguen introducirse en nuestro cuerpo a través de los alimentos, el aire o el agua.

Es de sobra conocido que la flora intestinal es fundamental para la capacidad defensiva de las mucosas: las bacterias lácticas forman sustancias que estimulan las mucosas, y al mismo tiempo mantienen alejadas las bacterias nocivas.

Y por lo tanto uno ya puede ver que ninguna mascarilla puede proteger a un humano de los microbios exteriores ya que las ingiere también por la piel, la comida y la bebida…………..Lo único que hace el humano intelectual estúpido es que con las mascarillas aún contamina más, ni mucho menos con la eliminación con estos venenos que pulverizan en las ciudades, esterilizando o, mejor dicho; matando el resto de los microbios que aún estaban ahí.

De esta manera, te tal actuación, llamando o provocando más aún “LA MUERTE”

Es por eso que los cuervos “Carroñeros y otros de su especie” se dirijan a estos sitios, atraídos pues eso por la muerte!!!

La naturaleza siempre tiene razón

Este dicho está contenido en una conversación de Goethe con Eckermann (13.2.1829):

“… pero la naturaleza no entiende la diversión, siempre es verdad, siempre seria, siempre estricta, ella siempre tiene razón, y los errores y equivocaciones son siempre de los humanos. Al inaccesible ella lo desdeña, y cede solo al accesible, lo verdadero y lo puro, y le revela sus secretos “.

En esta declaración es el significado profundo de la Verdad Divina. La naturaleza con sus Leyes pertenece a las Leyes de la Creación, que Dios ha tejido en la Creación como inmutable, es decir, como siempre estable. En estas Leyes se expresa la voluntad de Dios. Y dado que Dios es la Verdad, también está contenido en Su Voluntad, en Sus Leyes.

Entonces la naturaleza siempre tiene la razón, ella siempre hace lo correcto, ¡porque ella es parte de la Verdad Divina!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.