VIRUS / INFECCIÓN como por ejemplo Ebola

SANAR TODO EL CUERPO

El microbio no provoca la enfermedad. El estado de la persona es también un factor imprescindible. Incluso en las grandes epidemias que, en general, fueron consecuencias de la falta de higiene, no enfermaba todo el mundo.

2). En un articulo del año 1875, aparecido en una revista medica alemana semanal, friederich Sander, medico de cabecera de la ciudad de Barmen, ya advertía que, en general, no se ha prestado atención a las contradicciones que se han prestado en el campo de la investigación bacteriana:…………………………………………………………………

“El segundo hecho que difícilmente se puede conciliar con la teoría de las bacterias es el de la presencia de una colonización masiva (de bacterias) en el cuerpo humano sano y en el caso de enfermedades no infecciosas ante este secundo hecho, se ha recurrido a la evasiva de que hay dos tipos de bacterias: inocuas y peligrosa”.

A título de demostración, el 7 de octubre de 1892, el profesor de higiene Max von Pettenkoffer (1818-1901), quien por aquel entonces también se había percatado de estas contradicciones, ingirió una porción de vibriones de la colera y, de facto, no cayo enfermo. Con este acto quiso probar que las bacterias en si mismas no eran la causa de la enfermedad. Desagraciadamente, su testimonio no se tuvo en cuenta.

Virus / infecciones
Una epidemia se está propagando una enfermedad contagiosa. Puede ser fácil para mí pensar que la razón de la enfermedad no puede estar en mis emociones, pero que una “epidemia” simplemente no perdona a nadie, porque si al mismo tiempo conmigo varias otras personas enferman. Pero la diferencia si tengo una enfermedad por sí sola o conjuntamente con otras, consiste simplemente en el hecho de que en el último caso, varias personas son al mismo tiempo en la misma situación. Del mismo modo, yo puedo personalmente o incertidumbre colectiva sobre política, económica, ambiental o Mi ira personal al mismo tiempo que la experiencia de otras personas. La naturaleza de la enfermedad me da una pista sobre lo que necesito para hacerme consciente. Así que le doy esta parte de mí de nuevo al AMOR que anhela volver a ver a mi vida en paz y armonía !!!

GÉRMENES HOSPITALARIOS O LA LUCHA CONTRA LA VIDA BACTERIANA

Dado que en los hospitales surgen más resistencias que en otros entornos, se ha denominado a estas bacterias gérmenes hospitalarios. Cada año cientos de miles de personas son infectadas por ellos y decenas de miles mueren por su causa. Naturalmente, las bacterias no permanecen en un único lugar.

Dado el innumerable número de personas tratadas con antibióticos y las numerosas medidas de desinfección aplicadas en los hospitales surgen, lógicamente, múltiples actividades de resistencias a la vez. Cuando una bacteria posee tres o más de ellas, se habla de multirresistencia, fenómeno que se intenta abordar mediante los llamados antibióticos de reserva. Cuando estas tampoco muestran efecto por que las bacterias reaccionan correspondientemente, la medicina oficial moderna se encuentra literalmente sin recursos ante el fenómeno.

Gran parte de la población sana es también portador inconscientemente de genes de resistencia alterados que transmite por doquier mediante el contacto corporal. Cuando estas personas enferman, pueden tener muchas más dificultades para curarse que quienes no son portadores. Las consecuencias del uso de los antibióticos cuantitativa de bacterias, pérdida de biodiversidad bacteriana, distorsión de la comunidad que configura el microbioma, y activación de resistencia – son catastróficas. Se estima que los costes adicionales de un solo enfermo resistente a antibióticos ascienden desde 8’850.-Euros hasta 35’390.-Euros. En los 43 países de la OCDE y hasta el año 2050, estaríamos hablando de a próximamente 2,5 billones de Euros.

Hasta ahora, las consecuencias de la activación de resistencias a nivel mundial han sido reconocida como una verdadera amenaza. Un informe del gobierno británico de 2014 calcula que, hasta el año 2050, morirían en el mundo diez millones de personas más que hoy día cada año a consecuencia de las bacterias resistentes. Simplemente la disminución aritmética del producto nacional bruto debida a la presencia de resistencias en el ser humano, superaría – con casi 90 billones de Euros – el volumen económico total mundial.

Sin embargo, todos los documentos que plantean estratégicas, conceptos y programas de gestión para superar esta situación, independientemente de su extensión y de que procedan de gobiernos, organizaciones de salud, seguros de enfermedad asociaciones de médicos u otras iniciativas, todos ellos carecen completamente y sin excepción de amplitud de miras. Porque para salir de la espiral en la que nos encontramos, solo hay una estrategia: liberar la comunicación entre el ser humano y los microbios, integra e inmediatamente, de toda intención de matar.

Para resolver verdaderamente este peligro existencial para la vida en la tierra, no sirve de nada seguir luchando contra las consecuencias provocadas por una causa. El juicio humano sano nos dice simplemente esto: cuando a una acción le sique una reacción, y se responde al problema intensificando la acción, lógicamente la reacción va a ser aún más fuerte. Es ilusorio albergar la esperanza de poder seguir realizando la misma acción sin provocar una reacción. Y es francamente ingenuo creer que, sencillamente, la acción debe poseer tal intensidad como para que desaparezca la reacción. Opinar que la humanidad podría “llegar a controlar”, mediante un “esfuerzo intensificado”, el problema de las resistencias bacterianas es, de hecho, una arrogancia frente a la vida. Las consecuencias de seguir con esta mentalidad solo pueden ser, con toda seguridad, dramáticas.

Hace ya catorce años, la organización Mundial de la Salud OMS hizo una solicitud: “Hoy día , el problema ha alcanzado un nivel critico en todo el mundo. Se debe hacer algo urgentemente”. Desde entonces este llamamiento resuena por todas partes, incluido en las instancias más elevadas, pero se desvanece en medio de la pasividad generalizada porque, lo que se debe hacer de verdad, todavía no se ha entendido; la única salida a estos problemas que amenazan nuestra existencia, es la transformación de la intención de combate que ha prevalecido hasta ahora en el ser humano para, en su lugar, iniciar un cambio de rumbo hacia una convivencia pacifica en el planeta con los comunidades bacterianas naturales y sus cualidades.

EX Libris de doctora Anne Katharina Zschocke

Nuestras AMIGAS las Bacterias

LA CURACIÓN DEL MICROBIOMA COMPLETO

Como se puede aunar la experiencia adquerida con las bacterias a lo largo de milenios con los hallazgos microbiológicos realizados desde el siglo XIX hasta el presente para desarrollar una terapia del microbioma que cure a los enfermos de hoy y del futuro?

La condición indispensable para conseguirlo es que se abandone completamente la idea de que las bacterias son organismos causantes de enfermedades, y se sustituya por la noción de que los microorganismos tienen su sentido y su propósito y esto debe ser válido, sin excepción, para cualquier microbio. Que comprendamos que no son culpables, ni malvados, ni siquiera peligros, sino que, tanto individualmente como agrupados en cepas, son partes de un órgano comunitario que se encuentra en un estado de comunicación continuo, cuyo propósito es la promoción de la vida, no solo en el ser humano sino en todo el mundo. Sin su presencia en las superficies internas y externas del ser humano, este no podría existir.

1). Es importante reconocer que, aunque el microbioma humano esta dividido en espacios de diferente composición y actividad, es decir, en diversos compartimientos corporales como la piel, la boca, el estómago, los pulmones, la bilis, el intestino, etc., aún así siempre es capaz de reaccionar como un todo. La terapia del microbioma solo promete resultados positivos cuando abarca el microbioma integro del ser humano.

2). Este órgano comunitario, el microbioma, que está involucrado en todos los ciclos de la vida y esta estrechamente conectado con las células del cuerpo, es un órgano personal y único de cada ser humano. Es fruto del flujo hereditario bacteriano, de las experiencias de la infancia y del conjunto de todos los influjos de la vida posterior. Este compuesto de grupos bacterianos permanentes y variables y la presencia de estos últimos es dependiente de eventos de corta duración, que ocurren continuamente a través de la ingesta de alimentos. Para que los nutrientes sean asimilables por el organismo, las bacterias realizan la digestión minuciosa y tienden un puente entre el mundo exterior y el mundo interior del ser humano.

Al mismo tiempo, sus cualidades se acomodan a los influjos externos e internos, tales como la circulación sanguínea, las hormonas, los contactos, el estado anímico, es decir, al medio interno del cuerpo en su integridad, que también esta configurado por ritmos y procesos vibratorios, y otras circunstancias que afectan al ser humano.

EX Libris de doctora Anne Katharina Zschocke

Nuestras AMIGAS las Bacterias

 

EL DÉFICIT DE BACTERIAS NOS HACE ENFERMAR

Nuestra sociedad sufre una carencia colectiva de bacterias que, más o menos todos y cada uno de nosotros también padecemos. La falta de diversidad microbiana conlleva una disminución de la capacidad de adaptación a estímulos del exterior, incluida la alimentación.

1). Un microbioma multifacético dispone de equipos bacterianos activos capaces de lidiar con cada situación y, en caso de emergencias, puede movilizar sustitutos. Cuando estos faltan, sin embargo, el margen de acción se reduce, lo cual se manifiesta en el cuerpo en forma de molestias, crecientes, como estreñimiento o diarrea, inflamaciones, `problemas articulares, dolores, sobrepeso o síntomas psíquicos. Nuestra salud depende integradamente de las bacterias.

Po ejemplo, la daidzeína, una colorante vegetal de la clase los flavonoides presentes en los productos de soja, puede ser transformada en compuestos que poseen o no poseen actividad hormonal estrogénica, dependiendo de la actividad bacteriana intestinal. La falta de este efecto hormonal se ha asociado, a su vez, con un aumento del riesgo de padecer cáncer de mama.

La creencia de diversidad bacteriana puede ir acompañada de una disminución de la cantidad de bacterias, pero esto no es prescriptivo. Es posible que haya una mayor masa de las especies que quedan, de modo que la cantidad de las especies que quedan, de modo que la cantidad total perezca suficiente, a pesar de que la colonización sea, de hecho, incorrecta.

2). La reducción de la diversidad bacteriana provoca una disminución de la vitalidad. El cuerpo pierde capacidad de relación con el entorno y las fluctuaciones de las condiciones ambientales tolerables para el organismo quedan limitadas por márgenes más estrechos. En cuanto estos se sobrepasan, bien sea en el ámbito de la alimentación, del aire que respiramos o en cualquier otro aspecto, el cuerpo reacciona de modo excesivo o deficiente y enferma. La disminución de la diversidad de especies en el microbioma humano, en el de los animales, las plantas, el suelo y el agua muestra un paralelismo rotundo con la extinción de especies de animales y plantas a nivel global.

3). En muchas partes del mundo en los últimos 10 años, el numero de insectos voladoras se han reducidos en algunas zonas hasta un 84%, a causa de tóxicos medioambientales. Y, por si fuera poco, la extinción de cada especie conlleva la desaparición de sus bacterias asociadas.

4). Así como la nueva disminución del número de especies de bacterias a nuestro alrededor supone la perdida de aquellas cualidades humanas que estaban en resonancia con ellas, incluidas cualidades espirituales, la desaparición de especies del microbioma supone la perdida de capacidades corporales. Y estas son esenciales para el desarrollo autónomo de la vida individual.

5). La diversidad bacteriana en el organismo presente, a su vez innumerables estímulos al sistema inmune. Podríamos comprobarlo con un musico virtuoso, que dispone del teclado completo de un piano, es capaz de interpretar una pieza virtuosa de Chopin, pero si el instrumento solo tiene algunas teclas en el centro, tocara una melodía simplona. La persona que dispone de un teclado completo de bacterias puede vivir en este mundo con mucha más libertad, porque cualquier situación que se presente ante ella será fácilmente traducida a su individualidad y, consiguientemente, podrá confiar en su capacidad de regulación.

6). Una condición necesaria para preservar la multiplicidad microbiana en el ser humano es una alimentación variada que, por supuesto, debe incluir las bacterias correspondientes. Esto falta en los países industrializados. Desde hace tiempo, sabemos que el estilo de vida occidental hace enfermar a las personas; también sabemos que muchas enfermedades de la civilización, como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, las enfermedades intestinales cónicas, jaquecas, asma y muchas otras patologías, son totalmente desconocidas en culturas que viven en contactos con la naturaleza.

 A pesar de haber buscado los parámetros mas diversos en busca de una explicación, no se encuentra ninguna causa. Ahora sabemos que esta radica en estados carenciales del microbioma relacionados con un déficit de bacterias en el ser humano. Pero, como ya explicado, no se trata solo de la falta de cepas bacterianas aisladas que se pueden administrar a modo de sustancias, como muchos creen hoy día, sino de un sistema microbiana deficitario en su integridad.

Además del uso de productos y medidas antibióticos, muchos otros factores contribuyen a caer esta situación: alimentos industriales pobres en bio-fotones, productos azucarados y repletos de aditivos químicos, pesticidas, emanaciones y micropartículas tóxicos de materiales plásticos, metales pesados procedentes de maquinaria y gases residuales, estilo de vida ajetreado, falta de ejercicio físico, perdida de ritmos vitales y otras causas.

7). El uso de aparatos, cosméticos y productos de limpieza destruye la flora bacteriana natural y favorece la multiplicación de bacterias sin educar e inadecuadas para los procesos fisiológicos del cuerpo. Las personas que hacen uso de este tipo de productos en la vida cotidiana no deberían sorprenderse de no atraer bacterias ordinarias sino, más bien, cepas resistentes o incluso un exceso de virus, cuya desmedida puede causar enfermedad. Al mismo tiempo, un trato irreflexivo con la vida, como el uso de aparatos digitales durante la comida o una dieta deficitaria, contribuye a la penetración excesiva de microbios ajenos inapropiados.

El aire acondicionado, la ropa de fibras sintéticas, materiales industriales en las viviendas y la contaminación electromagnética agravan aún más el desequilibrio. Cuando la comida se calienta en el microondas, en uno o dos minutos, hasta 99% de las pocas bacterias que llevaba el alimento habría sido aniquiladas. Por todos estos motivos las posibilidades de enfrentar a causa de un síndrome por déficit en el microbioma son limitadas.

8). Idealmente, toda alimentación sana debería contener bacterias. Desde que, en el año 1804, el pastelero francés Nicolas Appert (1749-1841) invento la conservación de alimentos mediante calentamiento, las conservas sin bacterias han sustituido a los alimentos fermentados. Pero incluso para quienes se alimentan, en cierta medida, de manera consciente, la comida de hoy día contiene menos bacterias que la del siglo pasado. La leche con que se elaboraba antes un buen queso francés de leche curado, como el Camembert, contenía hasta un millón de bacterias por mililitro; actualmente, la leche cruda contiene unos pocos miles de ellas, lo cual no solo causa una perdida de aroma en el queso, sino tambien una deficiencia bacteriana en quienes lo consumen. En el caso de los quesos industriales fabricados con leches uperizados a altas temperaturas la deficiencia es aún más grave.

No obstante, no solo carecemos de cantidad y diversidad bacterianas y, consiguientemente, de nutrientes, vitaminas y oligoelementos, sino también y a consecuencia de ello, vivimos en un déficit de acuerdo interior. Aunque este aspecto no pueda ser investigado en su conjunto de manera experimental, si se deja entrever en el hecho de que un aporte terapéutico de bacterias sea capaz de resolver bloqueos en el organismo enfermo y recuperar la función sana en los tejidos.

9). El orden o acuerdo en el organismo requiere la actividad de las bacterias, del sistema inmune y de las células del tejido, siendo esta actividad dependiendo del nivel de energía del individuo que, a su vez, depende de la alimentación. Y el cuerpo solo puede procesar debidamente los alimentos cuando actividad bacteriana en su intestino le permite realizar una digestión meticulosa de los mismos. Es decir: la deficiencia bacteriana genera un circulo vicioso que nos conduce paulatinamente a estados patológicos, siempre y cuando no se restaure la integridad del microbioma.

EX Libris de doctora Anne Katharina Zschocke

Nuestras AMIGAS las Bacterias

 

SIEMPR DEBEMOS SER CONSCIENTE DE QUE LA CURACIÓN DE LA TIERRA, SUS PLANTAS Y ANIMALES ES IGUALMENTE IMPORTANTE PARA LA CURACIÓN DEL HUMANO CON BACTERIAS

Desde los albores de las prácticas de sanación, los seres humanos han sabido que se puede curar con bacterias. Sin embargo, debido a que actualmente ya no se encuentran las mezclas microbianas traiciónales sanas y absolutamente naturales en ningún lugar, hoy día necesitamos un enfoque diferente para la curación con bacterias. Además, siempre debemos ser consciente de que la curación de la tierra, sus plantas y animales es igualmente importante. Tan pronto como sus comunidades bacterianas recuperan el equilibrio, nosotros sanaremos con más facilitad.

Esta mezcla de los microorganismos efectivos (ME) se adecua de manera extraordinaria para la curación, debido a que es una comunidad cultivada de microbios vivos de varias especies naturales, que están conectadas al microbioma de la tierra.

Bajo la denominación de microorganismos efectivos, ME (en ingles EM) en la abreviatura internacional (conocidos también como microorganismos eficaces), se designa un cultivo microbiano de, a próximamente, quince cepas de bacterias ácidos lácticos, levaduras y bacterias fotosintéticas que se han cultivado conjuntamente en una solución acida.

Como más sepas trabajando en conjunto en coprosperidad y coexistencia como mejor.

El cultivo se llevo a cabo por un procedimiento especial, que de desarrollo por primera vez en los años ochenta del siglo XX en Japón y también se utiliza en Europa desde finales de los años noventa. Np obstante, el principio de multiplicación lo conocen muy pocas personas.

1). El hecho de que el uso de los microorganismos efectivos aún no sea tan habitual como corresponde a su eficacia, se debe a motivos que no radican en ellos mismos: muchas personas asocian aun mentalmente a las bacterias con algo peligroso.

2). Además, durante mucho tiempo no ha existido ningún medicamento con ME aprobado para el uso humano. Por otro lado, las bacterias son seres vivos, lo cual implica que su aplicación inevitablemente esta relacionado con la comunicación.

3). Este es un principio curativo completamente diferente al de las prácticas médicas convencionales, que hacen uso de píldoras, hierbas, técnicas o instrumentos específicos.

 

Uno no se puede distanciarse de las bacterias:

4). Necesitan atención, contacto y cierta delicadeza en el manejo, similar a la necesaria con otras terapias que trabajan seres vivos, como por ejemplo la terapia con delfines.

Parte de su efecto radica en la energía de lo viviente, lo cual puede despertar el interés del usuario o terapeuta por la cuestión de su propia relación con lo vivo. Cualquier persona que tenga un problema con ello, tendrá dificultades con el uso de seres vivos en humanos.

5). En general socialmente se cree que los medicamentos fabricados por el hombre tienen mayor poder curativo que los productos de la naturaleza, que se califican como suaves. En Realidad, no es así. El poder de modificar de alguna manera algo en un organismo, no es necesariamente equivalente al poder de sanar.

6). Quien no desee tomarse en serio la vitalidad de los ME, debería más bien renunciar a su uso. Porque es como tener un perro solo para que muerda cuanto entre un ladrón, pero no querer comunicarse con él o salir juntos a pasear.

7). Algunas personas opinan que establecer una relación consciente con las bacterias es algo esotérico, extraño o emocional. Esto no tiene importancia. Quien se considera un ser separado de la vida de esta tierra, a pesar de que todos somos uno, y actúa de acuerdo a ello, a pesar de que las plantas y los animales precisamente de esta tierra han donado las células de su organismo toda la sustancia que requieren para vivir va a tener dificultades para poder ser verdaderamente feliz y mantenerse sano sin ellos. En ese caso, un primer paso para la curación seria la aceptación de que cada persona – quiera admitirlo, o no – es un ser en la comunidad de este planeta, que está habitado de manera conjunta por todos los seres vivos de la tierra.

 

EX Libris de doctora Anne Katharina Zschocke

Nuestras AMIGAS las Bacterias 

SIN BACTERIAS NO HAY SISTEMA INMUNE

Los elementos del sistema inmune y del microbioma muestran similitudes asombrosas. Los dos poseen células que cooperan entre sí, ya que están en comunicación y establece acuerdos. En las superficies celulares respectivas, llevan estructuras de reconocimiento que, al contactar con otros, desencadenan procesos, actividades o transformaciones en la célula. Las sustancias mensajeras secretadas coordinan el conjunto y conectan cada sistema con el resto del organismo. Lo único que los diferencia es la magnitud en la que opera cada sistema. Con esta nueva visión, no resulta extraño que el sistema inmune este estrechamente engranado con el microbioma. En realidad, estamos tratando con diversos elementos del sistema de comunicación que existe dentro de los niveles del organismo, con sistemas celulares-moleculares entrelazados en una malla que conforman un espacio de dialogo regulado con precisión. Gracias a que el ser humano esta inmerso en este espacio, puede desarrollarse auténticamente.

Por tanto, la introducción de sustancias bactericidas en este entorno bloquea la vitalidad del individuo.

Realmente, el ser humano necesita estar en contacto continuo con las bacterias, ya que estas inducen justamente al sistema inmune a mantener la vitalidad adecuada. Sin este contacto, la actividad inmune se deteriora.

Se ha comprobado en experimentos animales que los ratones y ratas criados en ambientes asépticos no desarrollan capacidad inmune o esta es insignificante. En cuanto el animal sale de la jaula, perece.

Desde esta perspectiva, podemos decir que estamos protagonizando un experimento de destrucción del microbioma a escala planetaria!!!

Como consecuencia, muchas personas de naciones industrializadas, además de tener un microbioma deficitario, padecen un amplio abanico de enfermedades del sistema inmune. La carencia de bacterias, la disminución de la diversidad y la presencia de cepas resistentes y alteradas provocan la desorganización del sistema inmune y el desbordamiento de su tolerancia natural, lo cual lleva a la hiperfunción o hipofunción o disfunción del mismo. En este sentido, un aporte bacteriano consciente u adecuado puede resultar, como como ha demostrado la experiencia, muy curativa en un plazo muy corto de tiempo.

Por otra parte, las propias bacterias poseen también un sistema inmune que les permite librarse de sustancias y genes extraños, con el fin de preservar su vida frente al medio ambiente.

El microbioma del ser humano esta en contacto permanente con el microbioma del entorno, y su diversidad y actividad microbioma son el resultado de las condiciones que le rodean. La información recibida se transmite al resto del cuerpo a través de las células inmunitarias que, acto seguido, pueden corregir la composición bacteriana, que bien induciéndolas a multiplicarse o a descomponerse. Con este fin, el ser humano posee interfaces específicas que permiten que haya un contacto muy estrecho entre las bacterias y las células inmunes.

ESTAR ENFERMO ES ALGO MUY DIFFERENTE DE LO QUE PENSABAMOS HASTA AHOR. EN REALIDAD, SOLO PODEMOS MANTENERNOS SANO CUNDO POSEEMOS UN MICROBIOMA APROPIADO.

EX Libris:  de doctora Anne Katharina Zschocke

Nuestras AMIGAS las Bacterias

EL RITMO SOLAR COMO BASE DE LA VIDA LA BASE PARA UN ENTORNO SANO DE BACTERIAS INTESTINALES

El ritmo solar como base de la vida como base para un entorno sano de bacterias intestinales…………..

Todo lo vivo pulsa en ritmos y todo ser humano vivo esta sujeto a ritmos, de los cuales el más importante y elemental es el impulso marcado por el recorrido solar del día y noche. El ritmo semanal regular, las estaciones del año, incluso unas vacaciones anuales regulares, son ritmos útiles para la salud.

Todos los órganos del cuerpo están involucrados en ciclos que le proporcionan su vitalidad como conjunto, a partir de los impulsos internos de los dos cerebros y de los acontecimientos externos. El corazón late regularmente cuando estamos en reposo, late más de prisa cuando corremos. En el descanso, nuestra respiración es regular, cuando estamos excitados aumenta su frecuencia. El intestino también se mueve de manera rítmica: amasa el contenido mediante constricciones regulares, en ciertos momentos lo mueve hacia delante con movimientos peristálticos y sus vellosidades y microvellosidades se contraen y vibran. No existe ningún órgano en el ser humano que no este conectado a estos ritmos.

Todos los ritmos se coordinan a través de un reloj central situado el diencéfalo, el NUCLEOS SUPRACHIASMATICUS (SCN) del hipotálamo. Sus células reciben señales reciben señales luminosas de unas células de la retina del ojo particularmente sensible a la luz, por medio de las cuales se conectan a los ritmos circadianos. Dependiendo de la posición del sol, el reloj central envía impulsos nerviosos y sustancias mensajeras al cuerpo que, por mediación de hormonas como la melatonina y el cortisol, sincronizan todos los relojes celulares del cuerpo. Las células del cuerpo son rítmicamente activas. Al menos, se han encontrado como la diabetes, el cáncer, el alzhéimer, la esquizofrenia, la obesidad y las enfermedades coronarias, estos genes no funcionan adecuadamente………………………………………………….. Los medicamentos más vendidos en Estados Unidos interfieren con moléculas que son sintetizadas por estos genes del reloj del cuerpo. Es decir, perturban los ritmos.

EX Libris de doctora Anne Katharina Zschocke

Nuestras AMIGAS las Bacterias

LA CURACIÓN NATURAL PRODUCE CON FRECUENCIA UNOS RESULTADOS ASOMBROSOS

“En el pasado, para la identificación del ser humano como tal, solo se tenían en cuenta sus células somáticas, que son aquellas que poseen núcleo. Nos concebíamos como una agrupación de tejidos, órganos, células sanguíneas, células de órganos, células nerviosas, etc…Las bacterias nos pasaron desapercibidas. Hoy en día, estamos en condiciones de revisar en profundidad esta idea distorsionada del ser humano:

No estamos solos, los organismos unicelulares forman parte del conjunto. Somos una comunidad inmensa, cada uno de nosotros en sí y con todos los demás.

Nos encontramos inmerso en un torrente bacteriano de vida formado por los incontables microorganismos que llevamos permanentemente en nosotros”.

Prefacio:

Rara vez nos hemos visto inmersos en una transformación tan profunda como la que estamos viviendo actualmente en el ámbito de las bacterias. A pesar de que las bacterias, de hecho y al contrario de lo que se cree, son imprescindibles para la salud, tanto del cuerpo como del espíritu, la respuesta más común a la pregunta de que le surgiere a alguien espontáneamente la palabra “bacteria”, es la de “enfermedad”. Bacterias intestinales como llave para la salud en otoño del año pasado 2014, casi diariamente recibo comentarios positivos: me escriben personas que, no solo han recobrado la esperanza, sino también salud, gracias a las interrelaciones a los consejos y a los remedios que expongo en él. Otros han sido inspirados a escribir sus propios libros sobre el tema; y algunos médicos y naturópatas me agradecen haberles brindado la oportunidad de ampliar sus perspectivas terapéuticas.

La mayor parte de las preguntas que plantean los lectores giran en torno a la manera ideal de poner en práctica los nuevos conocimientos adquiridos sobre la salud. Precisamente para responder a todas estas preguntas y, además, exponer el tema en profundidad, decidí escribir ese libro. Espero aportar nuevos métodos de ayuda y curación a quienes sufren alguna enfermedad y poder ofrecer a las demás personas la liberación que va íntimamente asociada a la verdad sobre las bacterias.

La curación natural con bacterias produce con frecuencia unos resultados asombrosos y despierta el entusiasmo de muchas personas. En este sentido, le deseo sinceramente que, tras la lectura del libro, puede experimentarse mismo entusiasmo y disfrutar de las bacterias.

 

POR Dra. Anne Katharina Zschocke

 

CÚRATE DE FORMA NATURAL CON LA TERAPIA DEL MICROBIOMA (Campos electromagnéticos)

EX Libris;

Campos electromagnéticos

Los campos electromagnéticos y las ondas de pulso artificiales son perjudiciales, entre otras razones, porque interfieren con los delicados ritmos corporales. La cantidad de radiación a la que está expuesta la humanidad hoy día es hasta 10 20 (cien trillones). veces la radiación natural original 250. Esta demostrada que las radiaciones móviles dañan uniones estrechas de la barrera hematoencefálica y elevan peligrosamente su permeabilidad 251.Dado que este fenómeno ocurre por la alteración de las proteínas que forman las uniones estrechas116,252 las cuales también forman las barreras protectoras de otras partes del cuerpo – intestino, riñón, testículos – la exposición a radiaciones supone la perdida de las estructuras que mantienen la armonía exacta de los ritmos en el cuerpo. Es decir; el síndrome del intestino permeaba puede estar causado por radiaciones de telefonía móvil.

Cuando se pretende curar el microbioma, todos estos factores deben tenerse en cuenta. Es imprescindible respetar los ritmos vitales, así como mantener cierta higiene con respecto a la exposición a radiaciones y ritmos, cuidando en especial la regularidad en el sueño y comidas. Cualquier factor que interfiere con la tendencia de las bacterias y las células del cuerpo a vivir en armonía supone un estrés para el organismo.

EX Libris de doctora Anne Katharina Zschocke

Nuestras AMIGAS las Bacterias