EL YO EN EL LENGUAJE

La permanencia del humano en la tierra y en el más allá sirve a su desarrollo desde el espíritu germen inconsciente hasta al consciente Yo, a la personalidad consciente de sí mismo con libre albedrio y la responsabilidad resultante.

Este es el estado aspirante del humano, tan pronto como él como germen de espíritu inconsciente ha dejado el Paraíso, el Reino Espiritual. En la multitud de experiencias y por las influencias de todo tipo que le penetran él tiene que luchar por su completa madurez espiritual en su caminada a través de las materialidades del mundo. Al lograr este objetivo, ha completado su ciclo por el mundo y luego regresa al paraíso como una personalidad plenamente consciente.

El desarrollo hacia la conciencia de sí mismo del espíritu humano es por naturaleza de encontrar en el devenir del lenguaje. Porque el espíritu del humano también forma el lenguaje. Cuanto más desarrolle su conciencia natural, cuanto más se expresa en el lenguaje, especialmente en la introducción y el uso de la palabra “yo”.

De esa manera resulta, por ejemplo, que, en los idiomas de la antigüedad, el “yo” todavía se usa poco como una sola palabra. En las palabras de acción falta por completo y se expresa solo en las terminaciones. Solo después con un desarrollo creciente hacia la conciencia de si mismo en algunos pueblos, el Yo surgió, por así decirlo, de su ocultamiento en las palabras de acción, y se puso delante.

Los millones de años de desarrollo exhaustivos del espíritu humano a la personal autoconciencia lo observamos comprimido como la repetición en la infancia del humano en el tiempo de hoy día. En ello notamos que también el niño la palabra “yo” no la usa aún y primero usó su primer nombre o una modificación de él. Solo más tarde comienza a usar la palabra “yo”, cuando el espíritu despierta gradualmente a la conciencia de sí misma.

Una vez que el humano reflexione sobre el verdadero propósito de su desarrollo, verá que su YO no se ha quedado solo. Como consecuencia de su falso desarrollo la palabra “adicción” se ha agregado como una expresión de su naturaleza interna, como ella se muestra hoy, de su querer ser valedero y su Intoxicación de poder.

Por lo tanto, no será fácil para él, el deshacerse del egoísmo prevaleciente hoy día, para reencontrar el camino interrumpido de la evolución natural a la perfección de su personalidad.

A tal efecto pertenece especialmente el reconocimiento, que su estancia en el mundo terrenal de materialidad gruesa solo es un camino y no el objetivo mismo. Todo en la tierra es solo un medio para un fin del desarrollo espiritual, para la terminación del ciclo, del cual el comienzo y su finalización se sitúa en el Paraíso, la Patria del espíritu humano, de lo cual él como un germen espiritual ha salido, para regresar allí como un espíritu humano perfeccionado.

El trabajo lingüístico de Martin Luther

Si no estoy convencido y vencido por el testimonio de la Escritura o la razón clara, entonces sigo siendo superado por las escrituras que he citado, y mi conciencia queda atrapada en la palabra de Dios, y no puedo y no quiero revocar, ya que es oneroso, malo y peligroso actuar contra la conciencia. Que Dios me ayude, ¡Amén! (Propileos – Historia del mundo, 7mo volumen) Esta respuesta fue dada por Martin Luther en el Dia de Worms ante el emperador Carlos V. y a todos los grandes del imperio allí reunidos el 18 de abril de 1521, cuando se le pidió revocar sus escritos.

El emperador dio su contradeclaración, en la cual entre otras cosas fue dicho: “Entonces estoy decidido, dejar constancia a todo, lo que se ha logrado desde el Concilio de Constanza. Porque es cierto que un solo monje se equivoca cuando se opone a la opinión de toda la cristiandad, de lo contrario, la cristiandad habría sido confundida por mil años o más. (Propileos – Historia del mundo, 7mo volumen)

Lutero, después de su justificación ante el Reichstag en Worms, recibió en efecto la prometida libertad de escolta, pero su vida terrenal fue hecha indigna. El Reichsacht fue pronunciado sobre él, y se dijo, “cualquiera puede matarlo como un perro rabioso, donde siempre se le encuentre”, con otras palabras, el era proscrito.

El elector Federico de Sajonia dejo al desterrado y fuera de la ley detenido en el camino a casa para la apariencia y llevarlo al castillo seguro de Wartburg.

Así Lutero fue salvado de la muerte segura por una providencia superior, y al mismo tiempo forzado por estos eventos, dedicarse a una tarea cuyo cumplimiento todavía le estaba aguardando: de la formación de un nuevo idioma alemán.

En el castillo de Wartburg – Lutero llamó a este refugio su “Patmos” – él podía en tranquilidad y aislamiento completamente desplegar su trabajo lingüístico, en lo cual su afán de hacer que la traducción de la Biblia sea comprensible para todos, fue una ayuda segura. Porque en ese momento todavía había grandes diferencias entre los dialectos individuales. Debido a ello se hizo muy difícil la comunicación, sobre todo en el lenguaje hablado.

En su charla de la mesa, juzga Luther mismo sobre ello: “Pero hay muchos Dialectos en el lenguaje alemán, diferentes formas de hablar, que a menudo uno no entiende bien al otro, como los habitantes de Baviera realmente no entienden Sajones, particularmente, los que no viajaron

El lenguaje también tiene sus Leyes de Desarrollo. Los dialectos solo deberían ser etapas en el camino hacia el perfeccionamiento de un idioma, en los cuales no puede ser detenidos.

Por lo tanto, había llegado el momento de formar la base para un idioma alemán uniforme a partir de los dialectos alemanes. Esa era la tarea a la que Martin Luther era convocado. El área del lenguaje del espacio de la lengua en la que él vivía le ofreció condiciones favorables para su crear lingüístico, a lo cual él como fundamento especialmente el “Lenguaje de Canzeley sajón”. Agregado a esto fue su esfuerzo, de emplear una de lo más simple posible y de expresión popular en la formación nueva del lenguaje. Eso le fue facilitado de modo, que se unió a muchas clases de la población mientras podía observar los hábitos de lenguaje de la gente simple.

Cuán concienzudamente Martin Luther y sus colaboradores estaban esforzados por la expresión lingüística, dicen sus propias palabras: “Estaba interesado en la interpretación, que quiero dar un alemán puro y claro. Y a menudo nos hemos encontrado, que teníamos catorce días, tres, cuatro semanas buscado una palabra y nos hemos preguntado, y aún todavía no lo hemos encontrado a veces, … ” (Una carta del interpretar)

Una comparación de la primera traducción de la Biblia en 1522 con las siguientes tareas muestra claramente que Lutero es incansable, en su actuar creativo lingüístico, que, por último, pero no menos importante tuvo influencia al último acuerdo nacional. La última edición de Luther revisada apareció en 1545. A esta edición de la última mano la puso como un legado para los alemanes las palabras:

Creen en la Luz, mientras

que la tengáis, para que seáis

hijos de la Luz “

(Juan 12:36)

El nuevo idioma alemán creado por Lutero se extendió principalmente a través de su traducción de la Biblia en casi todos los países alemanes. Fue una ocasión memorable cuando, en septiembre de 1522, “The Newe Testament Deutzsch”, lo cual él en pocos meses en el castillo de Wartburg ha traducido, y fue publicado en Wittenburg. Apenas tres meses después de la primera publicación se imprimió la segunda edición, lingüísticamente ya mejorada. Por una coincidencia afortunada hace décadas, se inventó el arte de la impresora de libro, que había sido mejorado en gran medida hasta la traducción de la Biblia por Luther.

Martin Luther ha tenido una influencia decisiva en el desarrollo del idioma alemán. Él formó a partir de las piedras de construcción lingüísticos existentes, las cuales él trabajó y pulió y a las cuales él añadió nuevas, a la base a un uniforme lenguaje alemán de alto nivel, en la cual después otros llamados podían continuar actuando. ¡Así se formó un lenguaje, que estaba destinado a cumplir grandes tareas!

Vigilancia/Alerta

De nuevo un año terrestre se inclino a su fin, un año, que es igual al giro de la órbita de la tierra alrededor del sol, pero en comparación con la gran circulación de partes de los mundos, solo puede significar un minuto o un segundo del reloj de mundos.

Y, sin embargo, este año fue uno de los más importantes y significativos años del terminante siglo 20, que la humanidad jamás alguna vez ha experimentado. Porque fue un año del giro de los mundos, un año del juicio final, el cual, a cada uno, quien está abierto con mirada y el corazón a los eventos en su propio entorno de vida y participó en el medio del entorno, de otra parte, trajo una rica experiencia y conocimiento.

Pensamientos de muchos tipos nos mueven al final de un pasado y al comienzo de un nuevo año.

No en último lugar también es la preocupación cuales llenan nuestros pensamientos y el desasosiego, la angustia y el quitasueño por asuntos terrenales que se originan en nosotros.

Pero aquí no se refiere a esta preocupación. Debe ser pequeña en comparación con la preocupación la cual se dirige, de progresar espiritualmente y obedecer de buena voluntad los Mandamientos y las leyes de Dios.

Solo este objetivo puede ser la verdadera preocupación de tomarse como base, la cual está muy lejos con la noción de la preocupación, que se relacionan con el dinero el bien y el bienestar físico, preocupaciones que hoy oprimen a la humanidad y a menudo atormentan a la desesperación.

Y, sin embargo, el humano es capaz de romper la maraña de grises preocupaciones terrenales con un golpe, si él, una vez por un segundo le prestase ese estado de alerta para su preocupación por su desarrollo espiritual, lo cual por inmediato encontraría un camino fuera de la enmohecida desesperación a la altura de una existencia humana digna, sin tormentosas preocupaciones a las necesidades cotidianas, sin la presión represora, que ejerce al espíritu humano el apego a la materia.

¡Solo aquel que se preocupa espiritualmente también está espiritualmente despierto! Un humano que está despierto en el espíritu, no se deja oprimir o incluso dominar de preocupaciones terrenales.

El cuidado espiritual no tiene nada deprimente en sí, sino él está libre de todos los conceptos doblados, con los cuales el humano terrenal ha devaluado el verdadero significado de la palabra “preocupación”. Porque ya no conocen la preocupación por el bienestar espiritual, como una caricatura ha puesto en su lugar su entendimiento al ensimismarse su preocupación por lo material, lo cual, por el mismo tipo de corrientes crecidas a un tamaño gigantesco, cuán altas paredes sombrías constriñen a los humanos y los mantienen atrapados.

Para el permaneciente espíritu humano en las materialidades de la Recreación siempre existe el peligro de la inercia espiritual. Por lo tanto, es un requerimiento necesario para él, estar despierto y permanecer despierto fuera de su hogar espiritual.

Ahora, no son suficientes solo las influencias e impresiones externas, para mantenerle internamente despierto, para estimulare o finalmente sacudirle de su incipiente sueño espiritual.

También debe estar la preocupación desde el interior, de querer absorber y usar correctamente las fuerzas espirituales por el propósito de mantenerse despierto permanentemente.

Un humano que se cierra a tales procesos no está preocupado por progresar espiritualmente; porque es precisamente por eso que necesita la fuerza espiritual tan necesaria como el alimento diario para su cuerpo en la tierra.

Un tal humano luego tampoco vigila sobre que él solo absorbe y elabora las buenas impresiones en sí, sino él cede en su inercia a las malas corrientes, los cuales le hacen insatisfecho y gruñón, si ellos no incluso le llenan de envidia y odio.

Por el contrario, solo hay una protección: ¡El estado de alerta constante del espíritu!

Donde está el estado de alerta, donde la fiel vigilancia espiritual se mantiene, ya sea ahora en más altas y en las más altas esferas o aquí abajo en la tierra, ahí también hay vivacidad en el más alto grado, allí vive la preocupación por un mayor desarrollo ulterior y oscilar solo en la Voluntad de Dios, nunca eludirle a Él, tampoco de ignorarle ni con el más mínimo pensamiento.

¡Donde prevalece el estado de alerta, ahí está un trabajar gozoso, feliz cumplir, siempre estar listo para una buena obra, en cada momento, sea donde sea, estar preparado para la lucha contra la oscuridad y la inserción incondicional de toda la personalidad para la luz!

A tal efecto, ayuda aquella preocupación, la que conduce a estar despierto/alerta, la que no hace que la mente se sienta incómoda y adormecida, la verdadera preocupación! Tal vez Wilhelm Raabe se refirió a esta preocupación, cuando el escribió: “No tampoco lo sabía hasta ahora, que la preocupación con ello es lo mejor en y alrededor del mundo “.

En una encuesta de opinión fue hecha la pregunta: “¿Cuál cree Usted que es el problema más importante del tiempo actual, y qué consecuencias saca Usted de esto para su personal presente y futuro?” ¡El problema esencial de la actualidad es indudablemente el problema de la inercia espiritual voluntaria, combinada con la comodidad física!

Los psicólogos actuales hablan abiertamente de la pérdida de las capacidades espirituales, de una “inflación”, que no afectan a lo económico, sino al anímico/síquico. La comodidad a través de la altamente criada prosperidad y a través de una mecanización tecnológica perfecta y resultante, también ayuda de ser un gran peligro para el desarrollo espiritual del humano.

Por lo tanto, la consecuencia que resulta de esto para el presente y el futuro es por consiguiente la verdadera preocupación por el despertar del espíritu de su peligroso duradero sueño.

Escrito ” Herbert Vollmann – escrito en las cercanias de Abd Ru Shin- “

Traduccion ” Michael Wirz “

           

LA TIERRA TAMBALEANTE

Cuán siniestros los fracasos del humano han afectado a la tierra misma, previo Isaías en su profecía sobre el Juicio Divino: “La tierra se tambaleará como un borracho y se arrojara hacia adelante y hacia atrás como una cama colgante; porque su maldad la presiona, de manera que ella tiene que caer y no puede quedarse quieta “. (Isaías24,20)

El humano no solo se derribó a sí mismo sino también a la tierra. La maldad la cual presiona la tierra viene de los humanos y consiste en que ellos en su querer intelectual unilateral han usado la Fuerza de Dios principalmente para hacer cosas malas. El humano puede usar libremente la fuerza espiritual que fluye a través de la Creación a buenos o malos sentimientos, pensamientos y acciones. Las de esta manera nacientes “Obras” tienen algo, que a los humanos hasta ahora no eran generalmente conocidos, a saber, forma, contenido y peso, en efecto, de una naturaleza material más fina. Según la Ley de gravedad suben las más ligeras, entonces las obras lucidas hacia arriba, y las enturbiados, oscuros y por lo tanto obras pesadas, se hunden.

Así es como sucedió, que el humano a través de su querer predominantemente intelectual equivocado en milenios ha hecho tan denso y pesado el entorno de materialidad más fina de la tierra que no podía detenerse en su trayectoria de lucidez original, sino tenía que “caer” en las regiones más profundas. ¡Ella así ha llegado prematuramente a un estado de sobre-madurez y por lo tanto en el peligro de una disolución prematura! Con el hundimiento de la tierra llegó poco a poco un estancamiento en todo. ¡La humanidad terrenal con la tierra tendría su propio elegido camino hacia las profundidades imparable e ininterrumpido continuar, si no el amor de Dios por el bien de las pocas voluntades que se esfuerzan de obedecer Sus Leyes y Mandamientos retiene la tierra en el último momento de la succión en la descomposición!

En ello se cumple otra promesa más: “Porque mire, yo quiero crear un cielo nuevo y una tierra nueva, de manera que uno ya no piensa en la anterior ni la tomara a corazón”. (Isaiah65,17)

La nueva tierra y el nuevo cielo, la que también se le permitió ver a Juan (reve. 21,1), surgen de modo, que la tierra regresa de las regiones oscuras a los planos lucidos, que una vez tuvo que abandonar a través de la malvada voluntad humana.

Este camino hacia arriba traerá muchos cambios en la tierra y habrá por resultado nuevos descubrimientos en el espacio.

Cuando ella ha terminado este camino, ella es limpiada y disuelta de toda oscuridad, lo cual tiene que quedarse atrás, liberada de aquellos, “quienes han corrompido la tierra” (reve. 11,18). Con la humanidad purificada por el sufrimiento y la necesidad, volverá a hacer círculos en esferas lucidas, hasta que un día, como todo lo transitorio también ella tiene que disolverse. Solo en esta nueva tierra, por lo tanto, después del Juicio del mundo, puede construirse el Reino de los mil años.

Cuando será este punto culminante, no lo sabemos. Porque ” del día y la hora nadie sabe” tampoco los Ángeles en el cielo, si no, únicamente mi Padre” (Matt. 24,36).

Por lo tanto, solo podemos seguir el recordatorio múltiple del Hijo de Dios Jesús, estar despierto internamente y preparado, para que reconozcamos los signos del cambio del mundo y el juicio del mundo. Es el tribunal más joven, eso quiere decir el ultimo Juicio, el juicio final. La ayuda y la salvación en ello vienen a través del sufrimiento. ¡Que debe ser sufrimiento y no alegría y bienaventuranza, es culpa de los humanos!

 

La naturaleza siempre tiene razón

Este dicho está contenido en una conversación de Goethe con Eckermann (13.2.1829):

“… pero la naturaleza no entiende la diversión, siempre es verdad, siempre seria, siempre estricta, ella siempre tiene razón, y los errores y equivocaciones son siempre de los humanos. Al inaccesible ella lo desdeña, y cede solo al accesible, lo verdadero y lo puro, y le revela sus secretos “.

En esta declaración es el significado profundo de la Verdad Divina. La naturaleza con sus Leyes pertenece a las Leyes de la Creación, que Dios ha tejido en la Creación como inmutable, es decir, como siempre estable. En estas Leyes se expresa la voluntad de Dios. Y dado que Dios es la Verdad, también está contenido en Su Voluntad, en Sus Leyes.

Entonces la naturaleza siempre tiene la razón, ella siempre hace lo correcto, ¡porque ella es parte de la Verdad Divina!

 

Espíritu y lenguaje

 

La encarnación es la entrada del espíritu humano en el cuerpo del niño en desarrollo alrededor de la mitad del embarazo.

A medida que las personas se ocupan más de este hecho, un proceso que ocurre a diario en la tierra, algunos de los problemas que causan muchos dolores de cabeza ahora, estarían resuelto de una vez.

Entonces también la pregunta: ¿Cómo vinieron los primeros humanos a la tierra? Como en este tiempo tan lejano no hubo madres humanas terrenales, para ello encarnaron por primera vez en preparados animales más altamente desarrollados, que ya estaban en la tierra antes que ellos y ahora formaron el puente hacia la existencia terrenal de la humanidad.

Los gérmenes espirituales masculinos encarnaron en cuerpos de animales de sexo masculino y los gérmenes femeninos en tal de sexo femenino.

La especie animal más altamente desarrollada, que era similar a los monos humanos (simios) habían completado su desarrollo y se extinguieron. Después de que lo espiritual había aceptado los cuerpos animales como envoltorio, causo además de la transformación de la sangre de animal en sangre humana además algo diferente: el desarrollo de la lengua humana. El impulso del espíritu humano, su sentir, pensar y querer expresarse hacia afuera y para comunicarse mejor entre sí, dejo originarse las necesarias herramientas en el devenir natural de voz para ello. Para su formación pertenecía otro cambio significativo en el cuerpo terrenal, que también destaca la diferencia entre humanos y animales y la cual solo se descubrió en el tiempo de hoy: el descenso gradual de la laringe hacia abajo; ¡mientras que, en los animales, especialmente en los monos, la posición de la laringe no ha cambiado!

Solo a través de este descenso de la laringe y por la formación simultánea de la boca y la nariz de la forma humana fue posible la formación completa de la voz y la educación vocal, que solo es propio al humano.

Cuando hoy día el humano comienza la vida terrenal con un grito y en pocos años e imitando aprende a hablar, él pasa por todas las etapas de desarrollo en un corto tiempo, que él ha andado en largos períodos. En el niño se repite cada vez el descenso de la laringe, sobre lo cual Adolf Portmann en su libro “Estamos en el camino” (Editorial (Walter), página 136f., escribe lo siguiente: “Porque en el humano adulto, con el tiempo, la laringe se desplaza unos centímetros hacia abajo. Y este descenso de la laringe – eso los embriólogos ya lo habían establecido alrededor de 1905 – comienza al final del primer año de vida y dura hasta el octavo o noveno año. Esa es una historia muy extraña, porque esto crea un espacio en la parte posterior de la garganta sobre cual los simios no disponen (tampoco todos los otros monos). Es el espacio, en el cual también nuestra lengua muy matizado tan libremente movible puede moverse. Y ese espacio es muy especialmente importante para la formación de las diferentes vocales: es un verdadero espacio vocal. Esa es la situación, la que Libermann y sus cooperadores han investigado nuevamente. Con todas las posibles posibilidades de la investigación moderna fue estudiado el origen de nuestro propio lenguaje humano, especialmente de las diferentes vocales. A través del estudio cuidadoso de los Monos humanos (simios), incluyendo también el macaco, fue probado, que a estos se les niega la verdadera y correcta vocalización: precisamente porque no participan en el descenso de la laringe. Esta es la situación anatómica y de desarrollo recientemente probada. Entonces tenemos que aceptar de algún tipo con certeza, que nuestra forma ancestral, por supuesto, se ha desarrollado a partir de una forma básica cercana a los monos, similar a la gran mayoría de los mamíferos, que entonces la epiglotis, la epiglotis de los anatomistas, alcanzó hasta el paladar “

Al final de su discurso, se dice: “Queremos capturar lo que el hombre una vez puede ser, cuando el ahora marcha hacia el tercer milenio de nuestra era cronológica occidental. y para eso sería bastante deseable saber, de donde viene este humano y cuales podían haber sido los primeros presagios y expresiones de una actitud mundial espiritual. La concepción, espíritu y lenguaje se darían por una entidad tan densa, que no podrían ser separarlos el uno del otro, se ha convertido seriamente a la nueva pregunta de hoy. Y esperamos con tensión a los siguientes debates.”

¿Cómo fue la formación del lenguaje? Los humanos, los cuales en el principio andaban inclinados como los animales, poco a poco tomaron una postura erguida. Los primeros sonidos ásperos se hicieron más expresivos, cuanto más se bajó la laringe y cuanto más se desarrolla la forma actual de la boca humana.

Primero se comunicaron los humanos con gestos y con los sonidos, los cuales aprendieron escuchando e imitando a la naturaleza, luego agregaron sonidos individuales el uno al otro y los convirtieron en grupos de sonido, que se convirtieron en palabras. Finalmente, ellos juntaban palabras a frases. De esa manera extendieron su idioma cada vez más y su capacidad de expresarse.

Aquí debe mencionarse que se proporcionó un recurso para los humanos en su curso de desarrollo natural, que debe realizar la aspiración constructiva de su espíritu en lo terrenal: el intelecto, el cual se componen de pensamientos generados en el cerebro frontal.

En él, el espíritu humano recibió una herramienta que le resultó útil para formar el lenguaje.

Formar es la expresión correcta. Porque a crear no le quedaba nada al humano. Pues todos los componentes de todo tipo ya están presentes en la Creación. El humano solo tiene que juntarlos como en un juego de composición, hasta que se muestra la imagen correcta. Ya solo este actuar es vigorizante y placentero.

Pero también la formación del lenguaje no hubiera sido tan fácil, si en eso no les hubieran enseñado los maestros a los humanos. Ellos eran del más allá, con los cuales los humanos tenían una conexión serena en ese momento: Les dieron consejos cómo deberían formar el lenguaje. Según las radiaciones, que tienen todos los seres y cosas y las que el humano percibió con su sensación, él agregó vocal a vocal, hasta que a él el sonido de la palabra confirmo su formar exacto. Del mismo modo él dio al abstracto, conque incorpóreos conceptos las envolturas de palabras, en las cuales ellos podían oscilar.

Aquí se muestra claramente: el secreto del lenguaje esta fundado en el esta fundado en el espíritu del humano, solo él tiene la capacidad, de formar el leguaje y hablarlo.

Ya en la historia de la Creación es narrado, como el humano uso el don lleno de gracia de dar forma a la palabra y les dio un nombre a los animales. (1. Mois. 2,19-20).

Por último, pero no menos importante, le fue ayudado por espíritus humanos de origen más elevado, cuales encarnaron aquí y allá en las tribus humanas en proceso de madurez, para guiarlos a ellos a otro nivel en su desarrollo.

El desarrollo del lenguaje humano, empezado en las vocales de expresión hasta la formación de palabras y frases, todo fue normal, mientras los humanos lo entendieron y realizaron en su vida terrenal el Lenguaje de Dios, el cual esta de encontrar en Su Creación y en Sus Mandamientos.

Eso cambió fundamentalmente, cuando ellos por el criar demasiado grande del intelecto terrenal, por su inmensurable sobreestimulación, cada vez se incurrieron más al pensar material.

El resultante comienzo del declive por ello, la apostasía/abandono de Dios, esta como un evento drástico en la historia del desarrollo humano en la biblia en las parábolas de la construcción de la torre de Babel y reproducido de la confusión del lenguaje babilónico (1. Moisés 11,1-9).

Los humanos disolvieron la conexión entre las esferas lucidas y se mudaron a la tierra de las tinieblas, en las tierras bajas de la vanidad humana. ¡Allí se construyeron una torre de orgullo y exageración propia, el cual querían erigir en su gran pretensión hasta el cielo, para que ellos se hicieron un nombre”!

Al mismo tiempo comenzó con la desconsideración de las Leyes de Dios una confusión de habla extendiéndose por toda la tierra. Pero esto es de concebir de forma diferente que generalmente es aceptado. Ello no consistió en la aparición de muchos diferentes idiomas de los pueblos individuales el uno del otro, que complicaron la comprensión mutua.

¡Fue un acontecimiento espiritual! Los humanos ya no se entendieron entre ellos, porque cada uno tenia su propio lenguaje, eso significa: Todos presentaron su egocéntrico querer/voluntad hacia afuera, solo estaban preocupado por sus beneficios y ya apenas se molestaban de entender al semejante.

Ese lenguaje, el cual cada uno esta capacitado de leer en el libro de la Creación, el Lenguaje de Dios, ellos no entendieron más. por lo tanto, en su lenguaje de la tierra, vino un vibrar incorrecto. Hubo palabras que nunca antes habían existido, porque eran ajenas a la voluntad pura de los espíritus humanos. Fueron palabras oscuras y malas, reconfigurado al mal actuar y pensar del humano. Como una gran disonancia atravesaron ellos el lenguaje de los pueblos.

Todo el mal, que es posible en este mundo, añadieron los humanos mutuamente en el traspaso de milenos, y a cada mal tenían que dar un nombre, según la Ley de la Creación, porque cobró vida en ellos de acuerdo con su libre albedrío.

Hoy se ha llegado a la culminación de todas las fechorías, y la indignación que los humanos cometen en el lenguaje no es la menor en ello.

Cada vez más, el lenguaje se vuelve a través de charlas sin sentido, discursos vacíos y un abusado mal pensar. Cada vez más frívolamente el significado de las palabras está distorsionado.

Que quedo aun de sobra de los términos altos, como ellos son designados por ejemplo en las palabras justicia, libertad, verdad, humanitarita/humano decente, libertad, paz y fe? Cada uno de ellos subordinó a ellos un significado, que él se pensó, adecuado para propósitos egoístas terrenales, pero lejos de la oscilación pura de estos conceptos en el suceso de la Creación.

Un tal abuso tiene consecuencias de gran gravedad porque el lenguaje vive y no puede ser cambiado sin exento de castigo.

Aquí también está de mencionar la a menuda intención, la introducción de la letra minúscula en el idioma alemán. Por el motivo que ello sea requerido: Definitivamente es un paso atrás.

La ortografía mayúscula y minúscula no es una “trenza vieja”, sino una peculiaridad del idioma alemán y como tal única. Los otros idiomas de Europa occidental tienen una estructura significativamente diferente, otra construcción de la frase, que no hace necesario una gran letra de las palabras principales.

El acuñado en siglos del escribir en mayúscula da a las palabras principales una posición especial en la estructura de la oración y posibilita por el sobresaliente de la letra grande para capturar mejor el significado de las oraciones.

Hasta el siglo 13 fue el desarrollo de manera, que solo el comienzo de la oración estaba escrito en mayúscula, luego vinieron los nombres propios (países, ciudades, pueblos etc.) agregados. Después gradualmente comenzaron también a proporcionar a palabras principales con letras grandes, para que ellos con ellos deberían ser resaltados. La letra grande al principio de una frase debería- así se dijo- ser la cabeza, a lo cual las otras letras se unieron como miembros.

Antes de que el empleo de mayúsculas en el principio del siglo18 fue introducido y se introdujeron reglas al respecto, Hubo mas de un tanteo y búsquedas para la forma definitiva. No raras veces devenían en manuscritos el mismo sustantivo una vez grande, y otra vez escritos en pequeño, o había palabras de proporción en mayúscula y de propiedad junto a sustantivos escrito en pequeño. También en las primeras ediciones de la Biblia aún encontramos el irregular escribir en pequeño y mayúsculas en el mismo sustantivo.

Ya entonces en la introducción de escribir la letra mayúscula no hubo falta de votos en contra, que explicaron, sería muy incómodo para un ser ingenuo, y sería suficiente, los comienzos de las oraciones escribirlos grandes, eventualmente incluso los nombres de personas y lugares.

Aunque el escribir en mayúscula ha sido atacado repetidamente a lo largo de los siglos, pertenece ello a la del espíritu acuñado forma del lenguaje.

Por lo tanto, el espíritu percibe el idioma alemán en su forma actual como correcto. Sin embargo, si se mete su herramienta, el intelecto, está de repente desactualizada, amazacotada y en necesidad de reforma, y la exigencia de “escribir más racional”, quiere decir “escribir en minúscula” esta llevado al oído con insistencia. ¿Pero qué significa razonable, lo que deriva de la razón? La interacción natural entre la sensación del espíritu y el intelecto terrenal. “Natural” significa de otra parte, que según del orden de la Creación el espíritu como lo primario, por tanto, primigenio tiene la conducta y el intelecto le esta subordinado. Esto ya es evidente a partir, que el espíritu humano persiste después de la muerte terrena y el intelecto, el cual surge del cerebro, deja de ser después de la muerte, por tanto, es transitorio.

Una ortografía razonable por lo tanto se dirige según de la voluntad del espíritu y no según del intelecto, para cual tales cambios cuestionables solo tienen por objeto una aplicación cómoda a expensas de la agilidad espiritual. Porque el espíritu requiere más: ¡un viviente lenguaje oscilante al ritmo de las Leyes de la Creación!

Pero ella no puede surgir, si se redice alrededor en ella constantemente.

La introducción del escribir en minúsculas o incluso la ortografía de sonido correcto (fonético), la ya expandida abreviatura común y adicción a palabras extranjeras, así como la gran indiferencia y superficialidad en el suceso del lenguaje demuestran el peligro de un aplanamiento y de una parálisis del lenguaje culto, el cual de muchos elegidos en el curso de siglos se ha formado, a menudo contra una resistencia considerable.

Después de todo, una palabra no es una combinación arbitraria de letras, sino algo crecido naturalmente, que tiene un sonido. Si se distancia letras de ello, hay una disonancia. La vibración armónica se perturba. Se crea una extraña estructura de palabras, que ya no se ajusta al término, que debe representar. También un estiramiento de la H o de la e, por ejemplo, tiene como cada letra su determinación como un punto de atracción y como “nota” en el sonido de la palabra, que ayuda a dar forma al tono de la pronunciación. –

Ahora, no solo el idioma alemán es el resultado de un largo desarrollo. También los demás lenguajes surgieron de acuerdo con las mismas Leyes de Desarrollo.

Existían prototipos lingüísticos en el comienzo del ser de la humanidad, entonces se formaron con la extensión de los humanos sobre toda la tierra, especialmente por la separación en las razas, grupos de idiomas con diferentes habilidades lingüísticas, las cuales formaron sus propios lenguajes.

El grado de madurez de estos grupos en el desarrollo espiritual fue diferente, incluso tenía que ser diferente por el libre albedrío. Por lo tanto, la forma del discurso se reveló en los sonidos de expresión, palabras y oraciones diferentes. Que se han conservado hasta el día de hoy, los prototipos lingüísticos y afinidades lingüísticas existen entre pueblos individuales, muestran los resultados de la investigación del lenguaje.

En estos desarrollos lingüísticos separados, un solo lenguaje de la Tierra no fue posible.

Hoy, sin embargo, esta el evento de la Creación tan avanzado, para abrir el camino a un lenguaje líder vivo. Pero el liderazgo no es de juzgar bajo puntos de vista terrenales; Ella se sitúa en lo espiritual y está dependiendo de la Voluntad de Dios.

De los miembros de todos los pueblos, este lenguaje puede usarse para la comunicación/ comprensión, sobre todo para la transmisión del Verdadero conocimiento espiritual, sin deterioro los lenguajes propios desarrollados para su círculo de vida. –

Los millones de años constantemente en el desarrollo lingüístico, que comenzaron con los primeros sonidos y prototipo/formas de origen, solo se puede completar, si se insertan cada vez más al ritmo de las Leyes de la Creación.

Como más triste es cuando el hombre intenta inhibir este desarrollo y abusa de una manera malvada el alto dádiva que el recibió del Creador con la capacidad de dar forma a las palabras

Él recuerda: un reflejo mate de la Palabra viviente de Dios, de la cual surgió la Creación, todavía se sitúa en la palabra humana. A pesar de que ya no tiene ninguna fuerza creativa, sin embargo, tiene un efecto sobre el entorno formando y pone en movimiento de fuerzas invisibles, que tienen consecuencias devastadoras con un uso incorrecto prolongado

Por lo tanto, el humano siempre debe agradecer a su Creador por el poder de hablar, de la manera que él usa su lenguaje terrenal en el sentido correcto. Aquí, sin embargo, hay algo muy importante para tener en cuenta: Además de las palabras mismas, también es la forma de hablar de fuerte impacto. Pero dado que la forma/arte del discurso forma el ser humano, no es indiferente, tales palabras él las elije, cómo el las ensambla, pronuncia y enfatiza. Cualquier negligencia en ello afecta al humano y perjudicial para su entorno, sino incluso funesto.

Solo con un tipo de discurso, que está dominado por el espíritu, puede el humano actuar constructivo a través del lenguaje y desplegar su propia vida a plena floración. Cuando el lenguaje de la propia vida puede ser colmado muestran las entusiastas palabras del poeta Rudolf Binding (del milagro del lenguaje), con las cuales estas observaciones pueden irse extinguiendo:

“…… Miles deja ella (el lenguaje) pegar en sí mismo y no se defiende contra ellos. Siglos la utilizan y millones de lenguas parecen de desleír y desgastarla en la transmisión del día en manos y mudanzas, desatentos y no devotos.

Hasta que un día en una voz poderosa, en una ferviente extraordinaria forma – en un Lutero, un Goethe, un presente o viniente – ella resucita, y, más pura, más fuerte, más poderosa, más profunda, más joven que nunca se hunde en el pecho a un pueblo a la cual ella sirve.

No a ansiosos de mejora del lenguaje, salvaguardar del lenguaje y descubridores de palabras ella se confía, sino a los únicos incomparables.

Entonces queda claro que el lenguaje es un entero/todo. También si ella trabaja incesantemente en sí, cómo ella se pule incesantemente, así ella surge al igual a su renovación para expresar de su pueblo como un entero/todo … “

Escrito ” Herbert Vollmann – escrito en las cercanias de Abd Ru Shin- “

Traduccion ” Michael Wirz “

        

El CAMBIO DEL MUNDO / EL MOMENTO CRUCIAL DEL MUNDO

El poeta Friedrich Hebbel escribió en sus “Diarios” (1837): “No tenemos que quejarnos de que todo sea transitorio. Lo más perecedero, si realmente nos afecta, despierta en nosotros un imperecedero”. Estas palabras dan en el núcleo de nuestras consideraciones. Transitorio e imperecedero son los dos conceptos más importantes para el desarrollo del espíritu humano.

Para conocer lo transitorio, solo tenemos que mirar alrededor en la naturaleza. Una y otra vez experimentamos el mismo desarrollo, cuando una semilla se planta en el suelo fértil, comienza a crecer, luego sigue la floración y la maduración, finalmente la sobre-maduración y la descomposición. Lo mismo ocurre en todas las demás áreas de la naturaleza, ya sean en los animales o las rocas, que crecen y luego se corroen. También el cuerpo terrenal del humano está sujeto a esta Ley de la Naturaleza.

El devenir y el transcurrir es la característica de lo transitorio. Transitorio es la Creación de la materialidad en completo, incluyendo la materialidad fina, el así llamado más allá. Ella es, lo que entendemos como el “mundo”, De ahí las palabras de Jesús: Mi Reino no es de este mundo … “(Juan 18:36)

También podemos llamar al mundo que está limitado, la Creación posterior, porque realmente se ha desarrolló después de la Creación Espiritual Real. Este es el modelo o patrón para el mundo de la materialidad recreada. Por lo tanto, “todo lo transitorio es solo una parábola” (Goethe, parte de Faust II, conclusión). Podemos agregar: “lo imperecedero”. Por tanto, una representación pictórica, una imagen de la Creación Espiritual imperecedera. En ello radica la solución a la cuestión del origen del mundo.

La Creación material se encuentra por debajo de la eterna Creación Espiritual. En el contraste del mundo, solo el ciclo de hacerse y transcurrir es eterno. Eso significa un eterno modular, un reunir de materiales básicos, que después de un cierto tiempo vuelven a su sustancia original, para luego limpiado y refrescado volver a conectarse de nuevo a nuevas formas, un eterno “morir y convertir” (Goethe).

En lo pequeño podemos observar el desvanecer y renovar de nuevo, por ejemplo, en el compost del jardín, que se compone de una variedad de desechos, entonces, de sustancias en las cuales la sobre-madurez ya ha comenzado. Después de un cierto período de tiempo estos desechos se han completamente descompuesto y convertido en humus fresco.

De manera cómo es el curso en la escala pequeña, también se realiza en la escala grande. Incluso las fusiones más grandes en el mundo de la materialidad, las partes de los mundos tienen que desvanecer alguna vez. Son enormes, en sí mismos partes autónomas con innumerables sistemas solares, que realizan un ciclo gigante.

En la revelación de Juan las siete partes del mundo existentes son nombradas como comunidades mundiales, designado y nombrado con los siguientes nombres: Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia, Laodicea (rev. 1,11). Cada comunidad-mundial tiene un Ángel como guardián.

Aquí no se trata de las comunidades terrenales en Asia, que llevan solamente el mismo nombre. La tierra pertenece a la parte de mundo Efeso, que es el más importante para la humanidad de la tierra.

Al igual como en lo pequeño hay transiciones en las plantas, animales y humanos, en el que se completa una cierta etapa de desarrollo y una nueva se avecina, está de nuevo en las partes de los mundos. Estos también tienen transiciones de un estado de madurez al otro, y cada vez si una parte del mundo desde el estado anterior de su madurez evolutiva se vuelve hacia un nuevo estado de madurez, entonces es un giro/cambio mundial o El momento crucial del mundo!

Pero una vez en los muchos millones de años abarcados ciclos completos llega un último giro, después del cual entra en un estado de sobre-madurez. Le sigue la desintegración y la disolución en la materia de origen, a partir de lo cual, nuevamente, nuevas partes de mundos, sin usar, se forman con nuevos cuerpos de mundos. Un tal último giro, que ha sido planeado desde el comienzo de la Creación, ha llegado ahora a nuestra parte del mundo, porque su circulación está llegando al final y, por lo tanto, a la disolución. Por supuesto, esto no sucede de la noche a la mañana, y no para todas las partes del mundo al mismo tiempo.

Ahora para la tierra, este giro, que trae la última sección de un largo período de desarrollo, ya se ha asentado palpablemente.

Humano y giro de mundos

¿Pero qué tiene que ver el humano con este giro mundial? ¿Porque es él, cuyo núcleo según su origen inmortal, en resumidas cuentas, en este mundo transitorio? ¿Qué le llevó a estar expuesto a los peligros y las tentaciones en el mundo?

La razón de esto es de buscar en el impulso suave del germen espíritu humano, para hacerse consciente, que comienza con una cierta madurez y desata un proceso completamente natural: el ser expulsado del paraíso. Porque la cuna del espíritu humano es el Paraíso, el Reino Espiritual. Él está allí, sin embargo, es un germen espiritual inconsciente, que no puede despertar por sí mismo.

Es por eso que tiene que sumergirse en la materialidad debajo de él, para en ella crecer y madurar como una semilla en la tierra.

Solo las impresiones e influencias mucho más gruesas de este mundo, con las que tiene que tratar, llevan a acabar, el germen espiritual inconsciente y a despertar al ser consciente de si mismo. Por lo tanto, el germen espíritu humano que lucha por la conciencia debe entrar en contacto con lo transitorio. Cuanto más “verdadero”, como más persistente, esto está sucediendo de forma natural, cuanto antes pueda resucitar de la materialidad y como plenamente consciente espíritu humano puro, como el “hijo perdido” volver al Reino Espiritual, para disfrutar allí eternamente las alegrías de un Ser Consciente. “Se siembra corrompible y se resucitara in-corrompible!”, escribe Paul en su primera carta a los corintios (1.cor. 15,42). De la materialidad corrompible, en la cual el germen espiritual encarno, subirá algún día lo in-corrompible, ¡el espíritu perfecto, como una personalidad consciente a las alturas lúcidas arriba de su patria!

Muchos preguntarán ahora, por qué el origen del humano está en el Paraíso. También podría estar en otro nivel más profundo fuera del paraíso y desarrollarse más desde allí, o podría surgir solo con el cuerpo del niño expectante.

La solución a esta pregunta radica, que, según la Ley del Ciclo, al final tiene que volver todo a su principio de origen. Solo entonces esta completado. Esta legalidad del regreso necesaria al origen al punto de partida, la vemos en nuestra materialidad como un ejemplo ilustrativo en la circulación de la sangre y del agua. La sangre siempre debe regresar al corazón, y el agua, que se eleva como vapor de agua desde el océano hacia la atmósfera, viene de allí en forma líquida o sólida al continente y de este de vuelta al océano. El espíritu humano está sujeto a la misma Ley. Él nunca podría recibirse al paraíso, si él previamente como germen espiritual no había sido en el Paraíso como su lugar de origen.

La propulsión hacia este ciclo de los gérmenes espirituales está en el impulso de querer ser conscientes, que tiene que suceder en la materialidad dentro de un cierto período de tiempo.

Si el humano descuida el determinado tiempo a él dado para su madurez, y usa su libre albedrío para ir por caminos equivocados, entonces existe al final un gran peligro, no encontrando su camino de regreso al Reino Espiritual a tiempo y se queda atrapado en la materialidad. Entonces su cuerpo sutil estará también atraído hacia la descomposición de la materialidad.

El espíritu del humano pierde con ello su autoconciencia, su “yo” personal y con ello también la con él vuelta ser consciente forma humana. Luego tiene que regresar al paraíso como una semilla espiritual inconsciente.

Ante esta muerte eterna, espiritual, también llamada la otra muerte o la segunda muerte, (rev. 20,6), está prevenido en la Biblia. Él es sinónimo con la condenación eterna y con la eliminación del nombre en el “Libro de la vida” o mejor dicho: de la vida consciente. El borrar del nombre “Espiritual” viene a la expresión en las frases: “La memoria de los justos permanece en bendición; pero descomponerse el nombre de los impíos” (proverbios 10,7). Ya Sirach advierte: “El que busca cosas transitorias, transcurrirá con ello”. (Sirach 31.5) Quién se deja atrapar por lo efímero, el que pierde el control sobre ello y empuja al lado lo espiritual, se traba en la transitoriedad y debe desvanecerse en ella. O, en otras palabras: Quién se vincula con la materialidad, con la materia, no reconociendo nada más que la materia y solo ella como lo único existente creyentemente acepta, transcurre con ella, porque él no puede solventarse de ella, cuando la materialidad se disuelve y se transforma hacia atrás a la semilla de origen de la Creación subsecuente. Por lo tanto, este cambio del mundo se convierte también en un cambio de la humanidad, a un punto de cambio en todo el ser del humano, no solo en la existencia terrenal. Ella trae la terminación del desarrollo para el espíritu humano, cual una vez dejó la Patria y entró en el mundo de la materialidad como un germen, tan inconsciente como un niño, que llega al colegio y solo con el tiempo toma conciencia del propósito y la meta de la escuela.

De acuerdo con el Plan Sabio del Creador, los mejores maestros fueron dados a los espíritus humanos en desarrollo. Varios espíritus elevados fueron encarnados en la tierra para tal fin, especialmente en los tiempos de los cambios, para seguir guiando fielmente e introducir a los espíritus humanos a los nuevos conocimientos del Libro de la Creación al siguiente nivel de conocimiento. Algunos de estos maestros son conocidos por nosotros: Moisés y los Profetas, Krishna, Zoroastro, Lao-Tse, Buda, Mahoma. Pero otros líderes de la humanidad han sido. muy por delante de ellos. Sus enseñanzas siempre se han adaptado a sus respectivas capacidades de pensamiento y percepción, y siempre su objetivo era el mismo: guía cuidadosa de un nivel, ¡al nivel del reconocimiento de Dios y adoración a Dios mediante el acto! También muchos espíritus humanos maduros pudieron participar en todas las áreas de la vida en la perfección terrenal y espiritual.

Pero los humanos agradecieron a su Creador por todas estas ayudas muy poco. En su mayoría, las enseñanzas se doblaron poco después de la muerte del Portador inclinados según los deseos egoístas. También vinieron falsos maestros y profetas, quienes aprovecharon la inercia espiritual de muchos y les ofrecieron sus propias y más cómodas enseñanzas, para así llegar a tener poder terrenal y apariencia.

Y luego, cuando vino Jesús y trajo la palabra y advirtió la proximidad del juicio final, que está reservado para el Hijo del Humano como Juez Mundial y Maestro Mundial, Él solo encontró aquí y allá. un suelo fértil. A la mayoría no le importó su mensaje de Dios. Hicieron lo que querían y pensaron que era lo correcto y se alejaron cada vez más de Dios.

El comportamiento de los humanos hacia los mensajeros y maestros, que Dios envió al humano para ayudar y promover su desarrollo incluso antes del tiempo terrenal de Jesús, Jesús describió acertadamente en la parábola de los jardineros de vino, que, como todas sus parábolas, debe ser entendido en el sentido espiritual no en lo terrenal (Mat. 21,33-43).

Dios, el dueño de la casa, creó un viñedo (la materialidad) y lo puso a disposición de los viñaderos (los humanos). Sus sirvientes (mensajeros) cuales Él les envió, fueron considerados con burlas y desprecio, sí, incluso asesinado. ¡Cuando entonces el Dueño de la casa envió a su Hijo, no se espantaron de matar a este también! ¡Jesús aquí prefigura su propia muerte terrenal violenta!

Pero finalmente, también la actitud hostil de los humanos frente a su Creador tiene su fin. ¡Y este fin trae ahora el cambio del mundo con el juicio final/tribunal mundial! ¡Ello exige de los humanos la decisión final, si él quiere caminar al camino de la oscuridad eterna o a la vida eterna! En este juicio se le dejará al humano la plena libertad de decisión. ¡Entonces él tiene que hacer su propio juicio! ¡Se ejecuta en camino de radiación moderada a través del Hijo del Hombre proclamado por Jesús!

El desarrollo del humano no puede ser arbitrariamente largo, y no ser interrumpido arbitrariamente y luego continuarse de nuevo. Una flor tampoco interrumpe su crecimiento en ciertos momentos, para seguir creciendo después, sino evoluciona constantemente hacia la madurez en el lapso de tiempo, ¡en la que a ella está establecido para ello! Esta Ley de la Naturaleza se aplica sin excepción también al crecimiento espiritual y la maduración del humano.

Él también debería haber madurado con la madurez de la Creación actual para el comienzo de su ascensión. Como él no lo es, tiene que compensar la negligencia. Pero solo puede hacer eso si finalmente deja el mal y lo falso y se decide, solo queriendo hacer el bien y también hacerlo. El camino hacia ello le muestra el conocimiento de la Creación.

El lapso de tiempo, para ponerse al día y el último madurar hasta la disolución de la materialidad puede incluir varios milenios o más. Ella igual está en comparación hasta la fecha de hoy del desarrollo solo medido en corto.

En el desarrollo de la humanidad hay algo más, muy esencial a tener en cuenta. La autoconciencia del espíritu humano que sucede en muchos niveles, el dar cabida de lo versátil, ¡toda la sabiduría integral de la Creación no es posible de adquirir en una vida terrenal! Se requiere para ello vida terrenal repetida, y a menudo se encuentran humanos de nuevo en las diferentes vidas terrenales. A veces nos llega una sospecha fugaz de ello, cuando nos encontramos con esta o aquella persona desconocida y tenemos en ello la sensación de conocerla ya hace mucho tiempo. Similar nos pasa con ciertos lugares y áreas.

Todos estos procesos de desarrollo no están sujetos a ninguna arbitrariedad, sino siguen estrictamente a las Leyes de Dios y traen en atendencia solo beneficio y progreso. Solo se vuelven peligrosos para los humanos si él se encadena demasiado a lo transitorio. ¡Él nunca debe olvidar, que él es solo un excursionista en este mundo, cuyo objetivo y hogar está en altitud y no en la profundidad!

Babilonia, la gran ciudad

Desafortunadamente, ¡muchas personas eligen la profundidad y, por lo tanto, la distancia a Dios! La razón de esto lo encontramos en el pecado original, cual tiene como consecuencia todo el mal.

Este mal que creció en milenios, Juan describió en el Apocalipsis como el terrible animal, que él vio saliendo del mar, eso significa salir de la materialidad (revel. 13,1). Es la personificación del intelecto en la tierra y debe su poder al dragón, es decir, Lucifer, el Anticristo, el ángel, derrocado por su propia culpa (rev. 13,2). Sedujo a los espíritus humanos a criar su intelecto a lo alto, y de ese modo encadenarse a sí mismos a lo transitorio. A partir de eso se desarrolló en consecuencia todo el mal, como el amor propio, vanidad, querer saber mejor, querer ser considerado, avidez de placeres, sensualidad, etc .., al gran pecado contra el Espíritu Santo, esto quiere decir contra las Leyes de Dios! Este pecado está representado en la revelación por el otro (segundo) animal (reve. 13,11).

Solo en el terreno de lo transitorio puede Lucifer con la ayuda del intelecto encuadernado a la tierra, difundir su poder a través de esos humanos, que se rinden a él voluntariamente. De esa manera, se convirtió el intelecto criado demasiado grande en un monstruo, lo cual el humano finalmente no puede domesticar más.

El final, de esta dominación absoluta del intelecto y el pecado creado por ello en el mundo (Babilonia) viene con el cambio del mundo conectado, juicio del mundo (reve. 14,6-12).

La “gran ciudad de Babilonia” mencionada en el versículo 8 del capítulo 14 debe considerarse un término para todos los pecados, la cual el humano ha creado de la voluntad falsa. Son tantas, que en el más allá a partir de ello han surgidos sitios enormes, los cuales en el conjunto forman una gran ciudad.

La contaminación terrenal es solo una copia débil de estos sitios, una consecuencia cuya causa recae en el hombre mismo, en su falso y mal pensar. Ahora de repente se descubre en toda la tierra está contaminación existente ya hace mucho tiempo en su medida total, porque ella ya no se pasa por alto en su gran acumulación, con otras palabras, porque el pantano ya llega al cuello. Advertencias y llamadas de alarma señalan en todas partes a ello. Científicos profundamente preocupados admiten abiertamente, que el planeta tierra está en peligro, porque en realidad se parece a un enorme vertedero de basura.

Pero la humanidad ya está metida demasiado profundo en el pantano hecho a sí mismo, para descubrirse ella misma con su propia fuerza. Donde se hacen intentos, en general, solo son una gota sobre una piedra caliente.

La gran limpieza de toda la suciedad y de todo lo falso solo aún puede suceder en el juicio del mundo a través de la Fuerza de Dios, al tiempo que se conserva todo lo que se esfuerza para el ascenso hacia arriba, se refresca y se fortalece a través de la radiación de la Pureza Divina.

En ello, también se destruye la “gran ciudad de Babilonia”, no el mundo entero, como a menudo se supone, de lo contrario, no se habría prometido en la misma revelación el Reino de la Paz de los Mil Años. Solo entonces la construcción en la tierra puede comenzar con aquellos que saben que la pureza del alma es uno de los fundamentos más importantes para ello. Ella también incluye la futura limpieza de la tierra de toda la suciedad.

Como su nombre lo dice, el juicio del mundo se aplica al mundo entero, no solo a la tierra. En los capítulos 2 y 3 de la revelación se describe, como son los juicios del Hijo del Humano como el Juez del mundo, que Juan trae a los guardianes individuales (ángeles) de las comunidades mundiales.

Estos juicios muestran, que en las otras partes de los mundos también hay humanos que han pecado contra las Leyes de Dios y ahora están sujetos al mismo juicio mundial como los humanos de nuestra parte del mundo Éfeso.

Incluso podemos asumir con certeza, que en las otras partes de los mundos que también existen cuerpos del mundo como nuestra tierra, en las cuales están encarnados humanos en la misma forma, como la tenemos nosotros. Porque la forma humana es una peculiaridad del espíritu humano en la recreación, y dondequiera que un espíritu humano encarna en la recreación en un cuerpo material, este tiene siempre la forma humana conocida por nosotros.

 

Aunque los juicios del juez siempre están dirigidos a los tutores de las comunidades mundiales individuales, por lo que están destinados principalmente para los espíritus humanos que cuidan.

Es por eso que las palabras de advertencia del Hijo del Hombre, que él dirige al guardián de nuestra parte del mundo, para los humanos terrenales es de la mayor importancia: “Recuerda, de qué te caíste y haz las primeras obras. Ahora donde no, vendré a ti pronto y arrojare tu candelero de su lugar, donde no te arrepientes “. (rev. 2,5) “”De lo que caíste” se refiere a el sobre-criado intelecto, quien reprimió y derribó el espíritu, de manera que él no puede hacer “las primeras obras” como antes de la Caída del pecado, a saber, de mantener despierta la sensibilidad espiritual y con ello de mantener erguido la conexión con Dios.

Escrito ” Herbert Vollmann – escrito en las cercanias de Abd Ru Shin- “

Traduccion ” Michael Wirz “

               

Relación entre Radicales Libres, Antioxidantes y Microorganismos Efectivos “ME”

¿Qué son los radicales libres?

Los radicales libres son moléculas o fragmentos moleculares que carecen de electrones. Se esfuerzan “radicalmente” por unir los electrones del entorno lo más rápido posible para producir una carga eléctrica equilibrada.

Al buscar oportunidades de vinculación los radicales libres son bastante despiadados. Agresivamente arrebatan electrones de estructuras intactas. A través de estas donaciones de electrones surgen moléculas, las cuales ahora por su parte como nuevos radicales miran ahora hacia nuevos socios vinculantes. A través de estos “ladrones de electrones” se desencadena una peligrosa reacción en cadena.

Dado que los radicales libres están capacitada-mente a ser extremadamente reactivos, pueden alterar significativamente el metabolismo celular de los organismos, por ejemplo, al “robar” electrones de las moléculas de la membrana celular o de las proteínas (clara de huevo). Si se acumulan defectos en las células, pueden aparecer enfermedades.

¿Cómo se crean los radicales libres?

Los radicales libres surgen naturalmente en numerosos procesos metabólicos y en la producción fisiológica de energía. La formación se ve favorecida por la radiación UV, la radiación radioactiva y el aumento de la contaminación ambiental causada por los humanos. La humanidad actual, como precio para el progreso tecnológico, está expuesta a una carga mucho mayor de fuentes de radiación y sustancias químicas de que ella alguna vez ha estado en su historia de desarrollo. Pero incluso en el metabolismo normal, se está formando constantemente un número limitado de radicales libres, que, entre otras cosas, también desempeñan su función en los sistemas biológicos para evitar ciertas enfermedades.

¿Qué son los antioxidantes?

Los antioxidantes, también conocidos como eliminadores de radicales, son capaces de neutralizar los radicales libres debido a un exceso de electrones. Las sustancias activas naturales, especialmente enzimas y vitaminas, actúan como antioxidantes (capturadores de radicales), de manera que ellos a partir del exceso de electrones proveen electrones, restaurando los radicales libre y por lo tanto se saturan y neutralizan.

Los antioxidantes reaccionan más rápido con los radicales que las otras sustancias porque tienen un exceso de electrones. Es importante destacar que las enzimas naturales y las vitaminas no se convierten en radicales después de la liberación de electrones.

Los antioxidantes incluyen vitaminas como las vitaminas C, E, betacaroteno y diversos minerales, enzimas e ingredientes herbales secundarios como flavonoides, carotenoides, saponinas y fenoles. El efecto antioxidante de estas sustancias es mayor, cuanto más naturales son. Las vitaminas producidas sintéticamente tienen un menor “potencial redox” (potencial de electrones) que las vitaminas de frutas cultivadas naturalmente, aparte del efecto holístico de todos los ingredientes de las frutas frescas.

Numerosos alimentos han perdido su potencial redox en el curso de los diversos procesos de tratamiento y conservación, especialmente cuando se procesan en hornos de microondas.

Balance de radicales libres y antioxidantes

Los bio-sistemas, como los humanos, los animales, las plantas y el suelo (como la suma de complejas relaciones biológicas, bioquímicas y biofísicas causales) no están indefensos expuestos al riesgo potencial de los radicales. Dependiendo del estado de equilibrio del sistema biológico, tienen mecanismos de protección y reparación más o menos efectivos. Si los sistemas de protección del sistema están sobrecargados, esto se llama estrés oxidativo. Tal sobrecarga puede ser favorecida en humanos por diversos factores externos, entre otros por:

  1. Estimulantes (fumar, alcohol
    2. carga excesiva de medicación
    3. Influencia de los contaminantes ambientales, incluido el electro smog
    4. fuerte estrés físico y mental
    5. Radio y quimioterapia

    Rol de los microorganismos como antioxidantes

  2. La literatura describe que, en los bio-sistemas, como en los humanos y en los animales, pueden formar los propios antioxidantes del cuerpo. En el suelo como en el “intestino de la planta”, así como en el tracto digestivo de los humanos y animales, este papel es asumido por los microorganismos. En particular, en el intestino grueso son microbios anaeróbicos cuyos metabolitos producen en alta escala sustancias activa antioxidantes, siempre que la flora intestinal esté intacta. 

     

    Conocemos la extracción de sustancias antioxidantes de la fermentación de la col al chucrut, que es conocida por su gran cantidad de valiosos fermentos vitamínicos naturales y oligoelementos. La lograda materialidad y revalorización energética material. en el camino de la col blanca al chucrut. La materia prima repollo blanco se reestructura en compuestos orgánicos nuevos y de alta calidad. La construcción de estructuras siempre significa almacenamiento de energía.

    Microorganismos efectivos (ME) como iniciador y promotor de procesos antioxidantes

    Con el uso de Microorganismos efectivos (ME) en el manejo del suelo, la actividad biológica de la vida del suelo aumenta y, por lo tanto, el potencial redox del suelo. La microflora y el potencial redox se transmiten a las plantas y, en última instancia, al ciclo alimentario y de alimentación humana. Por lo tanto, la población de microbios del suelo es en gran medida idéntica a la del tracto digestivo de humanos y animales. El potencial de los electrones de los alimentos, el valor energético, está determinado en gran medida por la presencia y el metabolismo intacto de los microorganismos en el suelo y, por tanto, en el organismo animal y humano.

    Los microorganismos efectivos (ME) promueven procesos de fermentación anabólicos en los bio-sistemas naturales y, por lo tanto, la formación de sustancias antioxidantes de alta calidad.