COMUNICACIÓN CON LOS SERES SUSTANCIALES ( GNOMOS, ELFOS, SIRENAS … UN CONOCIMIENTO MUNDIAL NATURALEZA EN LA ACTIVIDAD CREATIVA )

Si es posible que los seres se comuniquen con nosotros, como lo muestran los ejemplos anteriores, así que también debería ser posible para nosotros de tomar contacto con ellos. ¿Pueden los seres recibir comunicaciones de nosotros, entenderlas y responderlas?

 

En la antigüedad, este intercambio mutuo era más común. A los seres se les pidió consejo antes de fundar una ciudad, construir un templo o instalarse en una nueva región, y se actuó de acuerdo a la respuesta que recibió.

Los pueblos notaron que ciertas regiones eran regularmente afectadas por desastres naturales, y lo interpretaron que eso indica que los “seres” o “dioses” no querían que los humanos se establecieran en esas áreas. El temblor de tierra o los aullidos de las tormentas deberían negarles la entrada.

Pero uno no tienes que mirar tan atrás, para encontrar ejemplos de comunicación con los seres. De esa manera, en el siglo 20, se difundió la historia de un estadounidense conocido por los meteorólogos, que causó sensación en los años entre 1935 y 1945, porque podía predecir con gran precisión los huracanes que amenazaban la costa occidental de los Estados Unidos.

Dichas predicciones son cruciales ya que permiten a los habitantes de las áreas afectadas escapar del peligro: Los vientos de tormenta alcanzan una velocidad de 200 o más kilómetros por hora y barren todo lo que quiera oponerse a ellos; las lluvias torrenciales provocan inundaciones; enormes olas inundan la orilla del mar. Pero las predicciones precisas sobre los huracanes son difíciles de hacer, porque se comportan impredeciblemente para los humanos – ellos se aceleran o ralentizan su curso, aparentemente cambian de dirección sin razón y de repente se mueven a áreas donde no se esperaron.

Aunque el meteorólogo estadounidense antes mencionado tenía la misma información que sus colegas, regularmente podía hacer pronósticos mucho más precisos, incluso en los casos más engañosos en los que los huracanes tomaron una dirección totalmente impredecible. Cuando se le preguntó cómo hizo las predicciones precisas, el meteorólogo confesó: que él, – además de los hechos meteorológicos – en caso de duda, no dudaría en sentarse en la ventana y, mirando al cielo y las nubes, pedir información. “Y por lo general”, agregó, “¡recibo una respuesta!”

En abril de 1998, los periódicos del norte de Brasil informaron que entonces había habido una sequía hacía ya desde seis meses. Enormes sabanas – e incendios forestales estallaron y atacaron a gran velocidad. Entonces, una tribu india cuyo territorio estaba amenazado fue a un ritual para pedir ayuda a los seres naturales. Ni siquiera 24 horas después, ¡llovió mucho sobre la zona y evitó que la destruyera el fuego!

Este ejemplo no representa solo a sí mismo.

En todo el mundo, los humanos amantes de la naturaleza recurren a los seres y les piden ayuda. No solo entre las tribus de África y Oceanía, sino también en algunas comunidades agrícolas de Europa, que se esfuerzan por trabajar en armonía con la naturaleza y en interacción con los seres.

Por ejemplo, hace algunas décadas la comunidad de Findhorn en el norte de Escocia se hizo conocida en todo el mundo. Ella logró cultivar verduras inusualmente grandes y sabrosas – y esto en medio de un clima extremadamente desfavorable, en un suelo mezquino, que era casi infértil por el momento.

La comunicación consciente con las fuerzas de la naturaleza es posible. Pueden contactarnos y ser contactado por nosotros. Tampoco funcionan “ciega y destructivamente”, sino que sirven para animar y mantener el gran todo. Depende de nosotros comprender mejor la sabiduría de esas entidades conscientes que nos rodean en todas partes.

Y bien, como serian aquellos, cuales están llamados dioses,

que sea en el cielo y en la tierra, como hay muchos dioses y

muchos señores, al igual solo tenemos un Dios, Él Padre,

de lo cual son todas las cosas y nosotros para Él “.

Apóstol Pablo (1 Corintios 8: 5-6)

                                            Una sabiduría necesaria

Las diferentes perspectivas de las representaciones en los primeros capítulos de este libro han demostrado que la existencia de los seres es bastante posible, incluso más que plausible. Entonces, asumiendo su existencia como un hecho dado, uno todavía puede preguntarse si tal conocimiento todavía nos es útil hoy día.

Uno podría pensar, no. Las técnicas que el hombre ha desarrollado con los avances en la ciencia le permiten hacer cosas mucho más extraordinarias que sus antepasados, que estaban aún más cerca de los seres en contacto. Además, el Dios único al que adoramos es más poderoso y más grande que todos los seres sustanciales. La fe en Él puede satisfacernos y promovernos espiritualmente más que volverse hacia los “dioses” esenciales.

Pero contrariamente a la suposición de que la creencia en los seres es obsoleta e inútil hoy, la obra “En la luz de la verdad – Mensaje del Grial” señala que el conocimiento de los seres no solo es importante sino incluso indispensable para todo ser humano quien lucha por un desarrollo almico – espiritual. No solo para que aprenda a comprender y usar mejor las fuerzas naturales, sino también para que su comprensión de las condiciones no materiales se desarrolle gradualmente:

“¿Quién omite el funcionamiento de los seres
que los pueblos antiguos sabían muy bien, aquel
nunca puede llegar al verdadero conocimiento de Dios.

Este conocimiento exacto es un nivel inevitable
para el reconocimiento, porque el espíritu humano tiene que forcejear de abajo hacia arriba. Él nunca puede aprender adivinar lo Primordial y lo Divino más allá de su comprensión, si él no conoce exactamente los pertenecientes niveles inferiores de la Creación como base para ello. Esto es inevitablemente necesario en preparación para la posibilidad de un reconocimiento más alto”.

(Volumen 3, Conferencia “El reconocer de Dios”)

De estas relaciones esbozadas en el Mensaje del Grial, queda claro, que las religiones monoteístas se basan en ideas politeístas. En otras palabras: Al reconocimiento del único Dios tiene que ser precedido por el conocimiento de los seres.

De hecho, la historia muestra que las cuatro grandes religiones monoteístas: el cristianismo, el judaísmo, el islam y el mazdeísmo (el paraísmo, que se remonta a Zarathustra) evolucionaron a partir de ideas politeístas

.

Antes de adorar a Jahweh, los hebreos de la tierra de Canaán cultivaron numerosos cultos divinos. En Irán, la cuna del Mazdaismo, los habitantes adoraron a varios “dioses” de varias categorías hasta que se revelaron la existencia de Ahura-Mazda, del dios más elevado, creador y promotor del orden cósmico. Los imperios griego y romano, donde se extendió el cristianismo, eran conocidos por la adoración de sus “dioses”. Y en la antigua Arabia, la adoración de Alá tomó el lugar de la fe en los muchos dioses tribales.

Esta evolución del politeísmo al monoteísmo es bien conocida hoy en la historia religiosa. Sin embargo, uno puede concluir de los credos tradicionales de las tres religiones mundiales más ampliamente utilizadas que para muchas personas de esa época no era fácil aceptar la existencia de un Dios Supremo que está muy por encima de todos los seres o “dioses”. Debido a su posición única se señala con insistencia.

En la religión judía, suena el primer mandamiento transmitido por Moisés (que es considerado el mayor profeta judío) (que también es relevante para los cristianos): “¡Yo soy el Señor, tu Dios! ¡No deberías tener otros dioses a parte de Mí! También Jesus, preguntado sobre ello, que es el más grande de los mandamientos, declaró: “Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es un Dios único” (Marcos 12, 29). Y la primera sección de la denominación islámica también expresa que no hay otro dios sino Alá.

                                  Escalones del reconocimiento en la fe judía

Aunque la creencia en el Único Dios es común hoy en día, es importante recordar que aquellas revelaciones que hablaron del Supremo alguna vez proporcionaron un nuevo conocimiento que era ajeno al hombre y su forma habitual de pensar. El concepto de un Dios invisible y supremo solo podia ser aceptado lenta y gradualmente – Por el momento, querían seguir apoyándose en el conocimiento de los “dioses” esenciales.

Estos hechos pueden ser reconocidos por el ejemplo de la fe judía: ¡Aquí el proceso cognitivo tuvo lugar en tres fases principales durante casi 13 siglos! La primera fase se caracterizó por simplemente llevar a Dios al mundo de los “dioses” ya existentes. En la segunda fase, se reconoció que el Creador tenía una supremacía sobre los otros “dioses” y lo colocó en la cima. Y fue solo en la tercera fase cuando los grandes líderes esenciales ya no fueron considerados dioses en absoluto, por lo que el monoteísmo pudo realmente tomar su lugar.

Contemplamos ahora estas tres secciones en detalle:

La primera, la fase de los patriarcas, duró cinco siglos y medio. Comenzó con Abraham (alrededor de 1800 antes de Cristo) y terminó con Moisés (alrededor de 1250 ante de Cristo). Cuando Abraham recibió la revelación de la existencia del único Dios, sus contemporáneos (como lo fueron sus antepasados) fueron politeístas. Por ejemplo, según la Biblia, el padre de Abraham sirvió a “otros dioses” (Josué 24: 2). Su existencia no era una cuestión de fe ciega para los contemporáneos de Abraham. Los dioses eran reales y fueron adorados como seres elevados. Este conocimiento estaba tan firmemente arraigado en la gente que Abraham y sus seguidores directos no podían cuestionar la existencia de los dioses. Por lo tanto, la tarea era sobre todo difundir el conocimiento del “nuevo” Dios, de quien sabemos hoy que Él es el único Dios verdadero. Los humanos debían ser alentados, a adorarlo y posiblemente renunciar a la adoración de los viejos “dioses”.

“Porque no debes adorar a otro Dios”.

Porque el Señor llama un emulador; Él es un Dios emulado”.

(2. Moise 34, 14)

La creencia en la existencia de los “dioses” entonces, no fue cuestionada en ese tiempo. Esto todavía era así 550 años después, cuando Moisés recibió los Diez Mandamientos, cuyo primero subraya la realidad, esa adoración solo puede ser estimado para un único dios: “¡Yo soy el Señor, tu Dios!”

La existencia de esas entidades que hasta entonces se consideraban dioses no se pone en tela de juicio por el primer mandamiento, pero es fuertemente desaconsejado a adorarlos como dioses. Por eso se dice: “¡No deberías tener otros dioses a parte de Mí!”

La segunda fase del proceso de aceptación del Único Creador duró seis siglos entre los judíos comenzando con la conquista de la tierra de Canaán (alrededor de 1200 ante de Cristo, después de que salieron de Egipto) hasta el tiempo antes del exilio (alrededor de 600 ante de Cristo.)

Mientras que el pueblo judío en Egipto podría vivir su religión en aislamiento – un monoteísmo cada vez más pronunciado – Llegó a través de la conquista de la tierra de Canaán con pueblos en contacto, que cultivaron numerosos cultos divinos. Adorado fueron Baal, Astarté, etc. Esta confrontación avivó a los judíos con viejas creencias, lo que llevó a la reintroducción de cultos politeístas – a veces además de creer en el Dios único, a veces como un sustituto de Él.

Como resultado, aparecieron muchos profetas, los cuales – uno después del otro – denunciando la tendencia de los judíos a caer de nuevo en el politeísmo y recordando al pueblo judío el pacto el cual los compromete con el Creador. Sin embargo, los profetas de ninguna manera enseñaron que los “dioses” no existían, sino señalaron a la grandeza del único Dios verdadero.

Estos profetas incluyeron a Elija, quien dejo saber a su pueblo en 850 ante de Cristo, que Dios es el único Señor (1 Reyes 18:37); Amos (alrededor de 750 ante de Cristo), proclamó que Dios no solo era el Señor de los judíos, sino que también gobernaba sobre todas las naciones hostiles (y por lo tanto también sobre sus dioses); Isaías, quien alrededor del 740 ante de Cristo que nuevamente señalo a la sublimidad de Dios sobre los dioses de todas las naciones.

Al comienzo del tercer período, el del exilio (desde 597 hasta 538 ante de Cristo), esta sublimidad de Dios fue primero cuestionada nuevamente por los judíos, pero finalmente completamente aceptado. Entonces, después de ser derrotado por Nabucodonosor (Nebukadnezar ) y deportado a Babilonia, el pueblo judío se preguntó si los dioses de Babilonia no eran más poderosos que el suyo, ya que Dios no los protegió de sus enemigos. Sin embargo, cuando se enfrentaron a los cultos politeístas multifacéticos de la sociedad babilónica, los judíos se dieron cuenta del valor del conocimiento sobre el único Dios. Entonces finalmente desarrollaron sus creencias y rechazaron por completo el culto a los dioses.

Sin embargo, rechazar el culto a los dioses no significa negar la existencia de los grandes líderes esenciales. Solo se trataba de dejar de otorgarles atributos divinos y ofrecer culto falso. Al reconocer a Dios como la fuente de todas las cosas, así también como el Creador de los seres esenciales, no podían estar al mismo escalón al par con Él, no poseyendo ellos mismo Divinidad. Llamarlos “dioses” solo había sido legítimo, siempre y cuando la revelación del único Dios aún no se había comprendido del todo. Pero ahora los seres esenciales tenían que ser considerados como servidores del Altísimo, y era impensable para continuar dedicando un culto a ellos. El estado de los dioses tenía que ser negado.

Esto generalmente podría ser aceptado como correcto en el pueblo judío. Incluso la posterior fe judía estaba lejos de negar la existencia de los seres, los siervos de Dios. Uno reconoció una gran cantidad de seres diferentes que existen entre el Creador y los humanos, y ser considerados “subordinados” o “representantes” de Dios en la Creación.

                                             Poder y belleza de los dioses

¿Cómo podrían los seres, que son básicamente siervos, ser adorados como dioses? ¿No sentían los humanos de aquel tiempo que hubo un error en ello, que tenía que haber uno más alta sobre sus dioses? Probablemente no, porque carecían de la experiencia. Lo que ellos pudieron reconocer fueron los grandes líderes esenciales. A ellos, su sensación obtuvo acceso y algunos también pudieron verlos.

Aunque estos seres elevados son solo sirvientes, ellos disponen por su naturaleza y su tarea una gran fuerza inimaginable para nosotros. No solo dirigen las fuerzas de la naturaleza, sino que son las fuerzas de la naturaleza – grande, indomable, profundamente impresionante para aquellos que pueden sentir su presencia o incluso mirar sus formas.

Cómo los humanos reaccionan frente tales apariciones “divinos”, sobre ello informa la biblia, cuando se habla de encuentros con “Ángeles”. Se describe repetidamente cuán profundamente impresionados y conmocionados estaban las personas frente a los siervos de Dios.

Lot, por ejemplo, a quien dos ángeles aparecieron para advertirle de la inminente destrucción de Sodoma y Gomorra, “se inclinó con su rostro a la tierra” (Génesis 19: 1). Cuando el “príncipe sobre el ejército del Señor” (un ángel o un ser esencial, dependiendo de la traducción) viene a ayudar a Joshua, para destruir la ciudad de Jericó, entonces Josué cayó de bruces sobre la tierra “(Josué 5, 14). Los pastores de Belén se temían mucho (Lucas 2, 9), cuando vieron al Ángel anunciando el nacimiento de Jesús, dado que alrededor de ellos “brillo la claridad del Señor”

Los dioses no solo son muy potentes, sino también muy bellos, como informaron los griegos. y también el Rey Salomón (alrededor del 950 ante de Cristo), quien escribió sobre la adoración de las fuerzas naturales respectivamente el culto a los dioses: “Como ellos (los humanos) les había gustado su hermosa forma y por eso los consideraban dioses, equitativamente deberían haber sabido, cuánto más grande es aquél, quien sobre tales es el maestro, porque el que es dueño de toda belleza tales cosas ha creado”.

Con eso Salomón también expresó que la creencia en los dioses solo debería verse como una etapa intermedia para el conocimiento del único Dios. En virtud de su poder y forma, los seres o ángeles que descienden a la Creación como mensajeros de Dios, impresionan fuerte y naturalmente al ser humano. Ellos despiertan en él un sentido de respeto y admiración, que en última instancia puede conducir a la adoración.

                               Niveles del reconocimiento en la fe cristiana

El hacerse paso a paso lo suyo los cada vez más elevados reconocimientos – en lo cual la creencia en los seres es solo un paso – finalmente llevó a la convicción de la existencia y la grandeza del Único Dios verdadero. Como hemos visto, este proceso demoró trece siglos en el desarrollo espiritual del pueblo judío. Abraham recibió alrededor de 1800 ante de Cristo la revelación sobre la existencia de Dios, pero solo alrededor del 500 ante de Cristo a la vuelta del exilio de Babilonia, estaba realmente fortalecido en el pueblo judío la creencia en Dios.

La extensión de la fe cristiana muestra una imagen similar. El proceso de repensar y aceptar también se prolongó durante mucho tiempo y, como con la fe judía, revela tres fases: Primero existieron cultos divinos y la creencia en el Único Dios, lado a lado, solo más tarde se produjo el reconocimiento de la singularidad de Dios y finalmente el rechazo de la antigua fe. Este proceso es particularmente reconocible en Roma, donde el cristianismo que emana de Palestina ancló primero, para luego extenderse por toda Europa (y más tarde más allá).

La primera fase duró casi dos siglos y medio. Comenzó alrededor del 60 después de Cristo, cuando estaban los apóstoles Pedro y Pablo bajo el gobierno de Neron en Roma, y se expandió hasta las últimas grandes persecuciones de cristianos en el año 305. En ese momento, los romanos no solo adoraban a sus propios muchos dioses, sino también dioses extranjeros que vinieron de provincias lejanas de su vasto imperio, – por ejemplo, Cibeles de Cartago, – Isis de Egipto y Mitra de Persia. La “llegada” de un nuevo Dios, el de los cristianos, no sorprenderá a los romanos por el momento. Ellos le consideraban como entre muchos otros.

A finales del primer siglo, solo había una insignificante minoría de cristianos en Roma. No fue sino hasta el siglo segundo que el número aumentó. Pero a pesar de que todos eran llamados cristianos, los nuevos conversos de ninguna manera estaban necesariamente unidos al monoteísmo. La fe en los dioses antiguos a menudo seguía existiendo en paralelo al Dios creador cristiano. Como consecuencia, el éxito de una conversión se midió en qué medida los dioses fueron rechazados por el converso.

Además de los judíos que vivían en Roma, que se habían convertido al cristianismo – los cuales ya estaban llevando el concepto del Único Dios, gracias a su ascendencia judía – los “paganos” quienes habían sido solo recientemente convertidos de vida, mezclaron sus muchos antiguos cultos religiosos anteriores con la nueva creencia. Por lo tanto, los cristianos tuvieron que luchar por la “pureza” de sus enseñanzas y, además, fueron sometidos repetidamente a la persecución. Aunque estos fueron ordenados por los emperadores, tenían su punto de partida en el pueblo. La persecución de los cristianos así testimonia la dificultad que tenían los romanos con la idea de que encima de sus dioses existía un Dios aún más grande, de hecho, el Único Verdadero.

La segunda fase en el proceso de desarrollo hacia el monoteísmo duró aproximadamente 80 años. Comenzó en 313 con la conversión del emperador Constantino al cristianismo y continúa hasta aproximadamente el año 391.

Después de una acción militar exitosa, el emperador Constantino se dio cuenta de que el Dios que lo había protegido y le había dado la victoria sobre sus enemigos no era un dios romano, sino fue aquel de los cristianos. Desde este momento en adelante – 313 después de Cristo – El cristianismo, que hasta entonces solo había sido tolerado, fue oficialmente reconocido y respaldado por el emperador. Terminó las persecuciones y emitió leyes para proteger a los cristianos, él construyó lugares de culto y les dio a los sacerdotes cristianos ventajas similares como las de los sacerdotes paganos.

La adoración de los dioses no llegó a su fin, – pero el Dios cristiano fue reconocido, incluso públicamente, – como superior a los demás. Por supuesto, esto solo fue posible porque una gran parte de la población y especialmente las personalidades respetadas estaban abiertas a la nueva fe o incluso confesadas.

Sin embargo, una fe monoteísta unificada todavía no estaba presente, y muchas cosas eran difíciles, como lo demuestra el extraño destino del “Altar de Victoria” establecido en el Senado romano.

El emperador Constantino el Grande, que gobernó hasta el año 337, no se había atrevido, o no lo consideró significativo, a eliminar este altar para demostrar que el tiempo del culto a los dioses había terminado. Sólo su sucesor en el Imperio Romano de Oriente, Constancio, emprendió esto en 357 con motivo de una visita imperial a Roma. Sin embargo, este acto altamente simbólico fue revisado unos años más tarde, a saber, por el siguiente emperador Julián, quien tenía más pronunciada simpatía por el paganismo que por el cristianismo. Doce años después, el procristiano emperador Gratius dejo retirar nuevamente el altar de Victoria. Otros diez años más tarde, después de un levantamiento pagano, fue devuelto otra vez al Senado. Allí permaneció durante dos años hasta que finalmente fue removido definitivamente por el emperador Theodos en 394.

Con este emperador Teodos, llegamos a la tercera fase en el desarrollo del monoteísmo cristiano, que representa el rechazo de los dioses. El emperador Theodos prohibió todo culto pagano a los dioses y proclamó al cristianismo como la religión del estado. Una parte de los templos paganos fue destruida, otra se convirtió en iglesias. Las ceremonias y rituales paganos fueron prohibidos, tanto en la vida pública como privada. El Dios cristiano debe ser reconocido como el Único Verdadero, y el culto a dioses desaparecer para siempre.

Es difícil decir cuándo se completó esta tercera fase. Por un lado, porque al principio el cristianismo se difundió principalmente en Roma respectivamente en las grandes ciudades del imperio, menos en áreas rurales, por otro lado también, porque Europa fue totalmente cristianizada en el siglo X. Por ejemplo, en el siglo V, la Galia era aun predominantemente pagana. Germania lo mantuvo hasta el siglo VIII, cuando Bonifacio intentó convertir a la población. Polonia, Hungría y Rusia no se convirtieron en cristianos hasta el siglo X. En cualquier caso, el proceso gradual de desarrollo hacia el monoteísmo, como se observa en el pueblo judío, también se aplica al cristianismo. Y cosas similares ocurrieron tanto en el islam como en la creencia de Mazdaic en la creencia en un solo Dios.

En Arabia había un Dios de la Creación Alá ya entre los muchos dioses venerados, antes de que el profeta Mahoma anunció que Alá es el más grande y que no hay dioses aparte de Él (como aún lo llaman los muecines de ambas solicitudes a la oración desde los minaretes de las mezquitas). Entonces Alá antes solía ser adorado como Dios entre los dioses. Solo desde el año 612, con ocasión de los primeros sermones de Mahoma, Alá fue representado como el único Dios superior y diferente de los dioses anteriormente adorados. Sin embargo, se necesitaron muchos años de lucha antes de que el monoteísmo islámico fuera totalmente aceptado.

En el Irán, Zoroastro (628-551 ante de Cristo) enseñó que de todos los dioses que habían sido adorados en Persia durante siglos, Ahura-Mazda era el Dios más grande y único. Según los historiadores, sin embargo, tardo ocho siglos más hasta que esta creencia fuera generalmente aceptada.

                                   El camino hacia el mayor reconocimiento

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Estos cuatro breves bocetos históricos confirman que la creencia en los seres o sus altos líderes realmente pueden considerarse como una etapa necesaria del desarrollo – en un camino que finalmente conduce al espíritu humano hacia el conocimiento real de Dios.

La base de este reconocimiento más elevado, sin embargo, es el conocimiento de los poderosos servidores del Creador, los seres sustanciales. No son una invención del humano, no vienen de nuestra imaginación, sino existen y trabajan en todas partes en la naturaleza. Reconocerlos en su naturaleza y tarea es una base importante para una creencia más profunda en el Creador, para el conocimiento convencido hacia el Creador.

Por lo general, uno asume hoy que el humano “inventa” sus dioses – de acuerdo con su propio desarrollo. Pero es diferente. El desarrollo espiritual conduce al reconocimiento de hechos que son de un origen cada vez más elevado, y algún día hace posible la más alta revelación del ser del Único Dios. Antes como hoy día el conocimiento de los seres por lo tanto es necesario, para adivinar la grandeza de Dios y la naturaleza de su actuar en la Creación. Como un principiante no puede entender lo que se enseña en las universidades, y primero tiene que trabajarse los conceptos básicos, tampoco podemos entender el actuar de Dios si no tenemos las condiciones espirituales para ello. Y estos fundamentos incluyen el conocimiento de la realidad de los seres, los dioses, duendes, gnomos, etc.

Como podemos aprender de la historia, este conocimiento no nos aleja de Dios, sino que conduce a Él.

Más información sobre el trabajo “En la luz de la verdad”, se puede encontrar el Mensaje del Grial de Abd-ru-shin

  • Autor “Christopher Vasey”
  • Traductor ” Michael Wirz

 

DESASTRES “HECHOS EN CASA (( GNOMOS, ELFOS, SIRENAS … UN CONOCIMIENTO MUNDIAL NATURALEZA EN LA ACTIVIDAD CREATIVA)

El primero se sitúa en que una gran parte de las terribles consecuencias de los desastres naturales no se deben atribuir a las fuerzas naturales, sino a los humanos. Varios estudios científicos han demostrado que nuestros propios errores al tratar con la naturaleza aumentan considerablemente el número y el alcance de los desastres naturales. Con otras palabras: El número de personas heridas o asesinadas y la destrucción de puentes, caminos, ciudades, tierras cultivadas, bosques, serían menor en tales eventos si los humanos vivieran en mayor armonía con la naturaleza.

 

Ejemplos de errores evitables incluyen la construcción de edificios y ciudades en áreas de riesgo, por ejemplo, en zonas propensas a inundaciones o propensas a deslizamientos de tierra, cerca de volcanes activos o montañas de avalanchas, en zonas conocidas de terremotos, etc.

Además, las casas a menudo se construyen en áreas propensas a terremotos, independientemente de las demandas extremas de dichas áreas. Los materiales utilizados y la construcción no garantizan la seguridad necesaria, no resisten las vibraciones en caso de incidente y entierran a los habitantes por debajo.

Otra causa que afecta el equilibrio de los desastres naturales es el hecho de que el humano a menudo perturba o incluso destruye el equilibrio en la naturaleza. Todo en la naturaleza está relacionado, cada violación de una parte tiene un impacto en otras partes, que a su vez afecta a otros y así sucesivamente. Pequeños errores pueden eventualmente llevar a grandes catástrofes

.

Tomemos, por ejemplo, las inundaciones: Por lo general, la precipitación es absorbida en gran medida por el suelo, y solo cuando el suelo está saturado, el agua fluye hacia abajo con los arroyos y los ríos. Por lo tanto, dos factores son relevantes para evitar inundaciones durante fuertes aguaceros. Primero, el suelo debe tener una alta absorbencia para que los cursos de agua no se llenen demasiado rápido y se desborden. Y, en segundo lugar, se necesita una extensa y bien desarrollada red de arroyos y ríos, para evacuar el más de agua. A ambos factores la actuación remota a la naturaleza de los humanos tiene un efecto perturbador.

Debido de que nosotros destruimos áreas ricas en humus, bosques y setos, que pueden absorber cuatro veces más agua que otros suelos, la capacidad de lluvia se ha reducido considerablemente en algunas regiones. Además, la tierra cultivable se solidifica mediante el uso de grandes tractores y se hace casi impermeable al agua. A través de la continua construcción de nuevas carreteras y estacionamientos, cada vez más superficies están selladas. Los humedales que sirvieron como áreas de captación a lo largo de los arroyos se rellenan o drenan, para aumentar las áreas de construcción, respectivamente de facilitar su procesamiento. Para el mismo propósito, muchos pequeños ríos o arroyos también se eliminan, a través de las cuales un exceso de agua se podría drenar de manera rápida y efectiva. Todos estos errores juntos causan que el agua de lluvia fluya por el suelo sin ser absorbida, y así en grandes cantidades llegando a los cursos de agua restantes. Sus niveles de agua aumentan rápidamente – y cuando la lluvia es inusual mente alta, los ríos se precipitan sobre sus orillas y causan un daño devastador. Seguro, si el humano no cometiese todos estos errores, vendría – para quedarnos con este ejemplo – aun así, habría inundaciones. Pero no serían tan numerosas, y la devastación no tanta.

 Catástrofes «necesarias

Sin embargo, hay otra razón por la cual las fuerzas de la naturaleza no deberían describirse como destructivas. Los desastres naturales son, si se mira más de cerca, ningunos accidentes o errores de la naturaleza, sino útil dentro del orden natural, incluso fundamental para el buen funcionamiento de la naturaleza en el planeta Tierra.

Ciclones, tornados y huracanes reciben el equilibrio climático entre las zonas polares y tropicales al intercambiar aire cálido y frío. Tormentas eléctricas, como siempre se sueltan en algún lugar de la superficie de la tierra, compensan a través de las descargas de rayos diferencias demasiado grandes en el potencial eléctrico, que se forman entre el suelo y las capas atmosféricas superiores. Los terremotos son el resultado del movimiento de las capas continentales, que son necesarias para la formación de rocas y el modelado de la superficie de la tierra. Los volcanes juegan un papel importante tanto en la formación de la corteza terrestre como en el contenido de sales minerales del suelo, por la salinidad de los océanos y la composición de los gases atmosféricos. Todas estas conexiones contribuyen a hacer que este suelo sea habitable.

Muchas grandes inundaciones también son esenciales para la creación de un suelo nuevo, fértil y cultivable. Una función igualmente importante tienen los vientos de tormenta: Renuevan los bosques derrocando árboles viejos o enfermos y dando así a las plantas jóvenes la oportunidad de instalarse en el espacio vacío. Los períodos de gran sequía o fuertes lluvias y alta humedad contribuyen al crecimiento, la multiplicación y la regulación de varias especies de animales y plantas.

Todos estos “extremos” conducen a la formación y mantenimiento de medios de vida sanos y equilibrados – incluso hoy. Y es por eso por lo que las llamadas catástrofes naturales ciertamente continuarán en el futuro. Las Leyes de la Creación no toleran ninguna detención.

Intercambios y alternaciones forman y preservan la naturaleza – del mismo modo que podemos observarlo a pequeña escala: Solo una rotación de cultivos garantiza que la tierra cultivable también se mantiene sustentable mente fértil.

                                                 Beneficio y daño

Los huracanes, que frecuentan regularmente el sur de Bangladesh, también son percibidos por los agricultores locales como una bendición. La fuerte lluvia lleva agua a esta zona, que de otro modo sería muy seca, y les permite cosechar tres cosechas al año. Para protegerse de las inundaciones, los habitantes construyen sus casas sobre pilotes – no hay regiones más altas a las que puedan retirarse. Así, durante los huracanes o inundaciones, viven aislados en sus hogares por algún tiempo, rodeado de culturas de plantas inundadas, pero sabiendo que ellas se adaptan a esta situación idealmente. Por ejemplo, uno de los arroces cultivados en el sur de Bangladesh crece tan rápido que no tiene que vivir mucho tiempo en el agua sin luz y oxígeno. El tallo de la planta en realidad se prolonga a medida que aumenta el nivel del agua.

Los daños y muertes, que a veces deben ser denunciados aquí, también son menos atribuibles a los huracanes, a los cuales la población se ha adaptado por generaciones – sino al incumplimiento de las condiciones ecológicas. Así, por ejemplo, señalan los expertos de que las zonas de riesgo han sido recientemente pobladas por personas social mente desfavorecidas

Sin los tornados, los huracanes y los ciclones, el aire cálido y frío no se mezclaría a fin de proporcionar un clima templado a la mayor parte de nuestro planeta de origen. Cada región estaría sujeta a ciertas temperaturas altas o bajas, sin que se produjera ningún cambio.

Sin tormentas eléctricas y relámpagos, tendríamos que vivir en un entorno cuyo equilibrio eléctrico se vería muy perturbado.

Sin el movimiento de las placas continentales, lo que lleva a terremotos y erupciones volcánicas, la tierra sería plana, tal vez incluso completamente cubierta de agua.

Sin mareas vivas o sin huracanes, los océanos no darían vida a ninguna base para desarrollarse y sostenerse.

Las llamadas catástrofes naturales tienen así, en varios aspectos, una función de apoyo y constructiva a partir de la cual se puede decir que son sabias. Que este liderazgo se realiza por poderes personificados, en otras palabras: a través de los seres esenciales, es fácil de comprender, aún más teniendo en cuenta los numerosos informes de personas que recibieron advertencias antes de las convulsiones, para poder escapar a tiempo de peligros inminentes.

                                       Advertencias de los seres naturales

Tales advertencias, de las cuales daremos algunos ejemplos, se realizan siempre – a veces varios días – antes de los levantamientos inminentes. Los grandes eventos naturales, por lo tanto, no ocurren repentinamente, “ciegamente” o accidentalmente, sino deben ser provistos, estar preparados y planeados. Está claro en ello, que estas planificaciones, preparaciones, y así como las advertencias no pueden proceder de los eventos mismos, sino que están condicionados por una conciencia.

Nuevamente se aclarece: deben ser seres capaces de prever las consecuencias de su actividad, el sufrimiento y el daño que pueden resultar, y que son capaces de proteger a otros seres o advertirlos a través de anuncios apropiados. Que se trata en esos seres consientes de seres sustanciales, es confirmado por personas que recibieron tales advertencias.

Los informes de experiencia de tiempos anteriores y también más recientes sobre tales advertencias son numerosos: Los granjeros rápidamente traen su cosecha después de ser informados por los seres de una tormenta inminente; Los marineros escaparon de su muerte segura porque, advertidos, llegan al puerto de refugio a tiempo con su barco; Los mineros escapan de la asfixia en la mina al abandonar su lugar de trabajo antes del colapso del túnel; agricultores de montaña pueden según una advertencia salir de su casa a tiempo antes de la salida de la avalancha, etc…

Sin embargo, nosotros los humanos no somos los únicos que podemos beneficiarnos de tales anuncios. Incluso los animales reciben advertencias. A menudo, abandonan las áreas vulnerables o se niegan a entrar en una donde se producirá un cambio natural. Su comportamiento a menudo ha llevado a que las personas eran conscientes de los peligros y podían escapar de ellos. Aquí hay algunos ejemplos:

En 1953, 20,000 edificios colapsaron en Grecia durante un terremoto masivo que sacudió partes del país. Sin embargo, solo hubo 27 muertos. Media hora antes de la catástrofe, las cigüeñas que habitaban estas áreas inesperadamente salieron a los cielos, volando amplios círculos sobre las casas. Este comportamiento dejó en claro a los habitantes, que algo inusual estaba a punto de suceder. Dejaron sus hogares y huyeron a las colinas circundantes.

En 1950, los monjes del “hospicio del Gran San Bernardo” suizo fueron salvados por sus perros de una muerte segura. Un día se negaron a la caminata planeada cuando hacía buen tiempo. Debido al comportamiento inusual de sus perros, los monjes decidieron renunciar a la caminata. Una hora más tarde, donde el camino los hubiera llevado, una gran avalancha cayó al valle.

Por otro lado, desde Martinica se informa que, en 1902, varios días antes de la erupción del Monte Pelee, todos los animales, desde los pájaros hasta los reptiles huyeron de la zona del volcán. Sin embargo, las personas no les prestaron atención y se quedaron en sus casas. De los 40,000 residentes, solo uno sobrevivió: un prisionero protegido por los gruesos muros de la prisión.

En Fréjus (Francia) en 1959, los gatos que huían de las casas anunciaron el inminente desastre: La presa sobre la ciudad colapsó, y una ola masiva de agua que inundó la parte más baja de la ciudad cobró más de 400 víctimas.

Tres días antes que una gran avalancha en 1951 enterró el centro de la aldea de Airolo (Suiza) bajo 15 metros de nieve, causando la muerte de 14 personas y un daño enorme, los aldeanos habían podido observar el extraño comportamiento de un grupo de ciervos: Alborotados, bajaron a las primeras casas del pueblo, en contra de su costumbre.

Los ciervos también se observaron en los bosques de las montañas de los Vosgos en 1999, dejando sus bosques donde se agruparon en claros abiertos, antes de que llegara la tormenta “Lothar” y arrancara los árboles con una fuerza inmensa.

                                         El “sexto sentido” de los animales

Campesinos, marineros, mineros, todos ellos expresan referidos en sus testimonios a advertencias que ellos recibieron, de eventos particulares sobre la naturaleza.

El comportamiento de los animales, por otro lado, a menudo se explica por referencia a un “sexto sentido”, que les permite saber de antemano cuándo ocurrirán terremotos, avalanchas u otros fenómenos naturales. Pero ¿qué clase de sexto sentido puede ser este? ¿Cómo se puede percibir con un sentido algo que aún no ha sucedido? – y eso a veces días antes? Aunque el “sexto sentido” se llama una “explicación” para tales fenómenos, lo que está involucrado sigue siendo dudoso.

¿Entonces, qué sucede, por ejemplo, cuando un jinete escapa de un deslizamiento de tierra, porque su caballo de repente se resiste a tomar la ruta habitual y obstinadamente se niega a obedecer a su amo?

Las personas con habilidades clarividentes informan que el animal, en tal caso, ve seres que se hicieron de forma activamente animados ante él para protegerle ante el peligro. Por lo tanto, los animales no tienen un inconcebible “sexto Sentido “, sino simplemente tienen la capacidad de percibir seres.

Una afirmación de esto se puede encontrar en la Biblia, en la cuenta del asno de Bileam. Esta narración muestra cómo un animal ve a través de la visión directa – y no a través de un “sexto sentido” – puede recibir conexión hacia seres de otro mundo. En esta historia, Bileam, un líder del clan, quiere montado en su burro ir al líder de un pueblo vecino, para hacer un pacto contra el pueblo de Israel. Él está obstaculizado por un ser a cuál no ve, pero es percibido por su burro. Tres veces el ser evita que el burro continúe su camino. Y el Maestro lo golpea tres veces, sin saber lo que está pasando.

“Entonces El señor le abrió la boca a la burra, y él le

dijo a Bileam: ¿Qué te hice para que me golpees tres veces?

Bileam le habló a la burra: ¡Que me desprecies! ¡Oh

, ahora que tendré una espada en la mano,

quisiera rangularte!

La burra le habló a Bileam: ¿No soy yo tu burra,

al cual cabalgaste en tu tiempo hasta el día de hoy?

¿Alguna vez he querido a ti hacerte algo así? Él dijo: no

. Entonces el Señor abrió los ojos a Bileam, para que él

viera al Ángel del Señor parado en el camino, y una simple

espada en su mano, y él se inclinó y se inclinó con su rostro.

Y el ángel del Señor le dijo: ¿Ahora, por qué

golpeaste tu burra tres veces? He aquí, he salido

que te resisto, porque tu camino es equivocado

frente a mí. Y la burra me vio, y me ha esquivado

tres veces; si ella no me hubiera esquivado,

entonces quería estrangularte ahora, y la burra

mantenida viva.

Entonces Bileam le habló al Ángel del Señor: He pecado;

porque no sabía que te interpusiste en mi camino.

Y ahora, como no te gusta, daré la vuelta nuevamente “.

(Moisés 22, 28-34)

  • Autor “Christopher Vasey”
  • Traductor ” Michael Wirz

LA GRAN AYUDA DE MZYME PARA LA LINFA

El sistema linfático está considerado como parte del aparato circulatorio porque está formado por los vasos linfáticos, unos conductos cilíndricos parecidos a los vasos sanguíneos, que transportan un líquido llamado linfa, que proviene de la sangre, tiene una composición muy parecida a la de ésta y regresa a ella. Este sistema constituye por tanto la segunda red de transporte de líquidos corporales.

El sistema linfático es una red de tejidos y órganos. Está formado principalmente por:

  • Linfa: Un líquido que contiene glóbulos blancos que defienden al cuerpo de los gérmenes
  • Vasos linfáticos: Son los vasos que transportan la linfa por todo el cuerpo, y son distintos a los vasos sanguíneos
  • Ganglios linfáticos: Son glándulas que se encuentran por todos los vasos linfáticos Junto al bazo, estos ganglios son donde los glóbulos blancos luchan contra las infecciones. La médula ósea y el timo producen las células que se encuentran en la linfa. Ambos también son parte de este sistema.

El sistema linfático elimina la infección y mantiene el equilibrio de los líquidos del cuerpo. Si no funciona en forma adecuada, el líquido se acumula en los tejidos y causa una hinchazón llamada linfedema. Otros problemas del sistema linfático pueden incluir infecciones, bloqueos y .cancer

Enfermedades del sistema linfático

El linfedema es la hinchazón causada por la acumulación de líquido linfático, la cual puede ocurrir si el sistema linfático está dañado o tiene malformaciones. Por lo general, afecta a las extremidades, aunque la cara, el cuello y el abdomen también pueden verse afectado

Etapa 1: Al presionar el miembro hinchado queda un hoyo que tarda un rato en llenarse de nuevo. Debido a que hay poca fibrosis(endurecimiento), a menudo es reversible. La elevación del miembro reduce la hinchazón.

Etapa 2: La presión sobre el miembro no deja un hoyo. La elevación del miembro no ayuda. Si no se trata, la extremidad se vuelve fibrótica.

Etapa 3: Esta etapa de linfedema se llama elefantiasis. Por lo general, sólo se produce en las piernas después de que el linfedema se deja sin tratar mucho tiempo. Aunque el tratamiento puede ayudar un poco, no es reversible.

Algunas causas comunes de la hinchazón de los ganglios linfáticos son las infecciones, la mononucleosis infecciosa, el cáncer (por ejemplo, el linfoma de Hodgkin y no-Hodgkin), y la metástasis de las células cancerosas a través del sistema linfático.

En la elefantiasis, una infección de los vasos linfáticos causa un engrosamiento de la piel y la ampliación de los tejidos subyacentes, especialmente en las piernas y los genitales. Su causa más común es una enfermedad parasitaria conocida como filariasis linfática.

¿Qué causa la inflamación de los ganglios linfáticos?

Los ganglios son estructuras esenciales para el cuerpo, ya que actúan como filtros de líquidos en el sistema linfático. Tienen una forma similar a las almendras, apenas miden más de un centímetro y se encuentran agrupados en el cuello, las axilas, la ingle, el tórax y el abdomen.

Dependiendo de su ubicación, la forma y el tamaño pueden variar ligeramente

Si de repente notas que están inflamados, debes mantener la calma y recordar que más de la mitad de las veces esto se debe a causas normales. Si la inflamación persiste por unos días entonces lo mejor es buscar el diagnóstico de un médico.

En este artículo hablaremos sobre la función de los ganglios linfáticos y las posibles causas de su inflamación

¿Qué hacen los ganglios linfáticos?

Filtrar sustancias extrañas como bacterias y células cancerosas, para luego destruirlas.

  • Producir células blancas de la sangre, como linfocitos y plasma, que son responsables de destruir las sustancias extrañas.
  • Apoyar al sistema inmunológico.
  • ¿Cómo el estrés puede provocar inflamación en los ganglios del cuello?

    El aumento de los ganglios linfáticos en el cuello es un signo de infección o enfermedad del sistema linfático. Muchas de estas enfermedades son ocasionadas por el mismo estrés diario. Estudios médicos han confirmado que la ansiedad y el estrés bajan las defensas del organismo y por ende, la persona se expone a contraer cualquier infección, que por más leve que ésta sea, puede desembocar en ganglios inflamados en el cuello por estrés.

  • Cómo cuidar y prevenir la inflamación de los ganglios linfáticos

    Una de las claves para prevenir la inflamación de los ganglios linfáticos es sin duda fortalecer el sistema inmunológico

    ¿Que conflicto emocional nos dicen los gaglios linfaticos?

  • Ganglios linfáticos: pequeñas bolsas entre los vasos linfáticos que almacenan linfocitos. Son parte muy importante del sistema inmunitario. Ayudan al cuerpo a reconocer y combatir microbios, infecciones y sustancias extrañas.

    Conflicto: Desvalorización + Angustia profunda = Amenaza del entornoResentir: “Me siento atacado, acorralado en una esquina, quiero defenderme o busco una protección”. “Me defiendo de lo ajeno”. Para fabricar más leucocitos, hago crecer mis ganglio

  • Lucha inmediata à fagocitos• Lucha en el futuro à linfocitos (anticuerpos)

    Ganglio bajo la axila izquierda: “Soy una mala madre”. Se acompaña a veces de descalcificación del húmero (por haber un conflicto de desvalorización)Conflicto de desvalorización en el sentido más amplio. Incapacidad de lucha a causa de herida grande y sangrante, conflicto de hemorragia y lesión, también conflicto de transfusiónsanguínea. Conflicto por diagnóstico de cáncer de sangre (nuestro cerebro no puede distinguir entre transfusiones de sangre y hemorragias)

    Ganglio bajo la axila derecha: Conflicto de pareja: “Mal companñero/a”. Se inflama en fase de curación.Conflicto de haber sido echado (arrojado) fuera del camino, de haber elegido el camino equivocado o de haber apostado por el caballo equivocado.

    Ganglios de la ingle: Angustia por la región inguinal

  • Necrosis (agujeros): Ligera desvalorización. Se afectan los ganglios correspondientes a una parte determinada del esqueleto. Las cadenas de los ganglios linfáticos corresponden a una parte determinada del hueso. En este caso la desvalorización es menor que cuando se afectan los huesos

    Linfa:

    Causa probable: Advertencia de que hay que volver a centrar la mente en lo esencial de la vida: el amor y la alegría.Nuevo modelo mental: Me centro totalmente en el amor y en la alegría de vivir. Fluyo con la vida. Mía es la paz de la mente.

    GANGLIOS INFLAMADOS

    BLOQUEO FÍSICO: Los ganglios son como pequeños abultamientos que se encuentran distribuidos por todo el sistema linfático, cada uno drenando un territorio determinado.

    .

  • BLOQUEO EMOCIONAL: Cuando un ganglio se hincha o se inflama, ello indica que la persona acumula los sentimientos de disgusto que le produce otra persona o una situación. Desea que las cosas se desarrollen como ella quiere, pero tiene dificultades para expresarse o comunicarse con la persona en cuestión. Bloquea una relación del mismo modo que bloquea la circulación de la linfa. Su actitud la retrasa en lo que tiene que hacer en la vida. Se desvaloriza porque se siente torpe en sus relaciones con los demás; los ganglios inflamados en la axila izquierda indican una desvalorización como padre; en la axila derecha, en otras relaciones; en la ingle, en las relaciones sexuales

  • BLOQUEO MENTAL: Es importante que te des cuenta de que no puedes controlar todas las situaciones que se dan a tu alrededor y a todas las demás personas. Esta actitud te hace sentir disgusto. Todas esas cosas que crees que debes hacer o ser para tener mejores relaciones son demasiado para ti. Tu cuerpo te dice que comiences a respetar tus límites. Procura ver la situación desde otro punto de vista. Seguro que tiene un lado positivo, es decir, una ocasión para que te sueltes, y además, te quieras. Querer abandonar o retrasarte en la vida no es la solución.

    GANGLIOS NOBLES (Ganglios del cuello)

    Conflicto: Miedo a la enfermedad. Gran dificultad de afrontar el peligro. Miedo masculino al ataque frontal.Resentir: “Tengo miedo de lo que viene de mi cuerpo” (Mordeduras de animales, etc.) “No puedo apoyarme sobre mi cuerpo (simbólico: cuerpo médico). “No puedo contar con mi cuerpo”.Zurdo: Miedo impotente ante una urgencia: “No tengo derecho a defenderme”.Síntomas: Tos matinal con flema (no verde, blanquecina) que viene del mediastino = Timo. “Yo no acepto / no soporto mi cuerpo”.”Me han dicho algo insoportable” (Oreja = Se inflamarán los ganglios al nivel de la oreja.”El ser que quiero y que tengo que proteger está enfermo, y eso es peor que si yo mismo estuviera enfermo”.

    Timo:Causa probable: Glándula principal del sistema inmunológico. Cuando funciona mal: Sensación de ser atacado por la vida. «Desean hacerme daño.»Nuevo modelo mental: Mis pensamientos de amor mantienen fuerte mi sistema inmunológico. Estoy a salvo interior y exteriormente. Me curo con amor.

    GANGLIOS. Mononucleosis

     (Relación).

    Conflicto: Conflicto de miedo frontal al ataque inminente, enfrentamiento. Conflicto masculino (en femenino sería la Tiroides, tiempo).

    Ejemplo: Roger Federer cogió mononucleosis por miedo frontal a Nadal y compañía.

  • Mononucleosis, enfado y rabia por no recibir amor y aprecio.

    Mononucleosis Frecuentemente relacionada con un gran miedo de deber afrontar una situación que me llevaría a comprometerme en el plano afectivo.

    Causa probable: Sobreesfuerzo, más allá de los propios límites. Temor a no valer lo suficiente. Agotamiento del apoyo interior. Virus del estrés.Nuevo modelo mental: Me relajo y reconozco mi valía. Valgo mucho. La vida es fácil y dichosa.

    (FIEBRE GLANDULAR, ENFERMEDAD DE PFEIFFER):

    Causa probable: Enfado por no recibir amor y aprecio. Negligencia con uno mismo.Nuevo modelo mental: Me amo, me valoro y me cuido. Me tengo a mí mismo y eso es suficiente

  • MZYME

    La bebida a partir de una fermentación
    con unos ingredientes muy especiales!
    Con una botella de Mzyme usted posee un líquido muy especial y valioso en la mano!
    Los ingredientes son de alta calidad, conocida en Asia y ampliamente utilizado en
    alimentos de salud de apoyo, como la papaya verde, zanahorias Denshichi, salvado de
    arroz, algas Mozuku y la cúrcuma. Estos ingredientes especiales maduran en un año de
    fermentación y el proceso de refinación con Microorganismos Eficaces, de la empresa
    matriz ME Sanko Sangyo Co. Ltd., hacia un enfoque de fluido único.

    Por la fermentación natural con una partes de plantas seleccionadas y con
    Microorganismos Eficaces, se producen una pluralidad de enzimas, antioxidantes, y
    sustancias bioactivas, cuales son beneficiosos, armonizanté, estimulante y revitalizante
    para los organismos vivos. Los procesos metabólicos y el sistema inmunológico se
    estimulan, se promueve la regeneración y fortalece la vitalidad y el bienestar. Los
    antioxidantes son los adversarios de los llamados “radicales libres” que están implicados
    en el envejecimiento y en diversas enfermedades.

    Sanko Sangyo ® tiene un montón de tiempo y amor en el desarrollo del
    Mzyme invertido. Sólo se procesan los ingredientes orgánicos de alta calidad. Después
    de un largo proceso de maduración del preciado líquido se filtra muy finamente. Así
    todos los componentes de las plantas y los microorganismos estarán filtrados.
    Lo restante sigue siendo el mejor de la esencia de los ingredientes, puestos a disposición
    por los Microorganismos Efectivos.

    El contenido principal de la cúrcuma es gurrumino. En la medicina la gurrumina tiene
    un campo numeroso para su aplicación, tales como el cáncer de la inhibición de la
    reducción de Osteoporosis, inflamación, etc
    Uno de los principales componentes de Okinawa Mozuku algas es fucoidan. Se trata
    de un complejo polisacárido que contienen en abundancia las algas pardas como Kelb,
    algas marinas y algas Mozuca. Fucoidan tiene un fuerte efecto anti-cancerígeno
    atribuido (a la autodestrucción de las células cancerosas por apoptosis, una forma de
    muerte celular programada, publicado en la 55 ª Asociación Japonesa del Cáncer en
    2000).

MATERIA Y VIDA ( Gnomos, elfos, sirenas … un conocimiento mundial Naturaleza en la actividad creativa 9

Si existiera solamente la materia, uno realmente debería rechazar la idea de que hay fuerzas personificadas de la naturaleza. Porque, como hemos visto, los seres o “dioses” solo pueden ser inmateriales.

Pero si hay algo más que el “mundo material” de este mundo, entonces la existencia de seres naturales personificados ya no debería ser descartada, sino mirar con buenos ojos a la posibilidad de que existan.

Entonces surge la pregunta de si la idea generalizada de que todos los fenómenos de la naturaleza y de la vida se deben explicar realmente a partir de la materia es, de hecho, correcta. Como se mencionó anteriormente, muchos científicos todavía creen que solo existe lo material. En realidad, sin embargo, ya hay hallazgos importantes en la ciencia de la naturaleza que indican claramente que debe haber más que el mundo visible y mensurable.

Por ejemplo, uno se pregunta cómo puede suceder que átomos muy diferentes se combinen en grandes cantidades para formar un complejo y altamente organizado que está estructurado de manera más rica cuanto más avanza la evolución de la materia inorgánica (el reino mineral) a la orgánica (los reinos animal y vegetal). También esta sin aclarar, de dónde viene la vida en las células orgánicas. ¿Cómo pueden los componentes de materia simple formar un todo organizado y complejo? ¿Y cómo puede surgir la vida a partir de la materia inanimada, que también muestra la conciencia en un desarrollo superior?

En un esfuerzo por aclarar estas cuestiones importantes, los científicos han realizado numerosos experimentos e intentaron crear vida a partir de la materia, pero sin éxito.

Durante mucho tiempo se pensó, que para el origen y el desarrollo de la vida, una mezcla de proteínas o sustancias indispensables sería suficiente. Pero los experimentos demostraron que esa mezcla, compleja como era, nunca dio lugar a la vida. Y algo más quedó claro: en la “mezcla” experimental, las reacciones químicas no fueron creativas y constructivas, como en la evolución misma de la vida, sino, por el contrario, caóticas y desordenadas. Como resultado, las reacciones químicas pronto se detuvieron en lugar de continuar y desarrollarse. Lo que sucedió en el experimento corresponde a un principio universal (la segunda ley de la termodinámica): Dejado a sí mismo, la materia tiende a desorganizarse y asumir un estado cada vez más desordenado.

¿Entonces, dónde, si no de la materia misma, viene la dinámica interna mágica para organizar formas cada vez más complejas, para crear vida?

Entre los científicos, algunos han argumentado que debe haber algo fuera de la materia que lo organiza y vigoriza. Por ejemplo, Alexis Carrel, Premio Nobel de Medicina (1912) explicó:

“Es realmente imposible entender cómo
factores químicos y físicos que conocemos
determinan los fenómenos de organización, desarrollo y adaptación. Parece que todo Individuo de un tipo, es el cumplimiento de un plan,
y que los procesos fisiológicos se basan en una idea agrupada. Parece haber un guía de fenómenos fisicoquímicos por parte de un 
elemento psíquico. (…) Estos elementos mentales determinan la forma del Cuerpo durante su educación gracias a la mediación fisiológica y fisicoquímica
Mecanismos que conocemos “

Claude Bernard (1813 – 1878), un gran fisiólogo francés, escribió en su famosa obra “La Introducción a la Medicina Experimental”:

“En cada germen viviente hay una idea creativa que está evolucionando
y se expresa a través de la organización. A lo largo de su duración, la entidad viviente permanece bajo la influencia de esta misma fuerza de vida creativa, y la muerte ocurre cuando esa fuerza
no puede operar más. Aquí, como en todas partes, todo se deriva de una idea que crea y se conduce sola. Los medios de las manifestaciones fisicoquímicas son comunes a todos los fenómenos naturales, y se quedan mezclados, desordenados, como las letras del alfabeto en una caja, donde una fuerza las busca para expresar los mecanismos más diversos. Siempre es esta misma idea de la fuerza de la vida la que informa al ser. “

Pensamientos similares también fueron expresados por otros científicos.

Pero como sean llamadas las formulaciones – “Idea”, “fuerza de vida creativa”, etc. – se trata de la comprensión de que hay fuerzas que controlan y ordenan fuera de la materia. ¿Es posible deducir una indicación de la actuación de fuerzas inmateriales y personificadas, como lo son los seres de la naturaleza? ¿Es así concebible que las fuerzas controladoras y ordenadoras que actúan sobre el mundo material son auto-formadas y también tienen conciencia? Ambos deberían ser el caso, ya que los seres tienen una forma grabable y actúan de forma racional.

Forma y conciencia

La imagen que uno toma de las fuerzas de la naturaleza a menudo es borrosa. En términos generales, se piensa que es algo abstracto, sin consistencia, que pertenece más a el ámbito de las “ideas”. Naturalmente se muestra una parte de las fuerzas naturales en la forma de corrientes de fuerza mensurables, como es el caso en la Tierra, donde, por ejemplo, se encuentran corrientes magnéticas o eléctricas. Además, podemos observar el efecto de las fuerzas naturales, como el movimiento de corrientes de agua, vientos, géiseres, etc. Sin embargo, esto aún no explica el poder de conformación, diseño y preservación que actúa en todas partes en la naturaleza con precisión increíble y belleza armoniosa. ¡Esta función de gestión y organización que subyace a los procesos físicos y químicos observables, señala a algo que supera con creces el mecanismo de acción de las corrientes de fuerza simples! Uno puede observar fácil que la naturaleza no funciona “de alguna manera”.

Por ejemplo, durante el crecimiento de una planta, las fuerzas de la naturaleza dirigen los fenómenos fisicoquímicos, así como la multiplicación de las células. Más precisamente, no solo orientan los procesos biológicos, sino que también los controlan. Al cambiar su crecimiento en condiciones adversas, las fuerzas también muestran una reacción y adaptabilidad.

Entonces, es obvio que no solo las fuerzas neutrales están obrando, sino que hay una conciencia guía detrás de ellas. Pero ser capaz de dirigir, es decir, dar a los procesos físicos y químicos un curso específico preparatorio, para entonces poder ejercer una presión, las fuerzas deben necesariamente tener también cierta consistencia, y, por lo tanto, inevitablemente, una forma.

¿Se sitúa el pensamiento todavía muy lejos, llamar a estos seres fuerzas conscientes y formadas? La creencia en los “dioses” de la antigüedad o los seres naturales, cuyas sutiles formas corporales pueden ser vistas por clarividentes, de repente no parece estar muy lejos. Encaja sorprendentemente bien con los resultados de la investigación científica en los límites del mundo material.

Formación y preservación

 

Otra manera de reconocer que la materia no puede organizarse ella misma, radica en reflexionar sobre la fuerza cohesiva que permite a las diversas formas mantener su apariencia a lo largo del tiempo o funcionar como un todo concreto.

Una tal “fuerza de cohesión” en realidad existe para cada forma. Mantiene la totalidad de los componentes materiales (moléculas, células, etc.) juntos en un todo organizado y funcional. Esto, por ejemplo, hace que el cuerpo humano retenga su forma y propiedades, a pesar de que la totalidad de las células que lo componen se renuevan constantemente, de modo que después de siete años no queda una sola célula vieja. Cada planta, también, permanece por sí misma como es sin disolverse en su entorno, aunque constantemente entra en contacto con innumerables sustancias extrañas a través de la tierra, el aire o la lluvia. Respectivamente – uno piensa en los nutrientes, que están siendo transmitidos a través de ellos.

Uno solo puede admirar ante esta fuerza formativa y sostenedora, por ejemplo, al mirar las corrientes oceánicas, como la corriente del Golfo, que conserva sus características a lo largo de miles de kilómetros. Las moléculas de agua que lo componen en realidad permanecen agrupadas; mantienen su propia temperatura y velocidad sin mezclarse con otras aguas, algo similar se lleva a cabo con las corrientes de aire. La corriente de Jet, por ejemplo, mantiene su velocidad y sus propias características, aunque atraviesa largas distancias y diferentes entornos.

Pero ¿cuál es la naturaleza de esta “fuerza de cohesión”? No puede ser el resultado de las partículas materiales que pertenecen a una forma particular. Porque cada forma conserva todas sus características, incluso si pierde algunas de sus partículas. Por ejemplo, si podamos un manzano, entonces él no deja de ser un típico árbol de manzano. Continúa creciendo en su forma apropiada y continuará llevando manzanas. Una piedra pómez que pierde masa debido a la erosión al igual conserva su propiedad de nadar en el agua. Un cuerpo humano que ha perdido una de sus extremidades debido a un accidente al igual seguirá funcionando tan bien como sea posible de la manera habitual, aunque ya no tenga una parte de su tejido.

Todo esto parece evidente para nosotros, pero muestra que la fuerza vinculante para preservar la forma no proviene de la forma misma, de la materia. Algo en ello actúa desde afuera. 

Aunque la palabra “algo” realmente no encaja bien aquí, porque se refiere a objetos o cosas, pero no a fuerzas conscientes y personificadas. Pero de ellos se trata, en la formación y preservación. Porque lo que anima las formas corporales humanas y animales, ese es el espíritu en el ser humano y un núcleo esencial del alma en el animal.

¿Pero, qué hay del crecimiento de las plantas, los vientos y los ríos, el fuego y la tierra? ¿Existen también aquí fuerzas vigorizantes que actúan desde el exterior? En la antigüedad esto se afirmó, y uno reconoció en los seres esenciales la esencia en la naturaleza. Uno habló de “dioses” y “espíritus” de la naturaleza o más exactamente de los “espíritus” de las plantas, los vientos, los ríos, etc. Uno podría ver en ello un paralelo cómo el espíritu humano que da forma y vivifica su cuerpo. Los seres esenciales realizan algo similar en las formas de la naturaleza.

El hecho de que todas las formas de la naturaleza vuelvan al funcionamiento de los seres conscientes, no tiene que ser tan sorprendente. Porque en el mundo físico todas las cosas materialmente hechas que nos rodean proceden – herramientas, máquinas, viviendas – también de la actuación consciente de los seres vivos, de los constructores, artesanos o trabajadores. Sus formas no tienen que agradecer los objetos solo a una fuerza que descansa en ellos mismos. ¿Cómo deberían moldearse las formas en la naturaleza ellos mismo?

En la actualidad, nuestra ciencia se ocupa principalmente de la materia, de la composición química o de la estructura atómica del mundo físico. Lo que está posiblemente detrás de los eventos visibles y medibles, a ella no interesa. Por lo tanto, científicamente ni siquiera se considera la existencia de los seres o su importancia esencial para la formación de la forma en la naturaleza. Actualmente no hay lugar en nuestra visión del mundo para las fuerzas personificadoras que dirigen y guían la naturaleza.

En el pasado, la situación se revertía: las personas tenían un amplio conocimiento de los aspectos invisibles de la realidad, pero sabían muy poco sobre la naturaleza de la materia.

Estos dos acercamientos a la verdad – la experiencia personal y la investigación objetiva – no tendrían que ser contradictorios, sino podrían complementarse. Una no está equivocada porque la otra es correcta. Ambos enfoques describen diferentes aspectos de una y la misma realidad – Aspectos que juntos podrían dar una imagen holística.

¿Actúan las fuerzas naturales ciegamente y destructivamente?

Con respecto a la manera estimulante, constructiva y racional en la que funcionan las fuerzas de la naturaleza, para provocar los milagros en los reinos minerales, vegetales y animales, uno fácil se puede imaginar que aquí están actuando los seres conscientes.

Más pesados nos ponemos cuando consideramos el tremendo daño y numerosas víctimas de huracanes, erupciones volcánicas, terremotos, avalanchas, deslizamientos de tierra, inundaciones y mareas vivas.

Los desastres naturales van más allá de lo habitual y parecen suceder fuera del orden ordinario. Tienen un efecto destructivo en nuestra comprensión de una manera sin sentido e inútil y uno estaría inclinado a describir tales eventos y atribuyéndolos a la materia autoimpuesta, clasificándolos ellos como “casual” y desordenados, antes que como resultado de la actividad de los seres conscientes.

¿Ahora, cómo es realmente con eso? ¿No contradice la realidad que existen desastres naturales la existencia de seres conscientes? ¿Es concebible que las fuerzas de la naturaleza a veces actúan “ciegas” y destructivas?

En ciertos casos, la destrucción de lo falso parece ser el principal objetivo de las convulsiones en la naturaleza. Por ejemplo, si uno piensa en el diluvio “enviado por Dios”, según la tradición, a la que solo escapó Noé con su familia, la lluvia de fuego que el Creador dejó caer sobre Sodoma y Gomorra, o las plagas que debían contribuir a la liberación del pueblo judío de la cautividad egipcia, entonces uno puede reconocer un significado en las catástrofes naturales destructivas.

  • Autor “Christopher Vasey”
  • Traductor ” Michael Wirz”

ÁNGEL Y SERES DE LA NATURALEZA ( Gnomos, elfos, sirenas … un conocimiento mundial Naturaleza en la actividad creativa)

Por supuesto, uno puede preguntarse al estudiar las respectivamente inspiradas escrituras bíblicas, si el término “ángel”, quien expresa algo muy alto y especial, está justificado en cualquier caso que pone de manifiesto algo muy cercano a Dios. ¿No fue quizás utilizado incorrectamente, debido a dificultades de traducción o simplemente porque no se encontró una mejor expresión, para describir el actuar de los seres invisibles? Según André Chouraqui, un famoso traductor francés de la Biblia y el Corán, la palabra hebrea para los ángeles significa un ser que “lleva a cabo un trabajo”. Esto no necesariamente tiene que ser una tarea como embajador, pero también puede implicar una actividad relacionada con elementos naturales.

Pero es obvio que los seres que tienen su origen en lo divino no se pueden equiparar con aquellos seres que actúan como fuerzas elementales de esta pequeña tierra. Entre otras cosas, la mezcla conceptual de ángeles y seres naturales fue promovida por el hecho de que la iglesia cristiana una vez luchó al máximo contra todos los cultos que estaban dedicados a criaturas esenciales o “dioses”. Por ejemplo, en el siglo VI, en el edicto de Justiniano contra la doctrina de Orígenes – con lo que al mismo tiempo se desterró la creencia en la reencarnación – se dictamina, que todos deben ser excomulgados, los que afirman que el cielo, el sol, las estrellas, etc., son seres vivientes o respectivamente conscientes (sexta propuesta del edicto). Esto sugiere que los traductores de textos bíblicos enfrentaron algunas dificultades. Porque una y otra vez en las Escrituras, por ejemplo, se mencionan las “legiones del Señor”, lo que significa no solo ángeles. Aunque la Biblia menciona explícitamente “legiones de ángeles” (Mateo 26, 53), pero designa – con el término más común “ejércitos” – también otros seres. Esto se muestra, por ejemplo, en los versículos 19 a 21 del Salmo 103

“El Señor ha preparado su silla en el cielo, y

su reino gobierna, sobre todo. Alabad al Señor, vosotros, sus

ángeles, vosotros héroes fuertes, vosotros los cuales alienáis sus mandatos

¡para que se oigan a la voz de su palabra! Alabad al

Señor, a todos sus ejércitos, a sus siervos, ¡que

hacen su voluntad!”

 

. En otra parte, el salmista amonesta a todas las criaturas de Dios de alabar al Señor. Él hace esto, llamando uno después del otro comenzando con aquellos que viven “en lo alto” y terminando con aquellos que moran en la tierra. En la larga lista de las criaturas mencionadas, uno puede encontrar nuevamente que los ángeles y los ejércitos del Señor son llamados por separado:

“Aleluya!” Alabad al Señor en el cielo; ¡Alabadle en las alturas!

Alabadle, todos sus ángeles; Alabadle, ¡todo su  ejército!” (Salmo 148,1–2)

Consideremos, por lo tanto, a los seres naturales y sus grandes líderes esenciales como pertenecientes al ejército del Señor, y concedamos a algunos textos bíblicos una mezcla de conceptos, caracterizados por problemas de traducción, pero antes también se reveló del trasfondo histórico descrito.

En la historia del Antiguo Testamento de la captura de Jericó por Josué y las tropas israelitas, los “ejércitos” mencionados allí pueden asignarse fácilmente al trabajo de los poderes esenciales. ¿Porque quién viene a ayudar a Joshua frente a la ciudad con barricadas? No es un ángel, sino alguien que se llama a sí mismo “príncipe del ejército del Señor” (Josué 5, 14). Y durante los siete días en que los israelitas marchando soplando las trompetas alrededor de la ciudad, las fuerzas de la naturaleza preparan el colapso de las murallas de la ciudad – probablemente debido a los cambios en el subsuelo.

Si la naturaleza no fuera movida y animada por fuerzas personificadas, ¿cómo debería uno entender esas declaraciones bíblicas en las que los elementos son considerados o invocados como seres con conciencia?

Cuando se dice: cuando a mí las estrellas de la mañana están elogiando el uno al otro “(Job 38: 7) o también: “Alabad al Señor en la tierra … fuego, granizo, nieve y vapor, vientos de tormenta, quienes alinean su palabra “(Salmo 148, 7-8), entonces uno solo puede suponer que detrás o en las manifestaciones en movimiento – fuego, granizo, vientos, estrellas – hay seres conscientes y receptivos que siguen la voluntad de Dios, sirviendo a su Palabra.

Por supuesto, se podría argumentar que la personificación de las fuerzas naturales es una práctica común en la poesía, y que los pasajes bíblicos que acabamos de mencionar son ejemplos de esto. Pero la poesía edificante a menudo expresa conexiones ocultas y eso es precisamente lo que toca nuestra sensación. Es cierto que los libros de Job y los Salmos se llaman “libros poéticos”. Sin embargo, pasajes similares sobre la respuesta de las fuerzas naturales también se encuentran en los relatos de la vida de Jesús.

El Evangelio de Mateo nos dice que un día Jesús cruzó el lago de Tiberíades, también conocido como el Mar de Galilea, con sus discípulos. Una fuerte tormenta amenazaba con hundir el barco en el que se encontraban

“Entonces les dijo: Vosotros de crecimiento-pequeño                                                                                     ¿porque estáis tan temerosos? Y se levantó y amenazó                                                                                       el viento y el mar; entonces estaba completamente en quietud.                                                              Pero los humanos se asombraron y dijeron: ”                                                                                                           ¿Qué clase de humano es aquel que le obedecen el                                                                                           viento y el mar?”  (Mateo 8: 26-27).

Uno puede preguntarse por qué este texto expresa que Jesús, al cual debido a su origen de Dios los elementos de todos modos están subordinados, ¿amenazo viento y mar? La Omnipotencia de su Voluntad debería ser suficiente para cambiar el curso de los eventos naturales, es decir, para calmar los elementos. Pero solo la palabra “amenazante” indica que Jesús se dirigió a una conciencia. Expresa, que Él confronto Su Voluntad a aquel ser sustancial responsable de la tormenta. para que puedan tomar conciencia de lo que se requiere de ellos: para interrumpir ahora el impulso de su actividad.

                                                              Los grandes líderes esenciales

Hasta ahora, hemos mencionado pasajes bíblicos en los que los seres fueron llamados indirectamente o llamados ángeles. Sin embargo, se dejan encontrar también referencias más directas. Por ejemplo, se nombran gigantes que, como su nombre lo indica, son seres de muy gran dimensión: “También vimos gigantes allí, los hijos de Enoc de los gigantes; y éramos como langostas delante de nuestros ojos “(Moisés 13, 33). El sentirse pequeño – “como las langostas” – indica el enorme tamaño de tales seres. Sin embargo, estos gigantes no deben confundirse con personas inusualmente grandes, como Goliat, quien fue vencido por David. Este se describe claramente como un ser humano y medio según la escritura “solo” tres metros (1.Sam. 17, 4).

Otra gran categoría de seres mencionados explícitamente en la Biblia, y en numerosos lugares, son los “dioses” de la antigüedad, es decir, los grandes líderes de los seres. Por ejemplo: “Dios está en la comunidad de Dios y es Juez entre los dioses “(Salmo 82: 1). En los “dioses” aquí mencionados no se trata de formaciones de pensamiento humanos, sino de grandes líderes esenciales “en las nubes”: “Porque quien en las nubes puede ser valorado como el Señor, ¿y ser igual entre los hijos de Dios del Señor? “(Salmos 89: 7).

El rango jerárquico que se toman cargo estos “dioses”, también se describe exactamente – Dios está por encima de todos los líderes esenciales: “Porque yo sé que el Señor es grande y es nuestro Señor delante de todos los dioses” (Salmo 135: 5). De una manera más explícita aún, explica el salmista la relación entre los líderes esenciales y Dios: el Creador es “Dios de todos los dioses” (Salmo 136: 2). Entonces, no solo nosotros, los humanos, sino también los líderes esenciales adoran a Dios como el Supremo. Ya que cada criatura le debe a Dios su ser.

En una traducción de la Biblia, se observa que la primera oración del Salmo 29: “Traen al Señor, vosotros poderosos … ” también “Traen al Señor, vosotros dioses…” podría ser traducido, porque con los “poderosos” son los “dioses” se trata de las religiones paganas, que están llamadas, de reconocer la dominación del Único Creador. Pablo confirma en una de sus cartas a los corintios también la existencia de los “dioses” respectivamente líderes o “Señores”, pero también señala a una jerarquía natural:

“Y si bien tales son, los que están llamado Dioses, sea en el cielo o en la tierra (son muchos Dioses y muchos Señores), al igual solo tenemos un Dios, el Padre, de quien son todas las cosas, y nosotros a Él “(1 Corintios 8: 5-6).

                                                                El conocimiento del verdadero Dios

Entonces, hay muchas referencias en la Biblia que apuntan a la existencia de los pequeños y grandes siervos esenciales de Dios. Pero nunca corresponde nuestra adoración a los ayudantes ejecutivos porque: “¡Yo soy el Señor, tu Dios! No tendrás dioses ajenos a mi lado “(Moisés 5: 6-7). El Dios Todopoderoso está por encima de todo y debe ser respetado y adorado como Único.

Sin embargo, la creencia en los “dioses” esenciales no estaba falsa. En todas partes del mundo hubo cultos que cuales en relación con ellos fueron practicados. Debe suponerse que este tipo de fe fue un paso necesario para el reconocimiento real de Dios y también ha sido querido por el Creador mismo, quien lo ha “ordenado a todas las naciones bajo todo el cielo” (Moisés 4, 19) – hasta que esta creencia universal en los “espíritus de la naturaleza” y “dioses” fue reemplazada por el reconocimiento del Supremo.

Este fue el caso con el pueblo de Israel: “Pero a vosotros el Señor os ha aceptado, y del horno de hierro, es decir, dirigido fuera de Egipto, para que vosotros fueseis su pueblo de herencia, como lo es en este día “(Moisés 4:20). El pueblo judío debería renunciar su sola mirada a los seres servidores para pertenecer a Él y de abrirse al único Dios quien está, sobre todo. Tales cultos ahora están desactualizados. Para que la nueva fe se fortalezca y viva en el humano, debe dedicarse por completo a Él. De ahí la exigencia del primer mandamiento “¡No deberías tener otros dioses a Mi lado!”

Quien lee la Biblia con atención, por lo tanto, reconoce muy claramente que no se niega la existencia de servidores esenciales en ella, sino que se confirma – y que el culto dedicado a ellos fue para un cierto período de desarrollo humano correcto, de hecho, deseado de Dios.

El juramento de los doctores

“Juro por Apolo el doctor, y por Asclepio, Hygieia y Panakeia, y a todos los dioses y diosas como testigos, que cumpliré este juramento y este contrato por todos los medios y según mi juicio … ”

Extracto del “Juramento de Hipócrates” (400 ante de Cristo)

                                                                         Los seres y la ciencia

La ciencia no resta valor a la existencia de fuerzas personificadas en la naturaleza que se ocupen de la materia y de los diversos fenómenos que tienen lugar en ella. Describe la creencia en seres y dioses como a lo sumo un ingenuo intento del humano, de explicar el mundo que lo rodea – en un momento en que la ciencia todavía estaba en su infancia. Hoy, sin embargo, esta creencia de nuestros antepasados, surgiendo de personas la imaginación primitiva e ignorante, ya no ofrecen una explicación válida de la realidad.

Según la ciencia, las rocas y los cristales no se forman como resultado de la actividad de los gnomos, ni las flores crecen y se desarrollan gracias a la atención atenta de los elfos. Tampoco son las sílfides los que ponen en movimiento los vientos, o sirenas moviendo las corrientes oceánicas. Para la ciencia, los poderes personificados que afectan a la naturaleza son inexistentes. Tampoco necesitan existir, ya que, de acuerdo con la opinión científica predominante, la materia lleva dentro de sí todas las fuerzas que necesita para aparecer “animada” y para “organizarse”.

Con los 140 elementos básicos que se conectan entre sí y forman moléculas cada vez más complejas, hasta que las formas minerales, vegetales y animales emergen de esta manera, se pueden explicar todos los fenómenos de la naturaleza y la vida.

Un principio de muchos científicos sigue siendo: “Solo lo que es material existe”. En otras palabras, fuera del material, no hay nada, que podría desencadenar como “causa” un “efecto” en nuestro mundo.

 

  • Autor “Christopher Vasey”
  • Traductor ” Michael Wirz”