“Tu destino descansa en tu propio pecho”( EL CAMINANTE DE LOS MUNDOS )

¿Con qué frecuencia nos causan rompecabezas y adivinando los acertijos el propio o el destino de otros? Cuantos humanos de los que sabemos que solo quieren lo bueno, están muy deprimidos por las preocupaciones y las dificultades. Cuantos niños vienen a la tierra con una aflicción física, una enfermedad hereditaria o con defectos de carácter, por lo tanto, está cargado con un destino para el cual ciertamente aún no había ninguna razón en esta vida terrenal. De tales ejemplos existen muchos, donde humanos tienen que soportar el boleto de rifa, lo cual, a ellos a pesar de su buen querer, y a pesar de su pureza en su búsqueda y la integridad en su comportamiento les caen más frutas amargas que dulces del árbol del destino, en el camino de su vida.

……. Aquí surge la pregunta: ¿Dónde está la causa si solo hubiera una única vida terrenal? En los menores de tales casos, se deja la causa y el efecto retroactivo y el reconocimiento de esta repercusión se relaciona con una sola vida terrenal. Porque, ¿dónde está el hombre terrestre que, al violar las Leyes de la Creación, se involucra en un destino o karma, y en la misma vida terrenal puede redimirlo por completo? Esto requiere una transformación interna radical del humano, que solo ocurre muy raramente en la larga existencia de la inercia espiritual.

…….Como se solventa la pregunta al contrario, cuando uno sabe que un alma humana puede regresar por la gran Gracia del Creador, para recibir otra oportunidad en otra vida terrenal de pagar su deuda. De lo contrario, tendría que sufrir constantemente por su destino no resuelto y al final, perecer espiritualmente, en caso de que no tendría una posibilidad, de resolverlo allí, donde ella lo puso en el mundo, a saber, en la tierra. De acuerdo con la ley del ciclo, el anillo de un evento debe cerrarse donde se inició. Por lo tanto, una acción malvada visible en la tierra también debe ser resuelta aquí, por lo cual el alma humana en la mayoría de los casos tiene que nacer de nuevo en la tierra.

…….Pero el resolver las faltas pasadas no es el único y original propósito del renacimiento. Debería ser que, el germen espiritual del humano, cual primero es inconsciente por existencias repetidas en la tierra coleccionara más bien las experiencias de la vivencia terrenales, las cuales él necesita para su evolución y madurez, hasta que él, como espíritu consciente de sí mismo, pueda ascender al hogar espiritual, al paraíso. El humano, sin embargo, ha desatendido este desarrollo previsto para él en la Ley de la Creación, mientras él ha tomado caminos equivocados por su propia iniciativa. Como resultado pasa, que hoy día casi todos tienen que lidiar solo con su malvado destino.

……. El destino está sujeto a la ley de Interacción o Retroactividad, que se expresa tan simple y tan bien en las palabras de la Biblia: “Lo que el humano siembra eso lo cosechara” (Gal. 6,7).

……. ¡Incluso lo cosechará multiplicadas veces! Esto se aplica no solo en el proceso natural, sino también en las acciones y el pensamiento del humano; porque él hace como criatura ninguna excepción de ello.

…….Él es visto espiritualmente un sembrador, cual dispersa su siembra del destino. Bajo la influencia de las Leyes de la Creación Intocables, ella madura en una fruta que corresponde exactamente a su voluntad y que tiene que disfrutar solo él. La culpa, la cual él empieza, solo se la puede asumir él, y solo expiar él mismo, ningún otro puede hacer eso para él. Tampoco Jesus, el Hijo de Dios. No se dice en vano: “lo que el humano siembra, lo cosechara”, ¡él, el humano mismo!

……. De esa manera, al transferir en la legalidad de la siembra y la Cosecha al curso de la vida humana, llegamos a resultados completamente diferentes, que en cualquier caso son mucho más verdaderos y verídicos que los puntos de vista generalmente prevalecientes y generalizados del humano. De este modo, somos capaces de reconocer que el humano no está de ninguna manera sujeto a un destino predeterminado por otros, y que no se enfrenta débilmente a un destino predeterminado, como los fatalistas lo afirman.

……. Primero, la “predestinación” siempre está en sus manos; en segundo lugar, no es impotente a su destino. Porque, así como puede hacer su voluntad de hacer algo mal, también está en cada momento en condiciones de poner fin voluntariamente a su falsa aspiración con lo que él simplemente trata de pensar seriamente solo cosas buenas y de hacer solo cosas buenas. Como resultado, puede él mitigar las repercusiones de los hilos oscuros del destino cuales le deben golpear algún día en algún lugar. Él puede hacer que la repercusión sea incluso ineficaz por la persistencia de la buena voluntad, que equivale a un reemplazo emblemático (simbólico). ¡Por otro lado, es imposible mitigar o revertir la repercusión de una deuda existente mitigándola mediante cualquier sanción!

……. Por lo tanto, el destino significa lo bueno y lo malo, que el ser humano deja surgir del libre albedrío en su alma y luego lo cual él lo “envía” fuera al mundo. Un día viene lo” enviado” inevitablemente de vuelta a él, y luego él es perseguido en la interacción por el destino, sufre fuertes golpes del destino o experimenta el favor del destino como la cosecha del bien. El origen del destino esta tendido siempre por completo en el humano personalmente y en ninguna otra parte, tal como lo deja decir Fridrich Schiller a la Virgen de Orleans: “Tú destino descansa en tú propio pecho!” Quien reconoce eso, le vendrá la causa de todos los percances y sufrimientos a de buscar en primera línea en sí mismo y abrirse mediante ello el camino al humilde reconocimiento de su culpa, sin la cual no hay recepción de la latente Gracia de Dios en las Leyes de la Creación, cual únicamente puede otorgar la salvación de los pecados y, por lo tanto, el perdón.

                                                                                           Estigmas

 

Consideremos una vez bajo observación la legalidad de sembrar y cosechar, de efecto y efecto retroactivo, de las bien conocidas estigmas de hoy en día. Lo que se refiere, por supuesto, solo los estigmas reales las que ocurren por sí mismas, no aquellas engendradas por el fanatismo religioso y el fanatismo como resultado de la autoinfluencia.

…….Que han sembrado aquellos humanos, en aquellos que los estigmas se muestran más o menos? Porque como tienen que sufrir física y emocionalmente, la causa puede no haber sido buena. El dolor como cosecha nunca será el resultado de una buena siembra, exactamente tampoco como de un cardo crecería un trigo. Eso también sería una injusticia, cuál no sería posible según las Leyes incorruptibles de la Creación.

…….Se destaca, que los estigmas de los estigmatizados parecen exactamente a aquellos, cuales a Jesús, al Hijo de Dios fueron dolorosamente infligidos en su crucifixión. Este hecho sugiere un contexto personal: Debe haber habido algo dramático entre Jesús y estos humanos, que dio lugar a tal destino. Entonces probablemente no fallaremos, si buscamos lo que sucedió en aquello, que esas almas humanas que estaban en la tierra entonces eran hostiles al Hijo de Dios por su libre voluntad y le burlaron o incluso lo blasfemaron, cuando Él sufrió en la cruz y murió.

…….Por lo tanto, los estigmas deben explicarse como una consecuencia del resultado de una culpa personal a Jesus, lo cual se expresa visiblemente en las encarnaciones de estas personas! Además, tales almas son entonces en sus tiempos de sufrimiento con estigmatas no distinguidos o “benditos”, sino en lo contrario por su destino auto-infligido de ser considerado como marcados.  Solo el reconocimiento de su culpabilidad y el pedido de perdón pueden liberarles de ello; entonces los estigmas no aparecerán de nuevo.

                                                El seguir existiendo del alma después de la muerte

Nacimiento y muerte son el comienzo y el final de la vida terrenal, y nadie que todavía tenga una pequeña búsqueda de la verdad en sí mismo puede ignorar las dos preguntas importantes de cómo la vida entra en el cuerpo terrenal y dónde queda después de la muerte.

……. La mayoría de los humanos se han quedado estancados, en sus puntos de vista solo a lo terrenal, de manera que ya no se pueden desencallarse de ello.  Por el unilateral educar del encadenado, por lo tanto, del intelecto transitorio, ellos han perdido una clave muy importante en su búsqueda de los acertijos de la vida, es decir, la capacidad de sacar conclusiones de lo que está “arriba”, en lo que se muestra “abajo” como un efecto. Además, incluso en el estudio de los efectos de ” abajo” se pueden obtener un conocimiento más elevado, considerando que las mismas Leyes están activas tanto en el mundo visible como en el mundo terrenal invisible.

……. Estas Leyes de Creación no solo moldean lo terrenal, sino también lo “Sobre terrenal”, y continúan afectando que nada se pierda en la gran Creación. Como resultado, la vida que ha dado paso a la muerte desde el cuerpo terrenal también debe tener una forma, y esta forma debe haber llegado a alguna parte. Y así es de hecho: la “vida formada” que abandona el cuerpo muerto, es el alma que pasa después de la muerte en forma humana al llamado “más allá”, un término colectivo para varias regiones diferentes.

……. A cuál lugar donde el alma llega allí está condicionado por la Ley de la Gravedad. Dependiendo de cómo se hizo ligera o pesada en la tierra a través de sus pensamientos y acciones, se levanta o cae después de su partida a la región que tiene el mismo peso que el alma, donde luego se siente atraída por su igualdad.

……. El humano tiene sobre el vivo acontecimiento en la Creación demasiado estrechos y unilaterales conceptos, así como sobre la continuación del alma después de la muerte, si realmente cree en ello. Él es a menudo de la opinión de que el alma se va a descansar después de la muerte. Justo lo contrario es el caso: ¡Si el alma después de la muerte quiere seguir viviendo, entonces no puede dormir, sino, que se tiene que mover! ¡Debido a que solo el movimiento es vida!  Frases como: “Él fue al descanso eterno” y “Descanse suavemente!” por lo tanto, dan un concepto completamente falso de los eventos en el más allá.

…….En el más allá prevalece intensa actividad y el experimentar es mucho más fuerte y más rico allí que aquí en la tierra. El humano encuentra en el más allá todo lo que pensó y sintió en la tierra. Son sus obras cuales le siguen o cuales le esperan, las buenas como las malas. Solo ellas ya serian suficientes, de no dejarle llegar a descansar. ¡Por lo tanto, de un descanso personal o descansar de los muertos hasta al Juicio final, no puede haber ningún discurso!

……. El “resucitar al Juicio Final” tiene un significado muy diferente de lo que los humanos se lo piensan: ¡No todos los muertos, sino todo lo muerto debe ser despertado! Esto incluye las características maliciosas latentes como dormidas en las almas humanas, que están despertando por la Fuerza de Dios, fortalecidas en el momento del juicio, es decir, están forzadas al movimiento más elevado, para que ellos se juzguen a sí mismos en ello. Aquellos que fracasan en este gran juicio del mundo como resultado del fracasar por su propia culpa aquel decae a la “otra muerte” que es la “eterna”. Él pierde su autoconciencia laboriosamente adquirida.

……. Es por eso, que el humano nunca olvida su verdadera meta de su ser: ¡el paraíso! El camino hacia allí conduce a través del más allá; La muerte terrenal solo es una Puerta en ese camino, que continua más allá de lo terrenal que ofrece al caminante de los mundos a niveles superiores, una perspectiva sorprendente a otro mundo terrenalmente invisible cual aún está  mucho más potente y más bello que la tierra.

…….Habitualmente se les regala a los humanos terrenales posibilidades de una conexión con el más allá, que resultan en desarrollo natural, y no tienen nada que ver con remedios artificiales que siempre conllevan un peligro y raramente transcurren sin daño físico y mental. De esa manera, por ejemplo, el poeta inglés fallecido en 1934 H. Dennis Bradley había prometido, después de su muerte escuchar de él, si eso después de todo será posible. Y, de hecho, poco tiempo después, logró dar una muy buena descripción de su vida del más allá a través de un médium, que, entre otras cosas, dice lo siguiente: “El paisaje, en el cual nosotros vivimos, se diferencia muy extraordinariamente de lo terrenal, ello es de afortunada pureza y claridad. Hay Luz infinita y nada de gris o incluso oscuridad.

…….Aquí también hay un suelo terreno y un mar, árboles y plantas, pero todo es más bello y más maravilloso que en la tierra.

…….Incluso el plumaje de los pájaros es más brillante y más colorido. Ahora lo más extraño la impresión que causan las flores. No solo emiten un aroma, sino también maravillosos sonidos, no oíble a la oreja terrenal, que son diferentes en cada tipo de flor.

…….Aquí uno no conoce ningún cansancio y ninguna necesidad de descansar, sino se siente siempre atravesado de una maravillosa fuerza. El tiempo no juega ningún rol. Uno siempre está ocupado, porque hay un millón de veces más de aprender aquí, que en la tierra.

……. Aquí están de encontrar millones y millones de almas cuales todas ya han dejado la tierra. Los espíritus se pueden comunicar entre ellos, también cuando ellos en la vida terrenal han hablado diferentes idiomas.

…….Maravilloso también está la capacidad del desplazamiento. No es de forma terrenal, debido que aquí no hay un cuerpo terrenal. Si tengo una forma, la cual se podría comparar con mi cuerpo, pero no estoy atado por ella.

……. Donde estamos nosotros, es suficientemente desear a sí mismo un lugar, para también al instante estar en ese sitio y lugar.

……. En el futuro, probablemente sea posible de nuevo, de establecer una comunicación entre los humanos de la tierra y las almas en el más allá. Pero para ello es necesario que el humano con fiel confianza abra las puertas del conocimiento, las cuales él mismo ha cerrado por su incredulidad”.

…….La muerte terrenal tiene que perder sus atemorizamiento, si nosotros sabemos que para los humanos con visión de futuro es simplemente una transición de un nivel de Creación a otro. El alma con el espíritu como núcleo solo desprende con ello su envoltorio terrenal transitorio, sin embargo, se guarda la forma del cuerpo, como peculiaridad del espíritu, cuyo verdadero hogar es el Reino Espiritual, también llamado el Paraíso. El camino hacia allí es lejos, pero jardines claros lo bordean, en los cuales el apresurado espíritu humano encuentra ayudas maravillosas y hallazgos de fortalecimiento refrescantes. Uno de eso jardines lucidos retrata el fallecido poeta desde el más allá.

…….No solo una vez tiene que ser nacido y haber fallecido el alma humana, hasta que haya alcanzado esa levedad y, por lo tanto, la pureza, cual la desprende por completo de lo terrenal. Luego viene una vez una muerte terrenal, la cual es la última para el alma humana. Liberada de todas las cargas terrenales, el espíritu puede alborozando correr al encuentro de las esferas más lúcidas, hasta que a él finalmente se le abren las puertas del paraíso. Con el paso del umbral al Reino del Espíritu, él ganó la “otra vida”, y sobre él se forma un maravilloso Rayo de estructura, lo cual le deja felizmente alegrarse: ¡la Corona de la Vida Eterna!

Escrito ” Herbert Vollmann – escrito en las cercanias de Abd Ru Shin- “

Traduccion ” Michael Wirz “

Libro : ” El Caminante de los Mundos “

                       

Publicado en: LUZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.