TENEMOS QUE MIRAR HACIA EL MUNDO DE LOS MICROORGANISMOS, HACIA ESTOS PEQUEÑOS SERES VIVOS CUYA EXISTENCIA MANTIENEN NUESTRA VIDA.!

                Microorganismos efectivos «ME»

Se emplea para nuestra salud, para suelos sanos, plantas sanas y animales sanos, para el compostaje, para la limpieza y purificación de aguas residuales y para el cuidado natural de plantas. También para la prevención de parásitos, así como para producto de limpieza en casa.

Con el microbio comienza la evolución de lo viviente.

Las preguntas del «porqué», del «para qué» y el «sentido de lo vivo en la tierra» y , aún más allá, del universo, las comprenderemos solo cuando reconozcamos la indivisible unión de los sucesos cósmicos y nos identifiquemos con ellos. La evolución de vida en la tierra comenzó con los microorganismos cuando las circunstancias fueron favorables. De ellos de desarollaron las plantas, los animales y los humanos.
Con lo que sabemos hoy en día existe la posibilidad de utilizar estos conocimientos para el bien del todo. Solo tenemos que opservar la naturaleza en su esplendor y reconstruir en vez de gastar.

Nadie ha reconocido y entendido el ejemplo de la vida del microorganismo pequeño, tanto como el profesor agrario japonés Teruo Higa de Okinawa. Él es el verdadero descubridor de ciertos microorganismos que pueden estabilizar otra vez los procesos vitales tanto en la naturaleza como en el ser humano. Mientras que los microorganismos vivan en una simbiosis recíproca del dar y tomar, evitan enfermedades y aportan, aunque parezca que disminuya, más energía, más fertilidad y más salud.
El profesor Higa define la flora de microbios sana, como » la revolución para salvar la tierra», que englobantodo todo el ámbito vital así como informa detalladamente en su muy nombrado libro.

Desde entonces deambula en el mundo «bio» una fórmula mágica: los microorganismos efectivos, abreviado ME, se emplean contra oxidación y putrefacción.

 

La oxidación                                                                                                                                                                  es la unión voluntario con oxígeno. Las plantas, los animales y los humanos necesitan oxígeno. Está contenido en el aire que respiramos. El oxígeno se une u oxida también con sustancias perjudiciales en nuestro medio ambiente. Esta oxidación perjudicial provoca desgaste y finalmente destruye ahí donde se lleva a cabo el proceso. Es decir, una disminución que no contiene energía o la semilla de la creación. Esto ocurre tanto en los suelos, como en nuestro cuerpo. Así pasa que la cantidad de los «radicales libres» aumenta constantemente por procesos de destrucción no saludables.
La meta es reducir la oxidación hasta llegar al nivel necesario para vivir. Esto se consigue con la mezcla de ciertos grupos de microorganismos específicos. El profesor Higa distingue entre microorganismos destructores, neutrales y de desarrollo. La gran mayoría son los microorganismos neutros que después de las comidas se unen ó a los destructores ó a los constructores. Si entonces potencian eNtonces los organismos constructores, los micoorganismos neutrales adoptan las características de los constructores.

Putrefacción                                                                                                                                                                       es la descomposición por la falta de oxígeno. Se generan sustancias nocivas y putrefactas. Estos microorganismos son capazes de convertir productos putrefactos en óxidos. En un retroproceso de fermentación se parten las moléculas complejas por divición por lo cual surgen sustancias simples orgánicas e inorgánicas, que a su vez son absorbibles para las bacterias aeróbicas.
El oxígeno es la salud a tavés de la sanación del intestino en nuestro cuerpo, y en la naturaleza son suelos sanos que hacen surgir plantas estables.

En la naturaleza tiene también el efecto de  que las plantas pueden utilizar mejor la luz solar por su fotosíntesis, forman  mayor cantidad de masa y dan frutos que son almacenables durante mayor  tiempo. Los primeros campos de utilización fueron la agricultura y la  ganadería, hasta que se reconoció el valor de los microorganismos para la  salud constante. Así comenzó el éxito mundial de las bacterias curativas de  Japón.

En Europa se comentó sobre el caso de un veterinario noruego. Un hombre que enfermó del páncreas se pudo salvar por una medicina que en aquel entonces le suministraba a sus vacas: microorganismos-efectivos. A través de un artículo periodístico en un periódico, este Hombré se dió cuenta de la eficacia de estatecnología tan natural. Dicho artículo relataba sobre un ganado vacuno, que estaba tan enfermo que el ganadero no pudo vender ni leche ni carne. Utilizó ME «Microorganismos-efectivos»,  y en corto tiempo su ganado se recuperó. ¡La naturaleza se ayudó a si misma!

La lucha en contra de enfermedades es la derrota de la humanidad! 
La lucha de mantener el estado de salud natural será el triunfo seguro. Solamente en una tierra saludable puede vivir un Ser humano sano.

Dicho Vetrerinario : «como veterinario me interesaba en especial la bacteología y el contenido del artículo qual me convenció. Entonces, si los microorganismos-efectivos pudieron ayudar a las vacas también deberían poder ayudar a las personas. Se podrían eliminar las personas de la tierra, pero los microorganismos seguirían viviendo. Pero si se eliminan estas formas de vida minúsculas, los microorganismos, la humanidad, en general, todos los seres vivos morirían. Los microorganismos tienen entonces una misión vital, y yo sentía intuitivamente que estos organismos también me podrían ayudar a mí».

I assi fué, se curó en pocos meses. Después hablaba de «su» historia en los periódicos. El veterinario optuvo miles de llamadas. «Mucha gente empezó a utilizar ME contra sus enfermedades y solo se oían respuestas positivas de muchas diferentes enfermedades como problemas de intestino como «Morus Crohn», inflamación del intestino delgado, infecciónes de hongos, infección de los bronquios, problemas de próstata, incluso migraña y formas de cáncer, para hablar solamente de algunos pocos enfermedades» –

La capacidad del intestino de dividir los alimentos y de asimilarlos, en la digestión humana es primeramente una cuestión de las relaciones cambiantes de los microorganismos. Para que el intestino pueda hacer su trabajo de forma óptima , hay millones de bacterias en el intestino y estos deben estar en una relación cambiante equilibrada. Seguramente todavía no se han descubierto todas las relaciones cambiantes. Pero es conocido que las bacterias ácido-lácticos pueden contribuir a una flora intestinal sana.

Algunas razones para el desequilibrio de la flora intestinal son:

  1. ¡ Malas costumbres en la alimentación! Los alimentos son poco masticados.
    2. Alimentación pobre en sustancias vitales, también producido por el abono mineral.
    3. Residuos de fumigación, ingredientes químicos y conservantes.
    4. Agua contaminada
    5. Poco movimiento corporal.
    6. Estrés en el ámbito corporal, emocional y espiritual.

Las consecuencias son pocas fuerzas para el metabolismo, que en regla general llevan a un desequilibrio de los jugos gástricos, esto a su vez lleva a desequilibrios en las costumbres alimenticias. Con esto se aminora el funcionamiento del intestino. Se muestran los síntomas usuales como estreñimiento, diarrea, flatulencia y hasta cancer de intestino. La constitución corporal decide cuanto va a tardar en mostrar estos síntomas de enfermedad.

En el intestino humano los alimentos son divididos, absorbidos a través de las paredes intestinales hasta la sangre y las vías linfáticas y son transportados hacia las diferentes células. Si solo se acumulan sustancias tóxicas en el intestino, se reabsorben en el metabolismo.

El sistema inmunológico por su parte, libera al cuerpo de estas sustancias no deseadas. El sistema inmunológico es estable si el intestino y el metabolismo funcionan bien y si pocas sustancias tóxicas vuelven al cuerpo. De esta forma hay una relación estrecha entre la función del intestino y la función del sistema inmunológico.
Las bacterias ácido – lácticos de microorganismos parecidos se encuentran en un estado latente por la falta de alimento y solo se activan y se reproducen cuando entran en el cuerpo.
En el intestino trabajan junto con otros microorganismos vitales y se fortalecen contra otros organismos patógenos.

Los microorganismos-efectivos han encontrado muchos seguidores, para los animales, para la agricultura y la jardinería , para el compostaje, en el hogar y para la purificación de las aguas, así como para el cuidado natural de plantas cuando hay insectos o parásitos. En especial los Bioagricultores y jardineros de ocio.

Después de tener yo mismo mucho éxito con los microorganismos para la salud y después de que muchas personas en el entorno se han unido a las investigaciones y pruebas, tengo la intención de coleccionar informes de experiencias y de transmitir esta » tecnología natural» maravillosa a otras personas que quieran volver a la naturaleza.

La salud es el estado primordial del Ser humano y no se trata de alcanzarlo a través de tratamientos medicinales. No importa el tipo de medicina. El Ser humano tiene el derecho fundamental del sostenimiento de su salud y por este derecho hay que luchar hasta las últimas instancias. Una política de salud mal orientada no se ocupa en primer plano de mantener el estado de salud natural del Ser humano, mas bien se carcome en su lucha en contra de un mundo de enfermedades.

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.