CAMINANDO HACIA LA VERDAD

Prefacio

En una época en la cual en los estados alemanes se luchó por nuevas percepciones espirituales Martin Luther llamó a sus semejantes el Evangelio de Cristo de nuevo a la conciencia, que el humano podría encontrar solo al Reino de Dios sin la Iglesia. El hizo un llamamiento para la abolición de toda mediación humana entre Dios y de los que busquen a Dios.

…….Con eso mostró a sus semejante el camino perdido a la libertad espiritual, con lo cual fue dado la posibilidad de un repunte espiritual inesperado, que habría podido de llevar el destino del Pueblo alemán hacia lo bueno.

…….Pero mucho no fueron el camino mostrado, y las luchas, con, querellas, divisiones, la discordia incluso las guerras religiosas fueron las tristes consecuencias de estas llamamientos de despertar espiritual. Los humanos cristianos se olvidaron rápido de la libertad de sus conciencias, por limitar su espíritu de pensamiento rígidos.

……. La libertad ganada tan laboriosamente, fueron de nuevo en letras, enseñanzas y fórmulas tan restringidos, que Lessing doscientos años después lamentablemente escribió: “Luther! Hombre grande no reconocido. Tu nos has liberado del yugo de la tradición: ¡quien nos libera de lo más insoportable yugo de la letra! ¡Quien finalmente nos trae un cristianismo – como Cristo mismo enseñara!” (una parábola, 1778)

…….hoy día, el estrechamiento del espíritu, y su concatenación de la materia es tan grande, que un desprendimiento sin ayuda de Dios ya no es posible. El descenso de la humanidad es tan avanzado, a su vez, como en la inundación pueden ser pronunciadas las palabras trascendentales: “Entonces se arrepintió al Señor, que Él ha creado los humanos en la tierra, y eso a Él se preocupaba profundamente.” (1 Mos. 6,6)

…….La pregunta a Dios se ha convertido a una pregunta del predomino de la mente, cual solo debería ser para lo transitorio, pero de los humanos en su libre decisión, fue elevado al trono espiritual. Se entiende por la terrible bestia en Apocalipsis (13,1), lo que vio Jan saliendo del mar de la materialidad.

……. Si hoy día se habla, de una reforma, de una reforma del siglo 20, entonces se debe en primer lugar, de una renovación del eterno espíritu ser hablado: Él debe ser liberado de los aturas de la transitoriedad, para que también la sensación y la conciencia sean libre de nuevo de la dominación del intelecto.

…….Esta vez no se trata de la definición de nuevos enfoques de fe, que luego otra vez sean usados para nuevos divisiones y disputas. Hoy, en la época de tremendas agitaciones en todas las esferas de la vida, va como nunca en la historia humana a ser o no ser de la humanidad completa. La lucha en el siglo 20 está determinada por el anhelo de verdad, a toda la verdad del ser humano del de ser en esta Creación, con la meta final de un verdadero reconocimiento de Dios. Por lo tanto, esta lucha es interconfesional.

……. ¡Sólo en la humildad puede el humano en este difícil forcejeo encontrar un Dios misericordioso!

¡Dios no guarda silencio!

Cuando el humano terreno se muere, abandona su alma del cuerpo terrenal y entra en forma completa en el mundo del más allá.

…….El cuerpo terrenal es transitorio y con él, uno de los más importantes órganos, lo cual al espíritu humano sirve en este mundo aquí en la tierra como necesaria herramienta: el cerebro!

…….En una parte del cerebro, el cerebro grande o el cerebro delantero, se genera los pensamientos, de los cuales finalmente la mente se forma. Con la muerte también se muere este. Él es transitorio, debido a que su lugar de su creación – el cerebro, es transitorio. Nada en esta Creación, sea en lo terrenal o en el más allá, puede salir sobre su especie; Ni en su ser ni en su actuar. Por lo tanto, no se puede, por ejemplo, el humano de repente convertirse en un animal, o un animal pensar y actuar como un humano, porque las dos especies de Creación son fundamentalmente diferentes. De ahí la conclusión de suma importancia, que el intelecto solo puede entender, lo cual, como el mismo, es transitorio. Más él no puede sobre eso entender, lo que es eterno, para ello a él simplemente le falta el tipo. El intelecto, es incapaz de actuar sobre la materialidad de su cerebro.

…….Pero nosotros tenemos algo diferente en nosotros, lo que nos capacita a reconocer lo imperecedero, lo eterno e incluso a Dios, y lo que nos queda también después de nuestra muerte terrena: el espíritu humano cual se expresa mediante el sentido, cual también se le llama la voz interior. El sentimiento es una parte de la conciencia. Ella sabe exactamente, lo que es bueno o lo que es del mal. Su voz afirmativa o de alerta no es de desoír, si el humano la quiere oír. Wilhelm von Umboldt  ( 1767 – 1835) escribió sobre ello: todo el mundo necesita ser su mismo y propio juez y también lo es. Porque donde algo merece la desaprobación, lo dice la voz interior más alto y más hiriente como jamás podría hacer la censura forastera. “

…….Por lo tanto, un humano que suprime sus sentimientos y se confía únicamente por su intelecto, está sin conciencia. Según el orden de la Creación, el espíritu es el imperante, y el intelecto el ejecutante. La interacción natural entre espíritu e intelecto, cada uno en su sitio, podemos denominarla que es la razón. El humano tiene esta relación natural durante su evolución movido desde su libre albedrío; él se tornó “irrazonable”. Eso es el pecado original: la sobre crianza del intelecto y la supresión del espíritu.

…….Esto dio como resultado en el paso del tiempo el fracaso de la humanidad. El suprimido espíritu y el unilateral demasiado alto criado intelecto encuadernado a lo efímero, son los reales problemas humanitarios, alrededor de lo que gira todo. Todos los otros problemas son únicas consecuencias de este problema principal. Y aquí es también el único punto débil, donde lucifer, el anticristo, tiene éxito, de someter a los humanos a su servicio.

…….A nivel de la transitoriedad, por lo tanto en la materialidad él es capaz, a seres humanos, que se caracterizan por exagerada actividad intelectual y se lían a la materia, de engancharlos para su acción hostil a Dios.

……. El cerebro anterior, criado demasiado grande, siempre se hereda en continuación, y con ello la predisposición (¡no en obligación!) del espíritu vivo del humano, de seguir continuando la  supresión, y de preferir el querer del intelecto al querer del espíritu, como ya dijo Paul: “Yo tengo gana a la voluntad de Dios de acuerdo a mi humano interior (espíritu), pero encuentro otra voluntad en mi carne (intelecto) que quiere llevarme prisionero de pecados.” (Romano. 7,22-23)

…….En este malentendido entre espíritu e intelecto se encuentra también la causa del alejamiento a Dios, y no sorprende, si se dice o se escribe que la cuestión religiosa básica hoy en día ya no es de Martin Luther, “ como consigo un Dios de Gracia”, sino: “existe realmente Dios?”

…….Y en continuación preguntan los humanos: “Si existe un Dios, cómo puede todo este terrible y cruel hecho suceder, lo cual vemos diariamente, escuchamos y experimentamos? “Los cuales preguntan así, dudan de la justicia de Dios. Deberían pensar sobre ello, que los autores de estos terribles efectos son los mismos humanos. Ellos han en su separación de Dios, violado sus leyes, incluyendo la simple y justa ley de la siembra y cosecha, de lo cual el actuar y pensar de los humanos no está excluido. Siempre encuentra el humano en la cosecha lo que él en pasados y en la presente vida terrena ha sembrado mediante sus sentimientos, pensamientos y actuaciones.

…….Probablemente en muchas ocasiones se habla: “Hágase Tu Voluntad!” ¿Ahora quien se hace claro cómo y dónde se manifiesta esta Voluntad de Dios, para acogerla realmente de la convicción en si mismo?

…….Para el humano la Voluntad de Dios solo está de reconocerla en la Creación con sus leyes inflexibles. Incluso las ciencias reconocen la realidad de estas leyes y su inmutabilidad, también si ellos niegan el origen de estas leyes, no queriendo reconocerlas o excluyéndolas de su pensar. Nadie puede negar, que nos hacemos daño a nosotros mismos, si actuamos en contra de las leyes naturales. Ahora estas leyes pertenecen al lenguaje de Dios. El cumplimiento de estas leyes no significa nada diferente, que cumplir la Voluntad de Dios y entender su lenguaje.

…….Dios no guarda silencio. Son los humanos – y son muchísimos – cuales dicen, que Dios guarda silencio, que Dios deja esperarse, que la humanidad en la actualidad se encuentra en un estado de lejanía de Dios. Ellos escriben libros sobre ello y ruedan películas, construyendo sobre los mismos completos edificios docentes.

……. ¿Que pretenden todas estas declaraciones? ¿Es la ansiedad o el miedo, que al igual podría ser diferente? ¿O se intenta adormecer la conciencia? Pero es precisamente la conciencia que deja a muchas personas sin descanso. Porque es de hecho un cargo de conciencia (dilema moral), cual surge de la atadura preferencial del humano a la materia, a la cual también pertenece el cerebro como asiento del intelecto, y desde la aún no completamente suprimida voz interior. Ella deja presentir, que tiene que ser diferente con la lejanía de Dios, que es el humano, quien se aleja de Dios, mediante, que el humano entre si y su Creador construye una barrera a partir de su propia voluntad, cual le separa de Dios. Él mismo se encierra de su fuerza espiritual, desde el comienzo de la Creación, cual sin descanso fluye a través de la Creación y sin la cual el humano no podría vivir.

……. Pero también otras fuerzas están involucradas en la formación de nuestra conciencia: los ayudantes del más allá, que silenciosamente nos instan, asesoran, amonestan y advierten. Si escuchásemos sus voces, pronto seria nuestro sospechar fortalecido, cada vez más, hasta que tengamos la certeza, que en realidad es el humano, quien queda en silencio sobre la llamada eterna de Dios. Dios habla constantemente a los humanos a través de su Creación. Toda la visible e invisible Creación es su lenguaje.

…….Sobre todo los humanos, quienes ni creen en las palabras de la Biblia ni en Dios y dicen: “Nosotros solo creemos en lo que vemos, nos ceñimos a los hechos, porque lo entendemos”, ya ni se dan cuenta, que tienen esos hechos diariamente, horariamente delante de los ojos.

…….Toda la Creación y con ella la tierra y la naturaleza son hechos, que hablan de Dios. “…El ser invisible de Dios, eso es su eterna Fuerza y Divinidad, se verá, si se percibe, en las obras, es decir en la Creación del mundo…”, escribió Paul. A los romanos (Rom. 1,20).

…….En la Creación, se revela la realidad y la perfección de Dios, a la que la teología hoy día pregunta y busca.

…….Observamos las maravillosas obras las de la naturaleza, empezando en la obra diminuta  del átomo, hasta el movimiento en consonancia de los enormes mundos estelares, entonces se revela al espíritu humano despierto un eterno orden, que es perfecto, debido que emerge de la perfección de la Divina Voluntad.

…….Un orden así, no se puede ver conformado de una anterior Creación desordenada del mundo material de origen (caos) o de la nada. Se quedaría aun la pregunta: quien o que dejo surgir al caos y lo formo o quien o que creo el orden de la nada.

……. Ninguna enseñanza sobre la formación del mundo puede justificar o hacerse entender, que el mundo ha surgido “de si mismo”. La pregunta hacia la última base, a la causa, se queda. Ella es equivalente a la pregunta de Dios.

…….El orden de la Creación es una moldura, un diseño, que lógicamente condiciona una fuerza, a través de la cual se ha completado la orden. Para el origen de esta fuerza solo existe un nombre: Dios. Lo que obra de Dios, es su Santa Voluntad, la Voluntad Divina. Esa Voluntad impregna atreves de todas las partes de la Creación, ya sea que se crearon de inmediato o en cursos de larga duración o si están todavía en proceso de desarrollo.

……. Hoy día la pregunta frecuente en conexión con una idea de Dios y su Creación: “Evolución” o “Creación de Dios” es falsa. Porque la Creación contiene ambas: Creación de origen y Creación evolucionada. Ahora todas las partes de la Creación, las creadas y las desarrolladas, tienen el mismo origen de Dios, debido que solo existe una Fuerza Divina de la cual todo se ha formado y desarrollado y todo eso está sometido a las mismas leyes de Dios.

…….La espiritual Creación de origen surgió como primera Creación en las palabras “Que sea Luz”. Ella se encuentra debajo de la esfera Divina. La contenida historia de la Creación en la biblia en el 1 libro de Moisés sobre los Siete Días de la Creación, se refiere a esta primera Creación y no a la tierra. Este relato de la Creación no tiene un carácter simbólico, sino da explicaciones sobre reales procesos espirituales, cuales surgieron en alturas inconmensurables.

…….Es lógico, que con la Creación, que Dios en el principio (1. Moises 1,1), por lo tanto, creo primero, no puede ser referido a la tierra, cual está más alejada de Dios y por lo tanto hasta su estado actual tenía un proceso de elaboración largo.

……. Si nos traemos a la memoria las palabras de Paul que escribió a los Efesios sobre Jesus Cristo (Efes. 4,10): “El que bajo, ese es el mismo que subió sobre todos los cielos…”, así dicen claramente, que entre la tierra y lo Divino, de donde vino Jesus Cristo, existen reinos espirituales (cielos). Además, hay en ello una indicación, que la tierra no puede ser la primera Creación.

…….Dios tampoco creo su Creación de la “nada”, como se cree generalmente, sino fue una Fuerza Creativa, su carisma, cuales en las palabras de Creación “Que sea Luz” se derramo al universo sin luz. Y a partir de esta Fuerza viviente se formó y se desarrolló todo. En algunos antiguos mitos de la Creación, está pensado el acto de la Creación de esta manera, que el ser más alto creo la Creación de sí mismo, de hecho, de su corazón u otras partes de su cuerpo. Esta reproducción simbólica grafico ilustra claramente, que había ahí un “material de Creación”, y también hoy día está, por lo que la Creación no surgió de la “nada”.

……. Por lo tanto, es cierto tanto la historia de la Creación de la biblia como también el reconocimiento científico, de la evolución del mundo. Es por eso por lo que nadie tiene que estar inseguro en su fe. También el desarrollo es querido por Dios. Un buen ejemplo es el espíritu humano mismo. Aunque él es eterno, igual no fue por inmediato creado plenamente consciente. Él, primero tiene, a partir de una semilla espiritual inconsciente, que en precedente natural fue “expulsado” del Reino Espiritual (paraíso), trabajarse hacia arriba a una personalidad totalmente consciente; en un mundo, que igualmente está sujeto a la evolución. En la lucha con sus influencias extrañas, él tiene que reunir experiencias y simultáneamente a través de su espíritu a ennoblecer su entorno, hasta que él poco a poco se torna tan maduro, que pueda regresar al Paraíso. Él es igual a como el hijo perdido, que encuentra de nuevo su patria espiritual. Pero también ahí él esta infinitamente lejos de Dios. Nunca puede un espíritu humano presentarse ante su Dios personalmente, porque él tiene su trono en las distancias inaccesibles. Así de “cerca” como se lo piensan los humanos de Dios, no está Él, porque tanto como los cielos son más altos que la tierra, así también son más altos mis caminos a los vuestros, y mis pensamientos a los vuestros” (Jes. 55,9). Cerca esta Dios al humano solo entonces cuando una parte de Él (Hijo) habita la Creación posterior (mundo).

…….Pero el humano tiene la capacidad, de reconocer a Dios en sus obras. Él está en la posición, de estas obras a discernir en su Creador, a su perfección y sublimidad. En este camino, él puede poco a poco llegar a la verdadera fe de Dios, al verdadero reconocimiento de Dios, a sospechar la grandeza de Dios.

……. Debido a que el hombre pertenece como una criatura a esta obra, es solo natural, que él pregunte por su Creador y sus obras. En la normal espiritual evolución el ser humano tendrá el deseo y anhelo, de ponerse en contacto con el Creador. Él vivirá en ello, que existe una dependencia absoluta de la obra  del Creador, cual le hace al humano imposible, algún día ser creador o maestro o de conseguirlo.

……. Desde que el hombre en el mundo está presente, él lleva ese anhelo en si. Lo ha traído como una herencia de su hogar eterno, el anhelo de luz. Ella está en él implantada y le guía seguro hacia la meta, si él se queda despierto. Mas y más se encuentran, mediante hallazgos y excavaciones signos y pruebas, incluso en los tiempos pasados grises, mucho antes del tiempo de la grabación del viejo testamento, que los humanos de la época antigua adoraron y veneraron a un ser supremo. Porque Dios estaba y siempre estará.

……. Hoy, esta búsqueda de Dios y experimentar a Dios, esta derramado por la cada vez mayor restricción del humano a la tierra. El intelecto elevado al gobernante obstruye el camino a las posibilidades del reconocimiento. Él también es, quien afirma de que Dios está muerto. Sin embargo, Dios no está muerto, sino el espíritu del humano se ha convertido mediante su tendencia hacia lo transitorio de dejarse amurallar tanto que él esta como muerto. En este estado opaco no puede de otra forma, que mantener a Dios por muerto.

…….”Dios está muerto” dicen hoy ya muchos cristianos en todo el mundo. Incluso los teólogos cristianos lo reclaman, porque la existencia de Dios no es verificable. Así ya no sorprende, si hoy día se escucha cada vez más de un “ateísmo cristiano”, tan absurdo como estas palabras son. O se llega a la grotesca demanda, que la criatura “humana” de su Creador, requiere pruebas de que el Creador existe de verdad.

……. Todas estas excentricidades son falacias del humano, que no ve el bosque por tantos árboles. Él se sitúa en el medio de la maravillosa Creación de Dios, es en sí mismo parte de esa Creación y no la reconoce como tal, porque él mediante su sujetar fuertemente a la materia, deja esencialmente, turbar la vista para lo grande, aunque a él en la obra del Creador directamente impone. Sacudidas síquicas posibilitaran, la empuñadura a través de la materia, a la que pertenece también el intelecto, de aflojarse gradualmente, de manera que el espíritu humano de nuevo va ser capaz, de entender el lenguaje de su Dios.

…….Porque: Dios no guarda silencio! ¡Todo depende del humano, si él no le puede oír o reconocer!

Escrito ” Herbert Vollmann – escrito en las cercanias de Abd Ru Shin- “

Traduccion ” Michael Wirz

                                   

 

Publicado en: LUZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *