TEMAS RELIGIOSOS EN UNA NUEVA PERSPPECTIVA

En una época en la cual en los estados alemanes se luchó por nuevas percepciones espirituales Martin Luther llamó a sus semejantes el Evangelio de Cristo de nuevo a la conciencia, que el humano podría encontrar solo al Reino de Dios sin la Iglesia. El hizo un llamamiento para la abolición de toda mediación humana entre Dios y de los que busquen a Dios.

…….Con eso mostró a sus semejantes el camino perdido a la libertad espiritual, con lo cual fue dado la posibilidad de un repunte espiritual inesperado, que habría podido de llevar el destino del Pueblo alemán hacia lo bueno.

…….Pero mucho no fueron el camino mostrado, y las luchas, con, querellas, divisiones, la discordia incluso las guerras religiosas fueron las tristes consecuencias de estas llamamientos de despertar espiritual. Los humanos cristianos se olvidaron rápido de la libertad de sus conciencias, por limitar su espíritu de pensamiento rígidos.

……. La libertad ganada tan laboriosamente fue de nuevo en letras, enseñanzas y fórmulas tan restringida, que Lessing doscientos años después lamentablemente escribió: “Luther! Hombre grande no reconocido. Tu nos has liberado del yugo de la tradición: ¡quien nos libera de lo más insoportable yugo de la letra! ¡Quien finalmente nos trae un cristianismo – como Cristo mismo enseñara!” (una parábola, 1778)

…….Hoy día, el estrechamiento del espíritu, y su concatenación de la materia es tan grande, que un desprendimiento sin ayuda de Dios ya no es posible. El descenso de la humanidad es tan avanzado, a su vez, como en la inundación que pueden ser pronunciadas las trascendentales palabras: “Entonces el Señor se arrepintió, que Él ha creado a los humanos en la tierra, y eso a Él le preocupaba profundamente.” (1 Mos. 6,6)

…….La pregunta hacia Dios se ha convertido en una pregunta del predomino de la mente, cual solo debería ser para lo transitorio, pero de los humanos con su libre albedrio, el intelecto fue elevado al trono espiritual. Se entiende por la terrible bestia en el Apocalipsis (13,1), lo que vio Juan saliendo del mar de la materialidad.

……. Si hoy día se habla, de una nueva reformación, de una reformación del siglo 20, entonces debe ser en primer lugar, el discurso de una renovación del eterno espíritu: Él debe ser liberado de las ataduras de la transitoriedad, para que también la sensación y la conciencia sean libres de nuevo de la dominación del intelecto.

…….Esta vez no se trata de la definición de nuevos enfoques de fe, para que luego otra vez sean usados para nuevos divisiones y disputas. Hoy, en la época de tremendas agitaciones en todas las esferas de la vida, va como nunca en la historia humana a ser o no ser de la humanidad completa. La lucha en el siglo 20 está determinada por el anhelo hacia la Verdad, hacia toda la Verdad del Ser humano en esta Creación, con la meta final de un verdadero reconocimiento de Dios. Por lo tanto, esta lucha es interconfesional.

……. ¡Sólo en la humildad puede el humano en este difícil forcejeo encontrar un Dios misericordioso!

Publicado en: LUZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.