CAMINANDO HACIA LA VERDAD

La visitación hasta el tercer y el cuarto miembro

La ley de la siembra y cosecha causa y efecto, cual también se puede nombrar como la ley de la interacción, es una ley uniforme para toda la Creación, lo que también se aplica a la actuación y pensar del ser humano y que determina el curso del destino.

…….Esto también incluye eventos que se designan como coincidencia con el significado de comportamiento arbitrario y ciego. En realidad, ellos son las consecuencias de transacciones según la ley, que a menudo son extraños e inexplicables, porque el hombre ya no es capaz, de abarcar con la vista las relaciones invisibles. Con un razonamiento mental de su destino él no llega más lejos. Aquí están incluido áreas no terrenas, que no son accesibles a la mente terrena. Cuándas veces decimos en eventos destinarios: Fue una infeliz o una feliz coincidencia, la coincidencia lo ha querido así, una serie de coincidencias lo trajo con ello o fue un juego de la coincidencia. Ahora el juego era hábil, procedió según reglas incorruptibles que determinan las leyes de la Creación.

…….Según de las mismas leyes muchos humanos tienen que volver a la tierra, por los pecados, que una vez cometieron en la tierra, desagraviar, relevar. Porque el comienzo terrenal condiciona una terminación terrenal, según la ley del circuito, en lo que el anillo tiene que cerrarse donde se ha iniciado localmente. Así se venga toda la culpa en la tierra” (Goethe), en lo que la expresión bíblica “venganza” no dice otra cosa que los efectos de la ley de siembra y cosecha.

…….La misma ley expresan las palabras bíblicos: “El pecado de los padres es transferid hasta la tercera y cuarta generación de los hijos. “(2 Moisés 20: 5)

…….La causa no se refiere a la herencia. Lo heredado es puramente físico. Lo vemos, por ejemplo, en partidarios de drogas y bebedores cuyos hijos tienen síntomas físicos.

……. Pero no hay herencia espiritual. Por lo tanto, la causa se refiere único a las repercusiones kármicas de una injusticia, que, por ejemplo, los padres cometen con los niños. Ella continúa actuando de generación en generación, hasta que, en una generación por mejor reconocimiento, hasta que se ofrece un alto a la expiación, y es posible para el autor, de empezar con la solución de su Karma.

……. Tal iniquidad es cuando los padres enseñan a sus hijos, no existe un seguir vivo después de la muerte, todo termina entonces. Esto da lugar a profundas, efectos desfavorables, especialmente si la descendencia mantiene esta falsa visión y a los niños de los niños transmiten. Estos efectos actúan tanto tiempo, hasta que en una generación existe el reconocimiento de la vida continua, y el autor entonces es capaz de resolver poco a poco con su culpabilidad.

……. Precisamente las condiciones actuales de decaimiento moral se encuentran en gran medida entre adolescentes y adultos en la visión desastrosa arraigada, de vivir solo una vez en la tierra. Por lo tanto, la vida terrenal se disfruta sin sentido, sin importar a los demás humanos, y en completo desprecio de la responsabilidad impuesta al hombre por Dios. El vuelo hacia los anestésicos y las drogas, la enfermedad y el suicidio, están parcialmente relacionadas.

……. En las consecuencias de las repercusiones no se piensa en ello, y, sin embargo, ellos tienen su efecto, aquí en la tierra o allí en el más allá, independientemente del querer y pensar humano, Lo que rara vez coincide con las leyes de la Creación.

La culpa del Gólgota  La Crucifixión

Cuando Pilato en el interrogatorio pregunto: “¿Sigues siendo un rey? Respondió Jesus: “Tú lo dices, yo soy un Rey. Yo he nacido por ello y venido al mundo, y debo testificar para la verdad. Quien es de la Verdad ese escucha mi voz.” Entonces Pilatos pregunto: “Que es verdad?” (Juan 18,37 y 38) Esta pregunta no es contestada en los cuatro Evangelios del Nuevo Testamento. Pero nosotros leemos la respuesta en el Evangelio de Nicodemus (III,2) : “Jesús respondió: “La verdad es del cielo”. Y pregunto Pilato: “¿No hay en la tierra una Verdad?” Entonces Jesús respondió a Pilato: “Tu no ves, como los cuales que dicen la Verdad están juzgando por los gobernantes terrenales.” Fue una consecuencia inevitable que Jesús, quién vino de la Verdad, en su actuar terrenal tenía que revelar los enemigos inevitablemente, que se buscarían principalmente en el sacerdocio gobernante con el Sumo Sacerdote Kaiphas en la cima. No aceptarían que Jesús cumpliera la Ley Mosaica con un nuevo espíritu y consiguió cada vez más influencia al pueblo. Esto amenazaba su poder y prestigio. La desconfianza y el desprecio, que presentaron al portador de la verdad, se transformó en poco tiempo en abierta hostilidad y odio mortal. Después de que ellos querían presentarle en principio mediante preguntas tortuosas y sutiles y de poco crédito, exigieron pronto su destrucción terrenal. Kaiphas hablo con las palabras: “A nosotros nos está mejor, que un humano muere para el pueblo, de que se deteriore todo el pueblo“ (Juan 11,50), esa fue la sentencia de muerte sobre Jesús. Porque “desde ese día en adelante aconsejaron cómo lo matan” (Juan 11,53). Sólo había una razón legal para encontrar, lo que pronto se ofreció. Judas, por su traición, facilitó la captura prevista de Jesús. Cuando se confesó ante el Concilio como el Hijo de Dios, lo condenaron a muerte según la letra de su ley, como una blasfemia. Ellos le entregaron a el entonces nombrado gobernante (Procurador) la ocupación romana a la potencia ocupante Poncio Pilato, puesto que no se les permitía a ellos mismos a ejecutar ninguna sentencia de muerte. (Juan. 18,31).

……. Sin embargo, el Consejo Superior podía no usar aquí su propio juicio, de que Jesus es un blasfemador, porque no les daba importancia a sus disputas religiosas. Ellos por eso tenían que seguir con el proceso en nivel político para forzar una condena bajo el derecho romano, que, entre otras cosas dice, que los crímenes contra el emperador eran castigados con la muerte. Así que Jesús fue puesto contra Pilato como alborotador, quién estaba en rebelión contra el emperador, aunque era bien conocido para ellos, que justamente Jesus enseño: “Dar al emperador, lo que es del emperador, y a Dios, lo que es de Dios.” (Luk. 20,25)

……. Pilato no encontró culpa en Jesús, ya que le había contestado, “Mi Reino no es de este mundo.” (Juan 18,36) Pensó que era inofensivo e intentó varias veces, a liberarlo. Pero los líderes de los judíos amenazaron: “Si dejas a ese libre, así no eres el amigo del emperador; Porque el que se hace rey, ese está en contra del emperador.” (Juan 19,12) Eso fue la decisión, porque él no quería perder la amistad con el emperador. Con ello él jugó toda su carrera, porque “Amigo del Emperador” fue título honorífico, y la pérdida contrajo serias consecuencias.

……. Pilato entregó las amenazas, aunque su esposa le había advertido en el último minuto: “No tengas nada que ver con este hombre justo; “Hoy he sufrido mucho en el sueño a causa de él “. (Math. 27,19) Entonces condenó a Jesús a la muerte en la cruz, y lavó sus manos delante del pueblo, para demostrar, que el a Jesus no lo veía culpable. A sus palabras “Yo soy inocente en la sangre de este justo” Gritaron la multitud con sus guías ciegos en contra: “Su sangre venga sobre nosotros sobre nuestros niños”, Una terrible auto-condena, con la cual hasta las vinientes generaciones fueron maldecidas. (Math. 27, 24 y 25).

……. Así se transformó la “Hosanna”, que la multitud aclamo a Jesús cuando entró en Jerusalén, poco tiempo más tarde en insultos, burlas y finalmente en la demanda: “Que le Crucifiquen!” ¡Quién del malhechor habrá sospechado entonces, que cuatro décadas más tarde Jerusalén con su templo mediante el comandante romano Tites sería completamente destruido! Según transmisión en ello miles de judíos han sido crucificados.

……. Cuando Jesús vio la ciudad en su última caminata a Jerusalén, según el Evangelio de Lucas, él habló de su destrucción: “Y (tus enemigos) te molestarán y no dejarán ninguna piedra encima de otra, Por lo que no reconociste el tiempo, en la cual estas llamado” (luk. 19,44) quiere decir, el tiempo cuando Él Hijo de Dios se demoraba en tus muros.

El plan de salvación de Dios      

Jesús podría entonces cumplir su misión de proclamar la verdad sólo en el pueblo de los judíos, porque había entre ellos personas que, por su madurez espiritual, ofrecían el apoyo, lo cual era necesario para una encarnación de la Palabra Divina. Pero en el mismo pueblo también encontró la oscuridad en las filas de líderes religiosos y mundiales, lo que se necesitaba para su plan de exterminio, y que todavía tenían el poder en sus manos. Era particularmente censurable que también se encontraron sacerdotes entre ellos, cuales se llamaron a ellos mismos servidores de Dios y después dejaron matar a su Hijo.

…….Pero todo este actuar de los principales culpables aparece inmediatamente en otra luz, si la muerte de Jesus según la opinión de muchas personas habrá sido prevista en el plan de curación o salvación por Dios. Para los culpables, sin embargo, esto da lugar a una situación muy contradictoria. Por un lado, son culpados por el asesinato de Jesús, pero se les insta a asumir un papel de herramientas ejecutivas previstas en el plan de salvación, quiénes deben actuar como perpetradores, jueces y verdugos de la sentencia de muerte.

……¿Como es posible, que en este plano de salvación Dios pide al humano, de asesinar a su propio Hijo, con lo que Él violaría su propio mandamiento? ¿Y dónde queda en ello el libre albedrío del humano, cual ha sido puesto con él en su cuna de su espíritu? Todo esto solo sería posible, si el plano de salvación estaría basado en actos arbitrarios de la Voluntad Divina, pero lo que la perfección de Dios nunca lo permitiría. Por lo tanto, con toda su ilogicidad, este plan sólo puede haber sido concebido por los humanos. Dios no mando a su Hijo a la tierra, para dejarlo morir por pecados de otros.

…….Si Dios ha entretejido la ley de la siembra y cosecha desde el principio, pues es una ley invariable para toda la eternidad, que no puede ser derrocada por nada, ni siquiera por un Hijo de Dios. Ahí radica precisamente la grandeza y perfección de Dios, que también para las partes Divinas, cuales bajan a esta Creación, valen las leyes de esta Creación. Jesus mismo lo confirmo con las palabras: “No creáis que he venido a disolver la ley o los profetas; Yo no he venido a disolver, sino para cumplir.” (Math. 5,17)

…….Por lo tanto, Jesús no puede tomar la culpa de otros como inocente, porque no ha puesto la semilla para ello. Si los profetas habían visto por adelantado la muerte de Jesus Cristo, y más tarde también Jesus su propia muerte, entonces eso tiene una causa completamente diferente, como el sacrificio expiatorio de su Hijo, que supuestamente fue definido en el plan de salvación de Dios. La verdadera razón de estas predicciones radica en la depravación de los humanos, en el momento de las profecías de los profetas, se había hundido tan profundamente en la mayoría, que la final de lo una vez tomado camino equivocado estaba prevista exactamente, si no cambiaran. Esto también incluyó el conocimiento, de que todo portador de la verdad, cual se oponen al humano en este camino hostil de la luz, serían apartados por ellos, si no estuvieran dispuestos a aceptar su mensaje.

…….Por lo tanto, el sacrificio del Hijo de Dios, a pesar de los mayores peligros que ya se podía ver al principio, y se lo asumió a su misión, apenas puede ser reconocido en su grandeza y gracia. Porque sin esa misión habrían estado perdidos también los pocos, cuales aún llevaron una chispa de anhelo hacia la Luz.

…….Para Jesus mismo la muerte en la cruz solo tenía un sentido: La confirmación de la Verdad de la palabra aportada por Él, su preeminencia y su difusión. Si se hubiera rendido a sus enemigos y revocado su origen y su enseñanza, toda su misión habría fracasado.

Escrito ” Herbert vollmann – escrito en las cercanias de Abd Ru Shin- “

Traduccion ” Michael Wirz”

                  

Publicado en: LUZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *