CAMINANDO HACIA LA VERDAD

La historia de la Creación             

Y Dios dijo: ¡Que sea la Luz! Y fue Luz.” (1.Moises 3) Con estas grandes palabras los rayos más allá de los límites de la Esfera Divina se dispararon al universo sin luz. Ese fue el principio de la Creación.

…….Aunque estos rayos contenían todo lo que era necesario para crear la Creación, ellos no fueron Dios mismo.

…….Dios permaneció fuera de su Creación y no surgió de ella, como lo dice por ejemplo el panteísmo. Según esa doctrina Dios debe estar presente en cualquier flor, cualquier árbol etc.. Un artista que ha creado una obra no entra en su obra. Él se sitúa al lado de su obra. Del mismo modo, es la relación entre Dios y su obra, la Creación, la cual solo surgió mediante su emanación. No debe ser pretendido, que la primera Creación cual Dios creo, que fue inmediato, el paraíso de los espíritus humanos o la tierra. La historia de los primeros siete días, como esta relatado en el primer libro de Moisés, se refiere a la Creación de Origen. Ella es de genero espiritual y se sitúa por debajo de la esfera Divina. El relato de la Creación no tiene un carácter simbólico, sino da explicaciones acerca de los procesos espirituales reales en inconmensurables alturas e inmensidades. No se puede dejarse engañar por que en el relato de la Creación se usa la palabra tierra. No es de relacionarlo con nuestro planeta “localmente” sino se considera en el relato de la Creación para lo “seco·: “Y Dios nombro lo seco “tierra” y la recolección de las aguas lo llamo “Mar” (1. Moises 1,10) Con ello se explican texturas de la Creación de origen, que también se encuentran allí, pero de otra forma más fina que en la tierra. Es por eso que existen también montañas en la Creación de origen, bosques, prados, océanos, animales, humanos en una belleza inimaginable y perfección como modelos para todas las siguientes Creaciones espirituales surgidas después de esta primera Creación, cual entonces lo más bajo llega a ser el reino de los espíritus humanos, el paraíso.

……. Si se llama ahora en el versículo 27 del primer libro de Moisés: “Y Dios creo el humano a su imagen”, por lo que se refiere a los primeros humanos en la Creación de origen, entonces a los “creados de origen”. Son figuras ideales espirituales que nunca estuvieron en la tierra. Modelos de conducta para todos los demás resultantes espirituales, desarrollados y para lo que aún evoluciona. Estos primeros humanos plenamente conscientes por inmediato, los creados de origen no son divinos, sino de naturaleza espiritual, debido que Dios los creo solo según su imagen, no a su naturaleza.

…….Ahora los espíritus humanos tienen su cuna sólo en el reino espiritual ubicado más abajo, en el paraíso. Ellos no son creados de origen, sino sometidos al desarrollo. Exactamente igual, como existe en la naturaleza semillas y gérmenes, así también hay espíritus gérmenes, cuales se encuentran en el límite más bajo de la linde del paraíso. Ellos tienen como gérmenes aún ninguna conciencia, pero el apremio, por lo que él es, quien lo “propulsa” del paraíso “expulsado” en la Creación subsecuente o mundo que se ubica por debajo, cual consiste en la materia fina y gruesa. A esta última solamente pertenece la tierra.

…….La Creación subsecuente no es una creación inmediata, sino el producto de unos millón de años de desarrollo según las leyes de la Creación, así como la ciencia lo tiene ya registrado, exactamente en la misma sucesión, como ella esta nombrada sobre el informe de la Biblia en la primera Creación: Hierbas, plantas, animales acuáticos, aves, animales terrestres, humanos. Aquí en la Creación subsecuente ellos ya no son creados directamente, sino en un largo desarrollo formado de acuerdo con los arquetipos de la Creación. Por tanto, es lógico que con la Creación cual Dios creo en el principio (1 Moisés 1,1), no puede ser referida a la tierra, cual está más alejada de Dios y por lo tanto hasta su estado actual tenía un largo proceso de desarrollo.

…….Solo en la materialidad pueden los gérmenes humanos espirituales viniéndose del paraíso por la experiencia y lo vivido madurar a su personalidad, y aquí es sobre todo en la tierra, lo que ofrece la posibilidad, porque pueden encontrar aquí la experiencia de madurar entre ellos juntos, lo que tiene la capacidad de promover y el despertar a la auto-confianza. En el paraíso eso no es posible.

…….Ahora como llegaron los primeros gérmenes espíritus humanos a una herramienta de carne y hueso, cuando aún no había madres humanas en la tierra, en las cuales ellos podían encarnar?

……. Fue un único, nunca más recurrente proceso, que de acuerdo con las leyes de la Creación se había revelado en el desarrollo suplementario de la materialidad. Los gérmenes espirituales de forma masculinos y femeninas encarnaron en cuerpos expectantes los antiguos animales más desarrollados y lo utilizaron como un puente a la existencia terrenal.

…….De esta manera ocurrió  la hasta hoy día misteriosa encarnación en la tierra. Lo misterioso desaparece por inmediato con la sabiduría de la encarnación carnal, la encarnación. La encarnación es la entrada del alma en el cuerpo del niño naciente alrededor de la mitad del embarazo. Este proceso es el mismo hoy como lo era entonces. Sólo que entonces eran nobles animales, que sirvieron a los primeros gérmenes-espirituales como una transición a la tierra.

A través de su ascendencia espiritual el humano es la más alta Criatura en la Creación subsecuente, del mundo, y por lo tanto puede ser descrita como la corona de esa Creación. Sólo esta parte de la Creación, a la que pertenece también la tierra, él se puede “someterla” y dominarla en estricto cumplimiento de las leyes de la Creación.

……. Cuando se trata de tocar la dignidad del humano, debido a que existe una relación con la historia natural del mundo animal, entonces eso es incorrecto. La relación solo se relaciona con el adquirido cuerpo del animal, pero no al contenido; debido a que el espíritu y el alma-animal son fundamentalmente diferentes tipos.

……. Él zoólogo Thomas Henry Huxley (1825-1895) expresa esta relación de manera: “Por tanto, podemos dedicarnos a un sistema de órganos, cual queremos la comparación, sus diversas formas de la serie mono que nos conduce de uno al mismo resultado: que las diferencias anatómicas, que separan al hombre del gorila y chimpancé, no son tan grandes como la cual separa al Gorila del mono más bajo.” (Testimonio de la posición del hombre Fischer Verlag Stutgard) Es el mismo Thomas H. Huxley, que se expresa sobre la reencarnación de esa manera: “Solo la doctrina de la reencarnación podría transmitir una imagen de la vida, que sería justa.”

……. A partir de las declaraciones anteriores vemos, que además de la inmediata Creación (Creación de origen) también existe una evolución. Ella es querida por el Creador y previsto. La historia de la Creación 1 libro de Moisés (Genesis) no debe ser interpretado tan estricto, como si solo existiera una Creación por inmediato; por el contrario, a partir de las enseñanzas de Darwin, no se puede concluir unilateralmente único un desarrollo (evolución). Existen ambos.

……. Incluso el humano no está excluido de un desarrollo. Se inicia después de haber dejado el paraíso como un germen espíritu, con el despertar de las en él durmientes habilidades nobles y puras capacidades, y encuentra su punto culminante en la conciencia de sí mismo de una personalidad con libre albedrio, cual condiciona la plena responsabilidad. Como eslabón entre el reino espiritual y el mundo más abajo está el en la posición, a transmitir radiaciones de naturaleza espiritual y con ello a ennoblecerlo todo.

……. Y si él un día puede regresar – a su hogar espiritual – el paraíso como espíritu espiritualmente plenamente desarrollado, por lo tanto, como una personalidad evolucionada, entonces su campo de acción sigue siendo la Creación subsecuente. Él entonces está capacitado, de ayudar desde el paraíso en la expansión de la Creación subsecuente que luego se extiende por debajo de él, cual él conoció a fondo por su propia experiencia personal. En esta actividad se encuentra en absoluto el sentido de la vida. La estancia anterior en la Creación subsecuente sólo sirve para el desarrollo necesario, para ganar la plena madurez de su personalidad, la que a él posibilita el retorno consciente al paraíso al eterno poder de cooperar en la Creación. La Creación subsecuente es la de la imagen de Origen después creado mundo de la materialidad. Esto incluye siete formidables partes independientes de mundos, que resultan en cursos de larga duración formandose en diferentes puntos de radiación que llevan a cabo una gran circulación.

……. Cada mundo tiene un nombre de Creación. En la revelación de Juan están estos mundos, como comunidades, entonces comunidades del mundo con los siguientes nombres designado: Éfeso, Esmirna, Pergamos, Thyatira, Sardes, Philadelphia, Laodicea (rev. 1,11). Cada comunidad del mundo tiene un Angel como guarda.

……. El tamaño de las partes del mundo no podemos imaginárnoslo, ni las inmensidades que se encuentran entre ellos. Solo tenemos que mirar a nuestro cosmos. Todo lo que nosotros con ayuda de los más grandes y más agudos instrumentos somos capaces de descubrir, los miliares de estrellas en tamaños inimaginables y distancias, es probable que todavía pertenecen a partes del mundo Éfeso. En este se mueve como un pequeño punto nuestra tierra como un satélite del sol.

…….Nunca puede un humano terrenal con su cuerpo terrenal entrar en otra parte del mundo. Eso solo es posible al espíritu cuando se encarna en un cuerpo de la ahí existente materialidad, de la que la textura comparada a nuestra materialidad más gruesa es más o menos densa.

…….Si nosotros a partir de los mensajes a las comunidades del mundo (rev 1,20 a .3,22) no podemos concluir, que en nuestra comunidad de partes del mundo aparte de la tierra hay otras estrellas habitadas, somos capaces todavía de llegar a la conclusión, que en las otras partes del mundo también hay cuerpos celestes, en las cuales viven humanos, que han pecado igual como los humanos terrenales. Que estos humanos no tienen forma de fantasía sino por supuesto las mismas formas de cuerpos como los humanos terrenales. Debido a que la forma humana es una peculiaridad de lo espiritual humano en toda la Creación, y a partir de ello se forman los respectivos envoltorios.

 

La gracia de Dios                         

Aunque la ley de la interacción (siembra y cosecha) es severa e implacable, como todas las leyes en la Creación, sin embargo, la gracia de Dios ha estado entretejida. Al igual ella da a los humanos resumiendo la posibilidad, un fallo en contra de la Ley Divina o del Mandamiento, así que una culpa, de reemplazar un pecado, una vez que ha reconocido su falso querer en la experiencia y así mismo dedicarse en el constante esfuerzo interior a las buenas acciones. Esta es una gracia de Dios, a lo cual muchas personas buscan en vano su comprensión, quizás también porque piensan tener que negar, las en muchos casos necesarias reencarnaciones del espíritu humano, por lo tanto, las opciones otorgadas de Dios de las repetidas vidas terrenales.

…….Y sin embargo, es esta gracia de Dios – en contraposición al principio luciferino despiadado de la tentación y la seducción a los espíritus humanos hacia el pecado – para el entendimiento humano indeciblemente a lo espacioso y a lo grande. Sin esta gracia de la redención, el humano nunca entraría en condiciones de posición, para liberarse de la carga de sus pecados. Tendría que llevarlos eternamente con él.

…….La pregunta, si la Gracia Divina se da incondicional o está relacionada con el cumplimiento de los Mandamientos Divinos, responde a la ley del equilibrio entre dar y recibir, a la cual Jesus Cristo ha indicado con sus palabras “Dar es más bendito que recibir” (rev. 20,35). Del espíritu humano para la Gracia tiene que darse algo como compensación, contravalor: la confianza en Dios y su voluntad, lo que está estrechamente asociado con el seguimiento de sus Leyes y Mandamientos. La confianza es la base para la ayuda de Dios, por su “gracia del perdón”.

……. Por lo que el concepto de la gracia no puede ser tomada de manera unilateral. Solo a través de la fe el perdón no es posible, si no sigue de la fe la buena acción.

……. Por lo tanto, la persona experimenta en el preliminar-reemplace de su mal karma, la extraordinaria gracia de Dios, si él se esfuerza honestamente, a sus sentimientos y pensamientos a prestar pureza. Con ello él se crea con el tiempo, un entorno de materia cada vez más fina y pura, cual tiene que afectarle finalmente con seguridad a todo lo mundano.

……. Él se afloja sus oscuros grilletes poco a poco, impregnando su entorno con una refrescante corriente espiritual y constructiva y efectúa con ello, que las corrientes inducidas karmicas de retorno, del ser mitigados o destruidos por el resplandor más brillante. Finalmente, la sustitución frente a él sólo le pasa simbólicamente, en lo que puede “formar parte” la “casualidad” por extraña conducta y adiciones; o surgen situaciones, de las cuales nosotros diríamos, que podría haber sido peor. Una sensación de alivio interior se acopla alrededor, como si algo amenazante, con riesgo alto nos ha rozado o ha acabado de pasar más allá de nosotros.

…….También con ello experimentamos uno de los muchos efectos de la gracia, cual Él Creador a nosotros mediante sus leyes ha regalado.

…….Otra gracia es, que el espíritu humano puede permanecer en esta maravillosa Creación, para en ella en libre querer madurar a plena personalidad consciente. Eso puede suceder en plena harmonía y alegría. Dado que el dolor y el sufrimiento no son necesarios para ello. Eso solo lo introduce el humano. ¡No está en la Voluntad de Dios!

……. Con qué frecuencia pedimos, que la gran gracia de Dios sea sobre nosotros. Pero ¿hemos pensado alguna vez en que consiste la gracia de Dios?

 

El eterno consejo de Dios                           

Todo lo que al ser humano sobreviene como algo pesado, es muy a menudo llamado destino y considerado como un poder superior, lo que determina la vida del hombre.

…….En realidad, sin embargo, son los propios seres humanos mismos, que forman su destino o karma, que de acuerdo a sus decisiones libres es bueno o malo, exactamente según la ley, que el uno quien lo sembró, debe cosechar la siembra muchas veces, sea también a menudo en la vida terrena siguiente. Cada momento el humano establece la causa para futuros efectos fatídicos destinados y cada momento se sitúa en los efectos de las repercusiones de decisiones anteriores de la vida terrena actual y de pasadas.

……. Así que los humanos que viven hoy día en la tierra se responsabilizan ellos mismos, de lo que querrían y pensaban en pasadas vidas terrenas. No importa, si fue en general o fue dirigido a otras personas. Esto debería advertirnos, y aumentar nuestro sentido de la responsabilidad, para que, en el futuro, sea aquí en la tierra o en el más allá, que ya no más lesiones de efectos nocivos sean posibles, que oscurecen nuestras vidas y las hagan dolorosos. Por lo tanto, todo el mundo piensa, que les toca con más o menos graves “destinos”, en primera línea, de que él es el causante y no otro humano.

……. Quizás de alguna manera ha añadió algo malo a un prójimo, quien bajo la circunstancia tenía que sufrir inocentemente. Para la víctima sufriente traen las leyes de la Creación siempre un equilibrio en cualquier forma, previsto, que él perdona al culpable. En el momento del acto los hilos oscuros del karma se unen al culpable, cuales firmemente como frutos de su voluntad vuelven hacia él. Este es entonces el “castigo”, que se inflige a sí mismo. En realidad, es la justa compensación de su mala voluntad, la verdadera “expiación”.

……. Desde este punto de vista debe ser la doctrina de la predestinación ser considerada de manera diferente que hasta ahora. Según esto, por la eterna decreta decisión de Dios está determinado, quien de los humanos está autorizado a la salvación eterna y quien previsto a la eterna condenación. Esto da la impresión, que desde el principio un cierto número de humanos puede alcanzar la salvación eterna, y otro número definitivo está eternamente perdido.

……. En oposición a esto está el dado libre albedrío de la decisión de Dios a los humanos, que afirma, que el humano mismo lo tiene en sus manos, si quiere forzarse para subir o bajar. La ejecución de sus decisiones son entonces las leyes de la Creación, cuales en la ejecución de su libre albedrío cuales a él dejan penetrar en alturas más luminosas u oscuridades más profundas. En esta dirección también el dicho de Karl May, en su libro, “Pensamientos celestes”:

……. “No sonríes sobre ello, porque es verdad: Tus pensamientos, palabras y obras están inscritos en el libro de la vida por nadie más que de ti mismo.”

……. El destino de la vida eterna o de la muerte eterna no se sitúa en Dios, sino solo en el humano. Él mismo lleva la responsabilidad para su actuar y pensar, lo que le lleva hacia arriba o abajo.  Dios, por sus leyes, sólo deja realizar las decisiones del humano.

……. Sólo en ello, se manifiesta al humano el consejo eterno de Dios (salmo 33,11), que desde el principio de la Creación cual se expresa en sus leyes inmutables y que está estrechamente relacionado con la omnisciencia de Dios, que no se deja separar de la justicia y del amor.

Escrito ” Herbert Vollmann – escrito en las cercanias de Abd Ru Shin- “

Traduccion ” Michael Wirz”

                             

 

Publicado en: LUZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *