¿ PORQUE DEBERIAMOS PREOCUPARNOS EN REESTRUCTURAR EL AGUA QUE BEBEMOS ?

Lo natural es que el agua discurra libremente por los cauces y ríos y no por sistemas de tuberías que son complejos

Con torres, bombas, sistemas de sanitación, etc., en ellos el agua tiene que fluir por largos recorridos en línea recta, girar hasta 90 grados, estar sometida a una gran presión, a la oscuridad y además a ser tratada con productos como cloro o flúor… A consecuencia de todo ello, el agua, desde el manantial, donde nace, hasta que llega a nuestro vaso, ha perdido su estructura original y ya no sabe igual. Básicamente ha perdido su función como fuente de vida y se convierte en agua desvitalizada.

Viktor Schauberger fue un pionero en el campo del agua estructurada
Existen distintos enfoques o formas de conseguir la reestructuración del agua. Un pionero en dicho campo fue Viktor Schauberger, quien inventó y desarrollo en 1928 una maquina capaz de revitalizar/estructurar el agua. Su tecnología se basaba en entender y copiar a la naturaleza, y en concreto a los vórtices o “remolinos” de agua. El movimiento en vórtices representa el procedimiento natural que desarrolla el agua donde no solo se reestructura sino que se somete a un proceso de limpieza para ayudar deshacerse del efecto negativo de los metales pesados, pesticidas y disrruptores hormonales que se encuentran en el agua por la acción humana

El agua es muy sensible y compleja
No es fácil obtener datos exactos sobre los cambios o alteraciones que experimenta el agua en las distintas situaciones, ya que el agua es muy sensible y compleja. Este hecho representa una de las principales razones por las que la ciencia convencional no se pronuncia expresamente, más allá de su parte química considerándola como una simple molécula formada por H2O.
No obstante, si se puede decir que distintos investigadores de todo el mundo en torno al agua, y a través de diferentes experiencias empíricas llegan a la misma conclusión: se puede cambiar la estructura del agua y sus propiedades para el beneficio de las personas, animales, plantas y de todo el planeta.

LA MEMORIA DEL AGUA

Es importante entender que el agua tiene “memoria”

Es decir, posee la capacidad de almacenar en su estructura reticular, en forma de frecuencias electromagnéticas, la información de las sustancias de todo tipo con las que entra en contacto:
minerales,vitaminas,aminoácidos,agentes químicos,microorganismos (bacterias, virus, hongos…),radiaciones,plantas,frutos,metales,hormonas,disolventes,productos fitosanitarios
abonos, etc.
En el agua se puede hasta registrar la luz, el sonido, las emociones o los pensamientos. Y esa información, que se transmite a través de frecuencias, no se “borra” fácilmente.

Hoy se pueden extraer del agua muchas de las sustancias nocivas materiales mediante algunos de los métodos conocidos – destilación, filtración, etc. – pero con ellos no se eliminan las miles de frecuencias grabadas en ella que luego ejercen su efecto en los sistemas biológicos.

Es decir, la información de las sustancias con las que ha estado en contacto permanecen en el agua. Y se transmiten a nosotros, en mayor o menor medida, cuando la ingerimos. Y otro tanto ocurre con todos los alimentos que se echan al agua o los lavamos con ella.

La Homeopatía o las Flores de Bach, por ejemplo, funcionan precisamente porque el agua almacena la información de las sustancias que se diluyen en ella.

Por eso la cantidad de producto no tiene tanta importancia. Y esa información que se almacena en la estructura del agua es traspasable a los sistemas biológicos – humanos, animales y plantas – como si las sustancias materiales aún estuviesen en ella.

Cada vez son más los científicos que piensan que la aparición de numerosas enfermedades nuevas se debe primordialmente a dos hechos: la cada vez mayor sobrecarga del organismo con elementos tóxicos artificiales y su incapacidad para expulsar esas toxinas de forma natural porque el agua ha perdido su efecto purificador. Y piénsese que el cuerpo humano consiste en un 70-75% de agua.

Por otra parte, a veces tanto nuestras aguas potables como las minerales embotelladas están químicamente limpias… pero generalmente “muertas”. No contribuyen ya a la eliminación de las sustancias nocivas de nuestro cuerpo. Eso sólo lo logra el agua viva, el agua de manantial pura y limpia que se obtiene directamente.

Esa sí desintoxica el tejido conjuntivo y, expulsa las toxinas del metabolismo ayudando en los procesos metabólicos y la digestión. El problema es que con la lluvia ácida encontrar hoy agua realmente pura es un imposible.

Se tomó como modelo los principios de Viktor Schauberger y se desarrolló unos generadores de remolinos de agua con cerámica fermentada con microorganismos-efectivos. Ésta energiza el flujo de agua tratada hace que utilicemos agua viva libre de informaciones nocivas para nuestra salud

Microorganismos efectivos te ayuda a cuidar a todos tus seres queridos y a ayudar a este Planeta tan maravilloso que es nuestra casa LA TIERRA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *