MELODIA CELESTIAL

Antes de tiempos inimaginables, un gran tren de pequeñas llamas brillantes salió del hogar eterno, en la cual solo ahora les despierta una delicada brisa de primavera de un sueño profundo.

Muchas manos lucidas levantaron bendiciendo como al último saludo y amor, miradas benignos les siguieron. En su partida/salida sonaron las campanas del paraíso, y aún en el último momento ellos capturaron de este sonido plateado y le conservaron en su centro de su joven corazón. Entonces se bajaron las chispas/destellos girando divertidos en la gran profundidad de los mundos. –

Llego el tiempo, cuanto estas pequeñas y delicadas llamas florecieron a espíritus humanos, y en el florido se mezcló un tono silencioso desde tierras lejanas, lejanas; ese acarició como manos suaves sobre sus cuerdas de corazón y despertó aquel tono, el cual a ellos sonó ameno en su salida, y el cual ellos en lo más interior hundieron.

Entonces a ellos acogió un impetuoso apresurar; desde luego ellos conocían el dulce sonido de la patria, y pronto sus cadenas sonaron más llenas, creció su canción hacia anhelante melodía.

Este fue el tiempo, cuanto aun la estrella de la Tierra circulaba en lucidas ascenderos y diariamente rocío celestial fresco goteaba sobre él.

Entonces llego un día, se puso más silencioso, más débil aquel ese sonar anhelante. Primero aquí y allá, entonces llenaron el universo, aterradoramente se disminuían las voces alborozaros, pronto el gran coro quedó en silencio.

Ningún retumbo estaba ya de escuchar en la cúpula del cielo. Amortiguado era la canción sagrada del hombre terrenal.

El humano había creado voluntariamente una trampa segura para él. Él se levantó al impulso del desarrollo siguiendo fuera del paraíso hacia abajo a la materialidad a la Creación subsecuente, pero se olvido de su origen y estaba atrapado en la materialidad. Así él ya no podía incoar/empezar nada valido con el apremiar y el recordar allí dentro del corazón.

En el lugar del anhelo, al anhelo hacia la verdad y del eterno ser, En su mayor parte, la humanidad estableció la búsqueda hacia cosas terrenales, el deseo de placeres de la clase más baja. fue buscado anestesia en lo terrenal, si algo celestial lato bajo una gruesa manta.

Un delirio tras otro se apoderó del espíritu humano. ¿Si le había un veneno paralizado, que él ha podido olvidar la canción de su hogar espiritual? ¿Ya no podría recordar de aquel sonido maravilloso, el cual deja templar tan extrañamente en secreto gozo el corazón?

Si los humanos lejos del hogar de la tierra se tropiezan con otros compatriotas, entonces la alegría de la reunión a menudo no puede encontrar un fin, y están orgullosos de su patria terrenal. ¿Pero ya no sabes ellos más, que ellos aún llaman su propio otra patria, mucho más bonita y mucho más floreciente? ¿Por qué nunca hablan de esa, de su patria de origen, por qué no se alegran el uno con el otro en su reunión aquí durante su gran caminata de los mundos?

¿Es la gran canción del cielo tan completamente silenciado en los corazones de los humanos? ¿No canta y suena aun en secreto su canción allí, donde humanos buscadores en la gran caminata realmente anhelan a ello?

El anhelo que esta dormitado en el núcleo del alma solo está velado. ¿No se da cuenta el humano, cómo el anhelo no cumplido sigue golpeando y amonestando, cuando el empuña el bastón de caminar, cuando él quiere viajar a través de los países, sobre los mares, cuando él escala a la cima de la montaña o cuando inquietud inexplicable le invade en las confusiones de la vida cotidiana?

Si él voladura estas envolturas con la pureza del anhelo verdadero, entonces él está inmediatamente conectado con la fuerza espiritual eterna. En el camino de esta conexión, viene a él en silencio, la felicidad, ¡Una nueva gran esperanza germina en su corazón!

Quién puede mantener la conexión aquí en la tierra constantemente, a este le salió favorable la maestría de la vida, a ese agarra el gran amor, el cual siembre está preocupado, que también el semejante encuentre el impulso hacia arriba a los Reinos-Benditos.

Pero quien busca el verdadero anhelo, también busca la expiación, liberarse de la culpa de vidas terrenales pasadas. Él cancela con ello las huellas de caminos falsos que él fue, y alcanza un alto grado de conciencia espiritual ya en la tierra.

Entonces el humano estará firmemente anclado en la vida terrenal y en ello aún ser capaz de achicar de pleno manantial del cielo. Y cuanto más achica cuanto más vivo se vuelve ese idealismo, el cual dentro de los límites naturales siempre crea valores espirituales duraderos y con ello construyendo una escalera de oro en la cual por último su espíritu puede entrar al paraíso.

¡Qué milagro sucederá entonces! Chispas de Espíritus inconscientes salieron del Paraíso y como personalidades conscientes de sí mismas regresarán; ellos ya estaban en el Reino de Dios antes y al igual solo entonces pueden ver y experimentarlo, después de ver madurado su anhelo por la comprensión perfecta de las Leyes de la Creación en el extranjero, después que, a ellos con el logro de la plena conciencia al mismo tiempo, se les regala la sabiduría del TENER DERECHO DEL SER eternamente.

Ojeáis, como una mano invisible                                                                                                                             se desliza sobre las cuerdas doradas ceñidas                                                                                                   por el cielo, y cómo suena más y más fuerte                                                                                                         y canta la melodía pura, alta, para que el sonido                                                                                          despierte vuestro anhelo

y el recuerdo conmovedor de las profundidades se eleva?                                                                         Una vez más podéis encender vuestro anhelo                                                                                                  en ello, que se convertirá en una llama, la que requema todo                                                                     lo que retiene abaja                                                                                                                                                         y rayos lucidas alcanzan vuestras almas.

Entonces, después de un largo, largo tiempo,                                                                                                   las tierras bendecidas reabrirán sus puertas,                                                                                                     de la que una vez habéis latentemente                                                                                                               hecho el primer paso.                                                                                                                                           Volvéis en cada camino de vuelta, en el cual pueden                                                                                          venir aquellos espíritus humanos, los cuales no se olvidaron                                                                          esa canción celeste de campana pura                                                                                                                   y el último sonido de ello, cual ellos aun atraparon                                                                                               en su despedida, dejaron sonar al coro animante.

Por esa razón, dadle al verdadero anhelo                                                                                                                 espacio en vosotros y liberaos                                                                                                                                  de todas las pequeñas consideraciones.                                                                                                                   ¡Lo grande, puro sea a vosotros eterno deseo objetivo!

                                                                

Escrito ” Herbert Vollmann – escrito en las cercanias de Abd Ru Shin- “

Traduccion ” Michael Wirz “

Publicado en: LUZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.