MARÍA MAGDALENA (tiempos pasados desperdandose)

Oid, el Reino de Dios está cerca; por eso os digo, haced penitencia! Hacer penitencia Escucha mi voz, la voz de un predicador del desierto. “
Así, fuerte y prodigiosa, esta poderosa voz resonó en la calle.
Ella tenía una resonancia demoledora. ¿Qué eran estos acentos vibrando en ella? Los corazones de los que lo oyeron se agitaron hasta lo más profundo.
A pesar del calor del sol del mediodía, que pesaba sobre las calles calurosas y polvorientas, la mujer que descansaba en el tranquilo jardín, lejos del ajetreo y el bullicio del mundo, se estremeció. Se levantó y caminó hacia la pared baja y ancha, de la cual solo la parte superior rodeaba el jardín elevado como una balaustrada, mientras que las paredes y pilares pesados ​​y masivos lo sujetaban hacia la calle.
Se inclinó y miró en la dirección de donde venía la voz. Fue el tono de esa voz y las palabras “¡Haz penitencia!” Lo que causó una impresión tan fuerte en María Magdalena.
Pensativa, inclinó su hermosa cabeza que apenas podía llevar su abundante cabello rubio peinado con arte. Sus rizos, que caían sobre sus hombros, habían sido cuidadosamente colocados por un gran peluquero romano. Los alfileres y los pasadores brillaban a la luz del sol que se filtraba a través del follaje espeso y polvoriento.
Sus manos se apoyaban ligeramente contra la piedra gris de la pared cubierta con una capa de musgo.
Publicado en: LUZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.