LOS MENTALMENTE POBRES

«Bienaventurados los que son espiritualmente pobres, porque el reino de los cielos es de ellos» está escrito en la biblia luterana. (matth. 5,3). En otras traducciones se dice: «Bienaventurados son los sencillos, porque a ellos es el reino de los cielos.»

…….Ya muchos buscadores serios han pensado sobre el significado de los «pobres en el espíritu» y por qué exactamente ellos deben llegar al Reino Celestial. Aquí hay una ambigüedad cual no debería estar, porque Jesús siempre expresó su enseñanza de manera simple y clara.

…….Si queremos encontrar la interpretación correcta, nos debe ser claro sobre los significados de Espíritu e Intelecto. Espiritual es lo eterno en el humano, lo cual también está presente después de su muerte en la tierra. Él se expresa en la sensación, lo que llamamos también la voz interior. Ahora, entendimiento surge en el cerebro cual se va con la muerte terrena. A partir de eso sale claramente quien ha de tomar el primer puesto: el espíritu del humano. Él debe utilizar la mente como una herramienta útil en la tierra. Hoy en día, sin embargo, la mente se ha convertido en una herramienta doblada, que en superioridad enferma y una arrogante arrogancia reprime el espíritu.

…….Consideremos, desde este punto de vista, el espíritu como lo que realmente es, como el núcleo eterno interior del humano, como su verdadero yo, y entonces nos preguntamos: ¿Puede un pobre espiritualmente entrar al cielo? Debería ser el caso contrario. Sólo tal espíritu humano tendría que ser capaz de alcanzar la salvación eterna, quien ha florecido, quiere decir bien usado sus dones confiados del Señor, entonces las capacidades latentes de su espíritu completamente desarrollada, y con ello se hizo rico en el espíritu.

…….Sin embargo, ponemos falsamente el espíritu igual a la mente, como es habitual hoy día, así tenemos un humano pobre de entendimiento, que se describe como “simple”. Pero hoy en día en el lenguaje coloquial se llama «benignamente limitado» o «tonto». A esos benignamente limitados o tontos ahora, en cierta medida, debe ser otorgado la felicidad eterna al consuelo y la compensación por su falta de comprensión.

……. Estas interpretaciones estrechamente delimitadas, por supuesto, nunca fueron planeadas por Jesús. Cuando Él hablo a los humanos, sus palabras no eran primordialmente para la mente, sino para el espíritu del hombre, así también en las Bienaventuranzas. Se trataba aquí a lo espiritual y no por razones de Razonabilidades o deficiencias. Los humanos deben aceptar, con la sencillez de sus corazones, la verdad proclamada por Jesús, libre de todo lo complicado e ingenioso pensar del intelecto. Aquí, sin embargo, la simplicidad no debe entenderse en el sentido derogatorio de la limitación, como se pone hoy día en esta palabra, sino en el sentido de la sencillez. Tal vez se nos hace más comprensible, cuando pensamos en la palabra “simplicidad”.

……. Tenemos aquí una vez más un ejemplo para un concepto doblado, de la cual la humanidad en la creciente estrechez de la capacidad del entendimiento espiritual se ha formado tanto.

……. ¡Originalmente, el término “simplicidad” era el significado de “simple”, que fue transformado gradualmente en “limitado”! Jesus conoció el gran valor de la simplicidad del ser humano. Viene en un sentido claro a la expresión, el cual, como un producto del cerebro ligado al espacio y al tiempo, hace uso del intelecto como una herramienta necesaria y útil para la vida terrena, pero no se deja suprimir o dominar.

…….Por eso, tomó a sus discípulos de los llamados círculos simples, quiénes no estaban en un pensamiento complicado y verbalizado. A sus oyentes él ponía al Corazón, “Si no retrocedes y te vuelves como los niños, entonces no entraréis en el cielo.” (Math. 18,3) Eso significa, que los humanos deberían pensar tan simple como los niños, entonces fácil y natural. Así también están las palabras de Schiller: “Y lo que ninguna comprensión del entendimiento ve, / en la simplicidad ejerce un niño en la diversión infantil.» (Poema: las palabras de la fe).

…….. Sólo el pensamiento simple y el sentimiento traen claridad. Los humanos no se dan cuenta de la verdadera grandeza de esta simplicidad. Ellos los valoran demasiado poco y por lo tanto no los reconocen en las leyes de la Creación, que expresan la Voluntad de Dios.

……. La mente no puede captar eso. Él es de origen terrenal y está sujeto a la limitación del espacio y del tiempo, mientras que el espíritu puede ir su camino ilimitadamente a la altura espiritual. La no disturviada claridad de su sentimiento le abre a él ese camino y mediando a él esta conexión con estas radiaciones de la Creación, de la cual gradualmente puede formar una escalera celestial, la cual llega hasta arriba al Reino espiritual.

……. Por lo tanto, podemos asumir con razón, que la primera de las bienaventuranzas vale a lo humanos cuales en la sencillez de su corazón y en su relegación simple en sentimientos andan en su forma de vida, hasta el cumplimiento de su anhelo celestial.

……. Así serán de los «pobres en el espíritu» los incipientes, los que simplemente asumen la verdad, Que simplemente van a la verdad, sin prejuicios y libre de opiniones preconcebidas.

…….A ellos Jesús ha prometido: “Bienaventurados son los sencillos, porque para ellos es el Reino Celeste. “

Autor : Herbert Vollman                                         

 Traducción: Michael Wirz

https://mensaje-del-grial.org/

http://www.abdrushin.es/

http://mensaje-del-grial.net/

Publicado en: LUZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.