LOS BENEFICION DE LA MELAZA DE CAÑA EN LA ULCERA

Una úlcera es una pérdida de sustancia en el revestimiento cutáneo o mucoso, que se acompaña de lesiones más o menos profundas en los tejidos subyacentes, los cuales dificultan la cicatrización. La úlcera puede presentarse en varias partes del cuerpo

Una úlcera puede hallarse en la piel en el exterior del cuerpo (brazo, piernas, cornea del ojo, etc.) o en la pared de un órgano interno (estómago, intestino, hígado, boca, etc.)

Las personas cuya sangre es completamente sana no sufren de una úlcera. Especialmente no con ulceración crónica. De acuerdo con los practicantes del sistema bioquímico de la medicina, las úlceras ocurren solo en ausencia de ciertas sales minerales en la sangre y en el tejido. La melaza, si se toma durante el tiempo necesario, remedia esta deficiencia, no es sorprendente que las úlceras gástricas respondan favorablemente a ello. . Ahora el sitio de la úlcera no importa, ya que la sangre y el tejido son suministrados por la melaza con los minerales y vitaminas requeridos. Cada naturópata sabe que sería si solo tratara un sufrimiento localizado. Tales son solo efectos y no la causa de una enfermedad. Ninguna parte puede ser considerada por sí misma.

Como por ejemplo en úlceras externas y enfermedades de la piel. El método de tratamiento más racional consiste en una aplicación interna y, cuando se indica, al mismo tiempo en una externa.

caso clinico de una ulcera uterina

La dolorida visitó al Sr. Person en una condición desesperada. Los médicos le han explicado que ella sufre de cáncer y que ya no tenía mucha posibilidad de una curación. A lo mejor el diagnostico era erróneo, pero al menos su médico la observo muy seriamente. La paciente perdió en peso y tenía un sangrado abundante. Como había oído hablar de la terapia de melaza, pidió una cantidad al señor Persson, que tomó en parte y en parte la utilizo parcialmente aplicándola en la ducha caliente a temperatura corporal. Cuando regresó a visitar al Sr. Persson después de unos meses, apenas podía creer que era la misma mujer. La hemorragia se detuvo, recuperó su peso corporal normal y su apariencia era fresca y saludable. Ella se sintió “maravillosa”.

Mr. Persson escribe: “Muchos enfermos tosen el tejido celular podrido después de tomar melaza durante algún tiempo”. Por ejemplo, el hombre que sufre de cáncer de esófago. Su aliento olía fatal, y tuvo que ser alimentado con un tubo. Se trató con melaza y ya estaba escupiendo un trozo de tejido podrido del tamaño de un huevo de gallina. Su respiración ha vuelto a la normalidad.

sistomas emocionales

Una úlcera me llevará a tomar
consciencia de que vivo grandes miedos e inseguridad. Me indica que me habita un estrés intenso y que me siento corroído, molesto, comido. Según el lugar del cuerpo donde se desarrolle mi úlcera, me es posible descubrir lo que provoca este estado. Por ejemplo, si se halla en mi boca, puedo preguntarme lo que debo decir. Úlceras de estómago demuestran que hay algo que digiero mal. Regla general, una úlcera me indica que dejo que las cosas o la gente me irriten. Aprendo a dejar fluir, a calmarme.

Tengo tendencia a criticarme severamente e incluso quiero llegar a auto – destruirme. Mi cuerpo me indica que es tiempo de que descubra las cualidades que están en mí, que me aprecie a mi justo valor y que acepte mi necesidad de amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *