LAS TAREAS DE LOS SERES NATURALES EN LA CREACION DEL PLANO DE DIOS

……. La tierra es un planeta proporcionada por el desarrollo creador de tres tipos de criaturas: El humano como portador del espíritu eterno, dotado de libre albedrío, así que libre capacidad de decisión, por lo que se impone la responsabilidad por sus acciones. El animal en una forma de existencia, cual se diferencia del humano por la falta de la responsabilidad personal. Está equipado con un alma viviente, que no puede de otra forma, que someterse a la voluntad del Creador. Por lo tanto, no puede cometer un pecado. Cualquier animal, del más pequeño hasta el más grande, cumple inconscientemente en su sitio, los a él dictadas leyes de la naturaleza, porque obedece a propulsiones, cuales están dictadas a él de las leyes de la naturaleza. Y el tercero en la liga son los innumerables seres naturales, cuales están en bosques y campos, en montañas y aguas, aire y tierra en el verdadero sentido de la palabra propulsan sus actividades. También ellos no poseen un libre albedrío, sino sirven a Dios en obediencia incondicional, lo que les está implantado. Pero difieren de los animales por una conciencia superior y a través de su  forma humana. Los animales están estrechamente relacionados con los seres naturales, están guiados por ellos y muchas veces advertidos de los peligros.

…….Sabemos que nuestro cuerpo terrenal solo es nuestra envoltura externa gruesa para nuestro Yo, el espíritu viviente, cual habita en el cuerpo y cual debería dirigirlo. El posee aún más envolturas finas, por ejemplo, el cuerpo astral, cual en su opresión se sitúa más cercano al cuerpo físico. Es por eso que después de la muerte, quiere decir que después de  desprenderse él del cuerpo terrenal, el espíritu en su envoltura astral todavía puede ser visto por algunas personas. Ahora en su mayoría esta envoltura astral no puede ser visto con el ojo terrenal más grueso.

……. Puesto que los seres naturales no tienen un cuerpo de carne gruesa y por lo tanto permanecen invisibles para los ojos terrestres, esta negada, por la mayoría de las personas hoy en día, o por lo menos dudado. Incluso por aquellos que creen en la vida después de la muerte y saben, que el humano después de desprenderse de la envoltura terrestre, sigue vivo “invisible” para nosotros. En realidad, esto es ilógico. Porque el que ya está convencido que el hombre puede existir como así  llamado ser invisibles, no debería avergonzarse, continuar a lo largo del pequeño paso y decirse a uno mismo, que todavía podría haber otras criaturas, cuales el humano de hoy día con sus ojos terrenales no puede ver. Sobre todo, porque hay muchas tradiciones mundiales en los cuentos y leyendas de la antigüedad, que no se pueden ignorar fácilmente como una fantasía.

……. Si estas tradiciones comunes fueron desfiguradas en el transcurso del tiempo mediante la transmisión y no concuerdan siempre con la realidad, necesitamos en un pensar más profundo, llegar a la conclusión, que se basan en principios verdaderos. Nuestra sociedad moderna de hoy en día en su mayor parte tan fuertemente encerrada en su pensar material, ya no puede sentir la verdad.

…….El núcleo vivo de los seres naturales no es “espíritu” como en el humano, sino se llama
“sustancial”. Espiritual y sustancial son dos diferentes especies de Creación. La diferencia es
como ya se explicó: lo espiritual posee un libre albedrio, por lo tanto, puede vivir y actuar en
contra de las leyes de Dios, por lo que tiene que soportar las consecuencias. Por eso se dice:
“Lo que el humano siembra cosechara”. Lo sustancial no posee un libre albedrio y solo puede
en su vivir y en su trabajo realizar solamente el querer del Creador. Su vivo sustancial núcleo
está rodeado de una envoltura, que es similar al cuerpo astral humano. Es por eso que los
seres naturales pueden ser vistos por los humanos. Sobre todo, niños en edad preescolar están
frecuentemente dotados para ello. Y cuando ellos juguetonamente cuentan, que han visto
pequeños duendes, no se debe considerar o descartar burlonamente, sino cariñosamente
recibirlo con ello. Una niña de tres años de edad en mi círculo de conocidos ha visto, por
ejemplo, “angelitos” en la ventana grande de flores, cual fue cariñosamente cuidadas de la
ama de casa que contenía muchas plantas floreciendo. En la familia nunca se habló de elfos,
porque se desconocía su existencia. Pero de los ángeles probablemente se cuenta a la mayoría
de los niños pequeños en las familias cristianas, a pesar de que a menudo los padres no creen
seriamente en ellos. Por lo que el niño naturalmente no podía para las pequeñas criaturas
revoloteando alrededor de las flores, encontrar ninguna otra expresión de “Angelitos”, sobre
todo porque los elfos de flores llevan alas como las mariposas.

…….También adultos informan de vivencias con seres naturales, y afortunadamente esto
atrae cada vez círculos más amplios. Ha llegado el tiempo, cuando el reconocimiento de la
existencia de estas vitales criaturas, importantes para la vida de la tierra y el humano, ya no se
puede hacer retroceder. Es urgente necesario, que nos ocupemos de ello y nos esforcemos de
recibir conexión con ellos, como ha sido en tiempos tempranos. A la vez no es importante, si
nosotros las vemos. Que probablemente no será capaz la mayoría de la gente hoy en día,
porque nuestros órganos de los sentidos para ello en la edad del tiempo materialista están
atrofiados. Ya nuestro amor, de querer volvernos hacia ellos, consigue la conexión, de modo
que los podemos sentir y en su trabajo ayudarles espiritualmente.

……. Es claramente de sentir, que un anhelo secreto en muchas personas que cada vez les
oprime más hacia ello. Por ejemplo, la propagación casi explosiva de enanos de jardín
artificiales en los años pasados demuestra, que hay existencia de un amor hacia estas
pequeñas criaturas, que debe ser justificado no sólo como una tendencia de la moda. Es la
memoria más interna profunda de algo perdido, derramado, el anhelo, de excavarlo de nuevo, aunque sea provisionalmente sólo en la reconfiguración de imágenes terrestres. ¿Por qué los artistas ponen a sus figuras, los altos gorros puntiagudos? Muy simple: Debido a personas con el talento que han podido verlos e incluso fotografiarlos.

…….Nosotros los humanos en la tierra, trabajamos condiferentes energías. Estas energías o radiaciones son los últimos bastos retoños cuales actúan en todos los flujos de energía de la creación. Saliendo desde Dios como el origen de toda fuerza como una poderosa corriente, inundando y dividiéndose en innumerables corrientes laterales, en todas las áreas de la espiritual y creación más fina y sutil hasta abajo a nuestra terrenal, visible materia gruesa los cuerpos celestes, por lo tanto, también hacia la tierra.

……. Para nuestro trabajo de desarrollo terrenal humano hemos aprendido, que estos flujos de fuerza tienen que ser guiados. Por ejemplo, nos sirve la corriente eléctrica sólo entonces para nuestros propósitos terrenales, si lo pasamos por medios apropiados, allí donde lo queremos tener. Energía, que en si no es “personal”, necesita personalidades, de cuales están guiados. Esto son los trabajadores especializados, que están familiarizados con las características de estas energías, en la adaptación a la ley natural que habita dentro de ellos, y así pueden aplicarlo para el beneficio de la humanidad. Nosotros sabemos, que solo en el área de la electricidad es necesario un ejército de criaturas humanas laboriosas. La corriente como tal no sería en la posición solo de si mismo satisfacer las necesidades de la humanidad.

…….A partir de esta experiencia terrenal, probablemente no es difícil, de imaginarse, que
todo los demás y muy diferentes flujos de potencias, son necesarios para el establecimiento y
la preservación de la creación, deben ser suministrados de seres personales a los lugares,
donde deberían hacerse eficaces. Este es el ejército invisible de millares grandes y pequeños
servidores de Dios, de los así llamados seres sustanciales, que son activos en toda la creación.

…….El grupo más bajo de ellos son los de aquí en tierra trabajando elementales o seres de la
naturaleza. Fueron ellos los que se aseguraron, que la tierra se puso verde, las plantas y frutos
se desarrollaron, que surgieron paisajes, la cual fue que le permitió una existencia terrena al
hombre. Cuales continuarán mientras exista la tierra, cumpliendo sus funciones fielmente,  mientras no están restringidas por el pensamiento constreñido y de la codicia y la avaricia asociada de la gente. Porque donde los humanos desestiman su trabajo, envenenan y  destruyen, se retiran finalmente, porque bajo condiciones muy poco naturales no pueden  trabajar. Solo hay que mirar los bosques muriéndose. Ellos son una seña visible, de que ahí fue retirada a los seres naturales, las condiciones necesarias de su trabajo por influencias destructivas.

……. Entre los conocidos por nosotros de los seres naturales cuentan las sirenas, responsables del elemento del agua, gnomos, que se examinan el desarrollo de la tierra y de las piedras, crecimiento de las raíces y similares, sílfide con sus diferentes tareas en el área del aire, seres del fuego, llamado salamandra, como los pequeños elfos de flores, que trabajan felizmente en el desarrollo y mantenimiento de las flores. Estos tipos de seres ya fueron vistos por mucha gente y descrito en su aspecto. También los más grandes elfos masculinos de los árboles cuales sobre todo son responsables para el crecimiento del tronco y las ramas, mientras las flores del árbol están cuidadas de delicados seres femeninos.

……. Es del todo de verificar, que en la naturaleza está ejecutado el trabajo bruto y más bruto por lo seres masculinos pero lo más fino, de seres tiernas y femeninas. Eso es una consecuencia del principio de la creación, por lo cual no sin razón se crearon grupos masculinos y femeninos de diversas maneras de actuar, que deben complementarse entre sí. Este principio no se ha percibido correctamente por los habitantes de la Tierra. La consecuencia es, que muchas, originalmente como una delicada, con finos sentimientos creadas mujeres, no reconocen el gran valor de su feminidad, sino en el hacer y comportarse emulan al hombre en su
ser más áspero y por lo tanto pierden su sentir más fino y se masculinizan. Esto es un estado innatural que no conlleva ninguna bendición y trae interrupciones en la armonía de la creación dada por Dios. Con esta pregunta he tratado extensamente en otra conferencia. (femenino y masculino = sistema dual)

……. Conocidos también son los Gigantes como seres poderosos de la naturaleza, cuya tarea es para trabajar en las altas montañas y rocas. Rübezahl como guardián supremo de los Montes Gigantes en Silesia lo conocéis probablemente muchos de vosotros de las leyendas. Esta estatura no es la invención de la fantasía humana. Existe de verdad y fue visto por personas conocidas mías hace unos años.

……. Es gratificante, que humanos, los cuales tienen la capacidad de ver los seres naturales, compartiendo sus observaciones en conferencias – o forma de libro accesible al público. Esto ayuda a muchos contemporáneos a una nueva comprensión para estas adorables criaturas. Pero, por desgracia lleva el comportamiento de ciertos seres a menudo a conclusiones erróneas. Se afirma, por ejemplo, que los inquietos, salvajes y voraces criaturas que apareciendo del fuego son “maliciosos”. Eso está erróneo. Es imposible, que seres así, cuales, actuando obedientemente sólo por la voluntad de Dios, puedan ser maliciosos. Esto ocurre sólo en los seres humanos, cuando él pone su libre albedrio en contra de las leyes de la creación. El tipo de salamandra representa sólo su elemento, como el fuego, cual, como sabemos, codiciosamente distorsiona todo lo que se le ofrece. Eso es la tarea del fuego. ¿Cómo se debería calentar nuestro horno si no se consume el combustible ofrecido? El fuego en su salvaje especie trae con la ayuda de los seres actuando en él, bendiciones, cuando esta tratado correctamente y mantenido en sus fronteras. Ahora si se extiende de forma catastrófica, entonces sólo puede suceder en el contexto de las leyes de la creación. Ya sea en el curso de cambios de la tierra necesarios o en reacción como un comportamiento humano incorrecto.

…….Aquí llegamos a un punto, que también es de mencionar. Cada uno de los seres
naturales corresponde a la especie para el elemento o al área de trabajo, al que está asociado.
No solo, como ya he dicho, se dividen en seres femeninas para las actividades leves y más
tiernas y en masculinas para los trabajos más bastos. Además, a menudo son aún más
características especiales que corresponden a la zona de actividad. Como por ejemplo la
salamandra de fuego, también poseen los seres de tormenta y la tempestad una ferocidad
especial y actúan, cuando están desencadenados, según testigos por verlos, asombrosamente.
Por el contrario, son los pequeños elfos de flores, cuales desarrollan la maravillosa belleza de
flores diferentes, en sí, maravillosas como en los cuentos, y de delicada gracia femenina. Los
movimientos agiles de las sirenas de agua aparecen a menudo ondeadas, y los adorables
duendes como peones terrenales impresionan igual de robustos, como se encuentra en los
jardines con sus palas y carretillas son vistos como figuras de arte modelados.

…….Todos los seres naturales trabajan de acuerdo a las instrucciones de seres más
fortalecidos y más y desarrollados situados encima de ellos. Ellos se organizan en una
jerarquía, cual, saliente de lo Divino, atraviesan por todas las etapas de creación, como una
cadena, hasta aquí abajo a la tierra. El “puesto de mando” superior está en el Creador. Todos
los seres trabajadores, también los más altos, son por decirlo así, destinatarios de una orden,
cuales con alegría en su propio espacio de trabajo los “comandos”, quiere decir aplican los
mandamientos de Dios y también remiten a la prójima, al grupo de trabajo debajo de ellos,
cuales ejecutan a su vez todas las instrucciones incondicionalmente. Aquí no hay ninguna
presunción y ninguna rebeldía como en el humano, sino solo un adaptarse y un alegre servir.

…….Así se da en toda la creación una armonía de trabajo excelente, a través de la cual la preservación y constante desarrollo de la preservación de la obra de Dios este garantizado. Solo donde el humano, el así llamado “corona de la creación” al intervenir en su arrogancia y su presunción, se altera esta armonía, tal  como lo experimentamos ahora en la tierra. Como resultado de ello, no tenemos nada bueno que espera en un futuro próximo. Por lo que sembramos, tenemos que cosechar.

……. Algunos clarividentes también han observado niños en ciertos seres naturales. A partir
de eso surge la pregunta, si estas criaturas se reproducen similar como el humano. Esto
obviamente no es el caso. Órganos reproductivos solo poseen los terrenales, cuerpos carnales
de humanos y animales. En seres naturales surgen los hijos de otra manera.

……. Hablé al principio de fuerzas de las corrientes o radiaciones, cuales a traviesan la
creación y de los seres correspondientes que están dirigidos a los sitios, donde son necesarios.
Sin embargo, esto no sucede igual que en el humano, cual por la causa de su libre albedrio
puede dirigir la energía allí, donde él la quiere tener. Eso quiere decir, él puede también
interponer las radiaciones perjudicialmente.

…….En los seres sustanciales el proceso es diferente. Estos “nadan” por decirlo así en el
turno correspondiente de su apropiada radiación de la especie, son en realidad su
personificación, y están apoyados por ellos a su puesto de trabajo. Ahí redirigen sus fuerzas
de conformidad adelante; Elfos de flores para la construcción de las flores, hombrecitos de
raíces para el crecimiento en el reino de la tierra, seres de agua para el cuidado de las aguas y
los animales en el mismo y las plantas, seres de la tormenta y la tempestad para el
mantenimiento de purificación de las regiones de aire, etc, etc…

…….En eso surge la pregunta, de que manera surgen estos seres y de donde vienen. Obtenemos respuestas profundas por Abd-ru-shin en su obra “En La Luz De La Verdad,
Mensaje del Grial” en la cual se explica en una consistencia lógica a nosotros de la alta
elevación de la formación de la creación junto con sus habitantes.

…….Los seres elementales cuales viven a través de su vida en su tiempo de desarrollo en el
plano terrestre, solventaron como seres gérmenes en la creación de un campo, a través de la
materialidad efímera, pero situado por debajo de los reinos espirituales, (el paraíso), del así
llamado “anillo de lo sustancial”. De este nivel de creación proceden también las almas
animales, y por lo tanto están estrechamente relacionados con los seres elementales. Siendo
aún gérmenes inconscientes, están llevados abajo a hacerse en diferentes corrientes de fuerzas
hasta la tierra. Gradualmente se evolucionan a ser conscientes y asuman la forma humana,
con lo cual en la “infancia“ son atendidos y protegidos por los seres más viejos.

……. Por último, sería de hablar de los poderosos líderes de los elementos. De los pueblos
antiguos, que aun podían verlos, eran considerados dioses y adorados en consecuencia. Pero
también ellos son sólo servidores de Dios y sus criaturas, equipados con una gran fuerza, de
largo alcance.

 ……. En nuestro espacio europeo conocemos que entre los germánicos, existen además otros varios. Por ejemplo, Donar, dios del trueno, o el Padre de los dioses Wotan con su mujer Fricka. Los griegos llamaron a estos dos más altos así llamados Dioses Zeus y Hera, en los antiguos romanos Júpiter y Juno. Ellos son los mismos en todos los países, ellos sólo estaban de acuerdo con los diferentes niveles de madurez y la idiosincrasia del pueblo,  también percibido de forma diferente y nombrados con diferentes nombres.

……. Con el tiempo, fueron estas figuras nobles en realidad derribadas en bajas imaginaciones mentales. Les fueron todo tipo de errores y debilidades humanas incluso vicios imputados, y la imagen, que fue creada de esta manera de ellos, ya no corresponde a la
verdad.

……. Ha llegado el momento, que todos los errores se eliminen y el funcionamiento de los seres de la naturaleza en su pleno grado y acompañado de bendiciones, sea reconocible de
nuevo. Nosotros pequeños engreídos humanos nos hemos imaginado, a ser los dueños de la
tierra. Poco a poco nos cae en la cuenta, que somos huéspedes, que no podemos quedar
exentos poniendo las manos sobre la naturaleza sin ser castigados. Nos puede ocurrir, si no
nos recordamos a nosotros mismos a tiempo, intrusos no invitados por estos mismos seres, de la cual sus actuaciones hemos despreciado, de las órdenes más altas en forma catastróficas, de ser sacudidos de la tierra maltratada.

       Autora; Alma Wolfrum                                                         Traducido; Michael Wirz

 

 

Publicado en: LUZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *