LA GRACIA DE DIOS

Aunque la ley de la interacción (siembra y cosecha) es severa e implacable, como todas las leyes en la Creación, sin embargo, la gracia de Dios ha estado entretejida. Al igual ella da a los humanos resumiendo la posibilidad, un fallo en contra de la Ley Divina o del Mandamiento, así que una culpa, de reemplazar un pecado, una vez que ha reconocido su falso querer en la experiencia y así mismo dedicarse en el constante esfuerzo interior a las buenas acciones. Esta es una gracia de Dios, a lo cual muchas personas buscan en vano su comprensión, quizás también porque piensan tener que negar, las en muchos casos necesarias reencarnaciones del espíritu humano, por lo tanto, las opciones otorgadas de Dios de las repetidas vidas terrenales.

…….Y sin embargo, es esta gracia de Dios – en contraposición al principio luciferino despiadado de la tentación y la seducción a los espíritus humanos hacia el pecado – para el entendimiento humano indeciblemente a lo espacioso y a lo grande. Sin esta gracia de la redención, el humano nunca entraría en condiciones de posición, para liberarse de la carga de sus pecados. Tendría que llevarlos eternamente con él.

…….La pregunta, si la Gracia Divina se da incondicional o está relacionada con el cumplimiento de los Mandamientos Divinos, responde a la ley del equilibrio entre dar y recibir, a la cual Jesus Cristo ha indicado con sus palabras “Dar es más bendito que recibir” (rev. 20,35). Del espíritu humano para la Gracia tiene que darse algo como compensación, contravalor: la confianza en Dios y su voluntad, lo que está estrechamente asociado con el seguimiento de sus Leyes y Mandamientos. La confianza es la base para la ayuda de Dios, por su “gracia del perdón”.

……. Por lo que el concepto de la gracia no puede ser tomada de manera unilateral. Solo a través de la fe el perdón no es posible, si no sigue de la fe la buena acción.

……. Por lo tanto, la persona experimenta en el preliminar-reemplace de su mal karma, la extraordinaria gracia de Dios, si él se esfuerza honestamente, a sus sentimientos y pensamientos a prestar pureza. Con ello él se crea con el tiempo, un entorno de materia cada vez más fina y pura, cual tiene que afectarle finalmente con seguridad a todo lo mundano.

……. Él se afloja sus oscuros grilletes poco a poco, impregnando su entorno con una refrescante corriente espiritual y constructiva y efectúa con ello, que las corrientes inducidas karmicas de retorno, del ser mitigados o destruidos por el resplandor más brillante. Finalmente, la sustitución frente a él sólo le pasa simbólicamente, en lo que puede “formar parte” la “casualidad” por extraña conducta y adiciones; o surgen situaciones, de las cuales nosotros diríamos, que podría haber sido peor. Una sensación de alivio interior se acopla alrededor, como si algo amenazante, con riesgo alto nos ha rozado o ha acabado de pasar más allá de nosotros.

…….También con ello experimentamos uno de los muchos efectos de la gracia, cual Él Creador a nosotros mediante sus leyes ha regalado.

…….Otra gracia es, que el espíritu humano puede permanecer en esta maravillosa Creación, para en ella en libre querer madurar a plena personalidad consciente. Eso puede suceder en plena harmonía y alegría. Dado que el dolor y el sufrimiento no son necesarios para ello. Eso solo lo introduce el humano. ¡No está en la Voluntad de Dios!

……. Con qué frecuencia pedimos, que la gran gracia de Dios sea sobre nosotros. Pero ¿hemos pensado alguna vez en que consiste la gracia de Dios?

Autor : Herbert Vollman                                                                           

Traducción: Michael Wirz

https://mensaje-del-grial.org/

http://www.abdrushin.es/

http://mensaje-del-grial.net/

Publicado en: LUZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.