La efectividad de la melaza de caña negra

Accidentes cerebrovasculares:

De acuerdo con la medicina bioquímica, la mayoría de las enfermedades curables son el resultado de una deficiencia de sales minerales. Por lo tanto, no es sorprendente para aquellos familiarizados con este sistema escuchar que las consecuencias de muchos derrames cerebrales se pueden curar con la terapia de melaza, ya que uno sabe que la melaza es muy rica en muchas sales minerales. Donde aparece la parálisis, excepto como resultado de accidentes, hay una deficiencia de calcio y magnesio en el organismo; y todas estas sales están presentes en forma fácilmente asimilable en la melaza negra cruda.

La suposición general es que una persona que ha tenido uno o dos golpes morirá en el tercero. Que eso no tiene que ser así, demuestra el próximo caso; El Sr. X., un anciano, ya había tenido dos golpes, completamente paralizado en un lado de su cuerpo. Después de probar la terapia de melaza, experimentó el agradecido resultado de que recuperó el uso de todas sus extremidades. Era un hombre completamente sano para el asombro de todos los conocidos. Este no es un caso aislado. Él solo fue descrito porque este fue un caso especialmente fuerte.

El problema de los accidentes cerebrovasculares te hace pensar mucho, y creo que no es exagerado decir que la gente debería comer más melaza, por lo que estaríamos menos afectados por este terrible rehén.

Diferentes casos:

Un niño, retrasado mental, recibió un tratamiento de melaza de su padre. Ahora es tan inteligente y saludable como el resto de la familia.

Una radiografía mostró que un hombre tenía una sombra en sus pulmones. Le hicieron comer melaza, y después de tomarlo por un tiempo, una nueva radiografía mostró que la sombra había desaparecido.

Los médicos creían que tenían encontrado una tuberculosis pulmonar en una niña maorí. Si esa diagnosis estaba correcta o no, por lo menos la pecienta se encontró en un muy mal estado. Después de un tratamiento con melaza ella estaba sana de nuevo.

Un hombre tenía por un dedo infectado grandes dolores. Sus axilas estaban hinchadas. El dedo infectado se curó localmente con envolturas de melaza, y como el hombre también usó melaza internamente, el nudo bajo su brazo también se desapareció.

Casos de quejas de los senos paranasales se dejan curar fácilmente mediante un tratamiento de cura con melaza. Para ese sufrimiento la melaza debe ser tomada internamente y una suave solución (en la misma proporción como en el enema para una ducha nasal). las mismas medidas también ayudan con el catarro nasal.

El Sr. Persson nombra a un caso de erisipela (Enfermedad infecciosa y contagiosa que afecta a la piel y al tejido subcutáneo, en especial de la cara, y se caracteriza por la aparición de placas rojas y brillantes y la presencia de fiebre), cual fue curado con la melaza; y el médico le recomendó al paciente, continuar tomando melaza en vista de los buenos resultados.

Antes de que el Sr. Persson tomara melaza, sufría de piorrea. Piorrea es una enfermedad constitucional con manifestación local. El medico recomendó, de arrancar los dientes, para que el veneno obtenga una fuga libre. Pero la verdadera razón de la enfermedad radica en una cierta deficiencia de sal mineral, por lo que el tratamiento de la melaza es más racional y más barato. Ella debería ser probada, antes de recurrir a medidas drásticas.

Anemia, anemia perniciosa:

Dada la cantidad de hierro y calcio asimilable en la melaza, no es sorprendente que muchos casos de anemia se hayan curado. El método ortodoxo, en el que se administran grandes cantidades de preparados de hierro durante un período prolongado, no es satisfactorio y a menudo causa dificultades digestivas. La razón es que el hierro y el calcio deben tomarse de una fuente natural y no de una muestra artificial, aún si estos fueron ingeniosamente elaborados con arte. En cuanto a la grave anemia perniciosa, no me sorprendió que el Sr. Persson informara algunos casos de curación. No esperaba nada más cuando escuché a una señora decir que había escrito de que había sido curada tomando dos cucharaditas de postre de un jarabe negro dos veces por consejo de un naturópata.

Después de que se ha demostrado que la melaza causa la desaparición de las úlceras y cicatriza las úlceras, hay motivos para creer que el potasio de la melaza previene o cura las glándulas prostáticas en los hombres mayores. Aunque se han conocido casos de problemas de vejiga y dificultad para orinar, no hay un diagnóstico exacto, ya que el Sr. Persson no es un médico. Después de todo, él informa el siguiente caso: Anciano, grandes quejas al orinar. Quería ingresar al hospital, ya que no funcionaba más su vejiga. Fue inducido a tomar melaza y masticar un montón de perejil. Resultado: él se curó y no tenía que ir al hospital. Otros problemas de vejiga (aunque no tenían que estar relacionados con la próstata) respondió a la terapia de melaza, junto con la ingesta de mucho zumo de perejil.

 Cálculos biliares:

Hay un tratamiento de cálculos biliares que consiste en tomar melaza en la forma prescrita más 3 a 4 cucharaditas de aceite de oliva por día. Este tratamiento no es tan exagerado como parecería a primera vista, dado que el cobre y algunas otras sales minerales de la escuela bioquímica Schüssler se usan como remedio para esta condición dolorosa. En cuanto al aceite de oliva, su función es obvia. Es muy probable que la melaza intensifique el tratamiento. También es probable que la melaza en la dieta diaria pueda evitar el sufrimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *