Gnomos, elfos, sirenas … un conocimiento mundial Naturaleza en la actividad creativa

Prefacio:

Gnomos, elfos, sirenas … seres de los cuentos de hadas y leyendas de nuestra infancia, y los grandes “líderes de los elementos”, los dioses de la antigüedad: ¿Existen todos estos seres solo en nuestra imaginación? ¿O son reales? ¿Si dejamos de lado las exageraciones o distorsiones que pueden haber entrado en las tradiciones a lo largo del tiempo, seguirá habiendo un verdadero núcleo? ¿Es posible que existan “seres elementales” o “espíritus de la naturaleza”?

Para algunos, tales preguntas parecerán algo ingenuas o poco interesantes hoy en día. En el “Espíritu de la época” científico y racional supuestamente ya no vale la pena de ocuparse con eso. Los dioses y los gnomos pertenecen al dominio de los cuentos de hadas y las leyendas, ¡y no pueden ser objeto de una investigación seria!

Pero tal deportación no le hace justicia al tema. Por un lado, porque no es el resultado de un examen en profundidad, sino un prejuicio. Por otro lado, la hipótesis de la existencia de tales seres en una inspección más cercana no está en contradicción con el conocimiento científico ni con consideraciones religiosas. Además, numerosos hechos, como la visión de personas clarividentes, sugieren que existen muchos seres, que solo conocemos a partir de cuentos de hadas y leyendas.

El objetivo de este libro es dibujar desde diferentes perspectivas y con respecto a
diferentes áreas de conocimiento. Para este propósito, se hace referencia a numerosas obras religiosas, históricas, mitológicas y también informes.

Sin embargo, según el autor, el significado central para la comprensión de este tema es el trabajo “En la Luz de la Verdad – Mensaje del Grial” de Abd-ru-shin. No es que este trabajo se dedique exclusivamente al ser elemental – se trata de muchas otras preguntas, como el origen del hombre, su posición en la creación, el destino, el significado de la vida, etc. Pero las explicaciones del “Mensaje del Grial” son las más claras y completas, que se pueden encontrar en este tema.

En el “Mensaje del Grial”, los dioses, los elfos y los gnomos, así como muchos otros seres, se designan con el término colectivo “esencial”. Seguiremos este ejemplo en las siguientes explicaciones.

                                                                ¿Por qué no se ve los seres enteales?

Antes, y todavía hay, personas que afirman haber ver visto seres enteales de la naturaleza, respectivamente, de poder verlos. Para ellos, por supuesto, no surge la pregunta si los seres realmente existen. Pero ¿por qué solo unas pocas personas perciben visualmente a los seres naturales, mientras que los otros generalmente no las ven?

                                                            ¿Ver siempre es necesario para creer?

Yo Quiero ver para creer … Esta idea básica se expresa en muchas discusiones sobre la posible existencia de algo en general invisible, y por lo tanto a menudo también se asocia con los seres de la naturaleza. La forma de mirar al mundo según el lema “Lo que no se puede ver, no existe” también parece ser bastante lógico: lo que no es visible no tiene forma; y lo que no tiene forma, no existe.

Sin embargo, hay muchas cosas cuya existencia es para nosotros una certeza, que colocamos con confianza en nuestra imagen del mundo, que también utilizamos para nuestras actividades diarias, y que nunca hemos visto. Pensemos, por ejemplo, en la electricidad que depende tanto nuestra sociedad, a la estructura del átomo (los electrones que circulan alrededor del núcleo) o a las ondas de radio y televisión que pasan a través del espacio sin interrupción. No podemos hacer todo esto con nuestros sentidos directamente, sino solo en los efectos. ¿Y quién se atrevería a cuestionar la fuerza gravitacional o las fuerzas magnéticas con el pretexto de que son invisibles? ¿O rayos ultravioletas e infrarrojos? También estamos convencidos de que tenemos un libre albedrío como ser humanos, pero nadie puede observar esto como tal. Nuestros pensamientos, sentimientos y sensaciones son también “entendimientos invisibles”.

Estos ejemplos muestran que no siempre es necesario ver algo para convencerse. Por lo tanto, es una falacia considerar a los elfos, gnomos y otros seres naturales como inexistentes desde el principio, simplemente porque no se los ve.

Además, la afirmación en realidad no importa, que los seres esenciales son invisibles. Debería decir que, en general, no pueden verse. Porque había siempre personas que informaban sobre el hecho de poder percibir los seres esenciales de la naturaleza o comunicarse con ellos.

¿Pero cuán creíbles son tales declaraciones? Es difícil controlarlos porque precisamente las personas que quieren juzgarlas carecen por lo general del don de ver la naturaleza.

Preguntémonos, por lo general, si es posible que ciertas personas puedan percibir más que otras, para que puedan concebir visualmente una realidad que está cerrada al mortal normal. Para encontrar una respuesta a esto, debemos mirar más de cerca lo que realmente significa “ver”.

                                                                   ¿Qué significa “ver”?

Ver es una habilidad que poseemos para percibir la realidad que nos rodea con la ayuda de nuestros ojos. Nuestro ver se limita a captar solo un aspecto de la realidad total; Para los tonos, olores, sabor o impresiones opticas, otros órganos de los sentidos (orejas, nariz, lengua y piel) son responsables. Todo sentido toma solo lo que corresponde a su igualdad. Esta relación es similar a la que existe entre un receptor de radio y las diferentes emisiones de radio. Si el receptor está configurado en una determinada longitud de onda, puede recibir las transmisiones enviadas a esta frecuencia. Sin embargo, las numerosas transmisiones que se emiten en otras longitudes de onda le escapan, aunque por supuesto todavía existen.

También nuestros ojos solo pueden “recibir” lo que corresponde a su propia clase. Y una restricción natural, a la que están sujetos, como todos los demás órganos físicos de los sentidos, es la materialidad física. Dado que nuestros propios ojos pertenecen al cuerpo material, solo pueden percibir lo que tiene la misma sustancia que ella misma. Pero todas las cosas intangibles deben permanecer ocultas a ellos. Por “inmaterial” se entiende todo lo que no pertenece a la materialidad gruesa del plano terrenal.

Pero este plano terrenal no es el único nivel de existencia que existe en la Creación, a pesar de que tal afirmación puede ser difícil de aceptar para las personas materialistas. Jesús habló de “numerosas moradas” en su “Casa del Padre”, y para la mayoría de los cristianos al menos es indiscutible, de que, además del mundo grueso en el que estamos ahora presentes, también se creó un mundo espiritual llamado Paraíso.

De hecho, este Reino Espiritual es el mundo del cual originalmente acendemos. Entre el Paraíso y el plano terrenal, sin embargo, hay varios niveles de Creación, cada vez más densos de arriba hacia abajo, en los que también hay espíritus humanos, para completar su camino de desarrollo, antes de que finalmente puedan regresar al plano espiritual.

Ahora todas estas Esferas de la Creación actúan juntas – y entre ellas son, con la excepción del plano terrenal, de typo completamente diferente que los ojos de nuestro cuerpo físico. En consecuencia, estos planos no pueden verse fácilmente. Se encuentran más allá de la capacidad perceptiva de nuestra visión (así como de nuestros otros sentidos), la palabra “más allá”, como un término para la totalidad de estos niveles, expresa bien este hecho.

Dado que el espíritu humano tiene su origen en el plano espiritual, si quiere actuar sobre la tierra material, tiene que envolverse con un envoltorio de la misma densidad, es decir, con el cuerpo terrenal, Sin él, el espíritu no podría captar ni actuar sobre el mundo material.

El cuerpo físico, por lo tanto, no es el real humano, sino solo una herramienta el cual requiere el espíritu. Los ojos del cuerpo físico pertenecen a esta herramienta. No ven ellos mismos, sino aquel, que usa los ojos. El espíritu, nuestro verdadero yo, al igual como unas gafas, prismáticos o el microscopio, también los ojos son instrumentos, que transmiten información visual al espíritu en el camino sobre el cerebro.

Así como existe entonces la necesidad para el espíritu para la actuación en el mundo físico, de asumirse un cuerpo grueso correspondiente, él también se debe envolverse en la naturaleza del otro plano. Se envuelve, mientras el espíritu desciende de la caminata de mundos del paraíso a la tierra, de un nivel al siguiente, envoltura por envoltura alrededor de él, – una sobre la otra, Por lo tanto, llevamos todos tantos cuerpos diferentes a nuestro alrededor, como hemos cruzado llanuras durante nuestro descenso. Y todos estos envoltorios están proporcionados de “instrumentos” u órganos, cuales a nosotros nos permiten, actuar en el plano correspondiente y a tomar impresiones de ello. Cada uno de estos envoltorios también contiene ojos.

Aquí podemos preguntarnos por qué esta “diversidad” de nuestros ojos no nos permite ver nuestros cuerpos más finos o respectivamente los planos de la Creación de una manera muy natural. ¿Por qué no vemos todos los mundos a la vez? No podemos hacer esto porque los ojos de diferentes formas no funcionan todas de una vez. En el caso normal, siempre son solo los ojos abiertos del cuerpo exterior más denso y traen al espíritu la información necesaria para la conciencia. Si al mismo tiempo recibiéramos impresiones de diferentes niveles, eso tendría que crear percepciones confusas, en las cuales nosotros no podríamos encontrar el camino adecuado. Entonces, siempre hay un solo par de ojos abiertos. Excepcionalmente, sin embargo, puede ocurrir que se abre otro que es el caso de las personas clarividentes.

 

El autor se guía por las declaraciones que se basan más allá del conocimiento general, en el conocimiento transmitido por Abd-ru-Shin en el libro “A la luz de la verdad – Mensaje del Grial” (www.gralsbotschaft.org).

  • Escritor ” Christopher Vasey, ” –
  • Traducción ” Michael Wirz ” –
Publicado en: LUZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.