EL YO EN EL LENGUAJE

La permanencia del humano en la tierra y en el más allá sirve a su desarrollo desde el espíritu germen inconsciente hasta al consciente Yo, a la personalidad consciente de sí mismo con libre albedrio y la responsabilidad resultante.

Este es el estado aspirante del humano, tan pronto como él como germen de espíritu inconsciente ha dejado el Paraíso, el Reino Espiritual. En la multitud de experiencias y por las influencias de todo tipo que le penetran él tiene que luchar por su completa madurez espiritual en su caminada a través de las materialidades del mundo. Al lograr este objetivo, ha completado su ciclo por el mundo y luego regresa al paraíso como una personalidad plenamente consciente.

El desarrollo hacia la conciencia de sí mismo del espíritu humano es por naturaleza de encontrar en el devenir del lenguaje. Porque el espíritu del humano también forma el lenguaje. Cuanto más desarrolle su conciencia natural, cuanto más se expresa en el lenguaje, especialmente en la introducción y el uso de la palabra “yo”.

De esa manera resulta, por ejemplo, que, en los idiomas de la antigüedad, el “yo” todavía se usa poco como una sola palabra. En las palabras de acción falta por completo y se expresa solo en las terminaciones. Solo después con un desarrollo creciente hacia la conciencia de si mismo en algunos pueblos, el Yo surgió, por así decirlo, de su ocultamiento en las palabras de acción, y se puso delante.

Los millones de años de desarrollo exhaustivos del espíritu humano a la personal autoconciencia lo observamos comprimido como la repetición en la infancia del humano en el tiempo de hoy día. En ello notamos que también el niño la palabra “yo” no la usa aún y primero usó su primer nombre o una modificación de él. Solo más tarde comienza a usar la palabra “yo”, cuando el espíritu despierta gradualmente a la conciencia de sí misma.

Una vez que el humano reflexione sobre el verdadero propósito de su desarrollo, verá que su YO no se ha quedado solo. Como consecuencia de su falso desarrollo la palabra “adicción” se ha agregado como una expresión de su naturaleza interna, como ella se muestra hoy, de su querer ser valedero y su Intoxicación de poder.

Por lo tanto, no será fácil para él, el deshacerse del egoísmo prevaleciente hoy día, para reencontrar el camino interrumpido de la evolución natural a la perfección de su personalidad.

A tal efecto pertenece especialmente el reconocimiento, que su estancia en el mundo terrenal de materialidad gruesa solo es un camino y no el objetivo mismo. Todo en la tierra es solo un medio para un fin del desarrollo espiritual, para la terminación del ciclo, del cual el comienzo y su finalización se sitúa en el Paraíso, la Patria del espíritu humano, de lo cual él como un germen espiritual ha salido, para regresar allí como un espíritu humano perfeccionado.

El trabajo lingüístico de Martin Luther

Si no estoy convencido y vencido por el testimonio de la Escritura o la razón clara, entonces sigo siendo superado por las escrituras que he citado, y mi conciencia queda atrapada en la palabra de Dios, y no puedo y no quiero revocar, ya que es oneroso, malo y peligroso actuar contra la conciencia. Que Dios me ayude, ¡Amén! (Propileos – Historia del mundo, 7mo volumen) Esta respuesta fue dada por Martin Luther en el Dia de Worms ante el emperador Carlos V. y a todos los grandes del imperio allí reunidos el 18 de abril de 1521, cuando se le pidió revocar sus escritos.

El emperador dio su contradeclaración, en la cual entre otras cosas fue dicho: “Entonces estoy decidido, dejar constancia a todo, lo que se ha logrado desde el Concilio de Constanza. Porque es cierto que un solo monje se equivoca cuando se opone a la opinión de toda la cristiandad, de lo contrario, la cristiandad habría sido confundida por mil años o más. (Propileos – Historia del mundo, 7mo volumen)

Lutero, después de su justificación ante el Reichstag en Worms, recibió en efecto la prometida libertad de escolta, pero su vida terrenal fue hecha indigna. El Reichsacht fue pronunciado sobre él, y se dijo, “cualquiera puede matarlo como un perro rabioso, donde siempre se le encuentre”, con otras palabras, el era proscrito.

El elector Federico de Sajonia dejo al desterrado y fuera de la ley detenido en el camino a casa para la apariencia y llevarlo al castillo seguro de Wartburg.

Así Lutero fue salvado de la muerte segura por una providencia superior, y al mismo tiempo forzado por estos eventos, dedicarse a una tarea cuyo cumplimiento todavía le estaba aguardando: de la formación de un nuevo idioma alemán.

En el castillo de Wartburg – Lutero llamó a este refugio su “Patmos” – él podía en tranquilidad y aislamiento completamente desplegar su trabajo lingüístico, en lo cual su afán de hacer que la traducción de la Biblia sea comprensible para todos, fue una ayuda segura. Porque en ese momento todavía había grandes diferencias entre los dialectos individuales. Debido a ello se hizo muy difícil la comunicación, sobre todo en el lenguaje hablado.

En su charla de la mesa, juzga Luther mismo sobre ello: “Pero hay muchos Dialectos en el lenguaje alemán, diferentes formas de hablar, que a menudo uno no entiende bien al otro, como los habitantes de Baviera realmente no entienden Sajones, particularmente, los que no viajaron

El lenguaje también tiene sus Leyes de Desarrollo. Los dialectos solo deberían ser etapas en el camino hacia el perfeccionamiento de un idioma, en los cuales no puede ser detenidos.

Por lo tanto, había llegado el momento de formar la base para un idioma alemán uniforme a partir de los dialectos alemanes. Esa era la tarea a la que Martin Luther era convocado. El área del lenguaje del espacio de la lengua en la que él vivía le ofreció condiciones favorables para su crear lingüístico, a lo cual él como fundamento especialmente el “Lenguaje de Canzeley sajón”. Agregado a esto fue su esfuerzo, de emplear una de lo más simple posible y de expresión popular en la formación nueva del lenguaje. Eso le fue facilitado de modo, que se unió a muchas clases de la población mientras podía observar los hábitos de lenguaje de la gente simple.

Cuán concienzudamente Martin Luther y sus colaboradores estaban esforzados por la expresión lingüística, dicen sus propias palabras: “Estaba interesado en la interpretación, que quiero dar un alemán puro y claro. Y a menudo nos hemos encontrado, que teníamos catorce días, tres, cuatro semanas buscado una palabra y nos hemos preguntado, y aún todavía no lo hemos encontrado a veces, … ” (Una carta del interpretar)

Una comparación de la primera traducción de la Biblia en 1522 con las siguientes tareas muestra claramente que Lutero es incansable, en su actuar creativo lingüístico, que, por último, pero no menos importante tuvo influencia al último acuerdo nacional. La última edición de Luther revisada apareció en 1545. A esta edición de la última mano la puso como un legado para los alemanes las palabras:

Creen en la Luz, mientras

que la tengáis, para que seáis

hijos de la Luz “

(Juan 12:36)

El nuevo idioma alemán creado por Lutero se extendió principalmente a través de su traducción de la Biblia en casi todos los países alemanes. Fue una ocasión memorable cuando, en septiembre de 1522, “The Newe Testament Deutzsch”, lo cual él en pocos meses en el castillo de Wartburg ha traducido, y fue publicado en Wittenburg. Apenas tres meses después de la primera publicación se imprimió la segunda edición, lingüísticamente ya mejorada. Por una coincidencia afortunada hace décadas, se inventó el arte de la impresora de libro, que había sido mejorado en gran medida hasta la traducción de la Biblia por Luther.

Martin Luther ha tenido una influencia decisiva en el desarrollo del idioma alemán. Él formó a partir de las piedras de construcción lingüísticos existentes, las cuales él trabajó y pulió y a las cuales él añadió nuevas, a la base a un uniforme lenguaje alemán de alto nivel, en la cual después otros llamados podían continuar actuando. ¡Así se formó un lenguaje, que estaba destinado a cumplir grandes tareas!

Vigilancia/Alerta

De nuevo un año terrestre se inclino a su fin, un año, que es igual al giro de la órbita de la tierra alrededor del sol, pero en comparación con la gran circulación de partes de los mundos, solo puede significar un minuto o un segundo del reloj de mundos.

Y, sin embargo, este año fue uno de los más importantes y significativos años del terminante siglo 20, que la humanidad jamás alguna vez ha experimentado. Porque fue un año del giro de los mundos, un año del juicio final, el cual, a cada uno, quien está abierto con mirada y el corazón a los eventos en su propio entorno de vida y participó en el medio del entorno, de otra parte, trajo una rica experiencia y conocimiento.

Pensamientos de muchos tipos nos mueven al final de un pasado y al comienzo de un nuevo año.

No en último lugar también es la preocupación cuales llenan nuestros pensamientos y el desasosiego, la angustia y el quitasueño por asuntos terrenales que se originan en nosotros.

Pero aquí no se refiere a esta preocupación. Debe ser pequeña en comparación con la preocupación la cual se dirige, de progresar espiritualmente y obedecer de buena voluntad los Mandamientos y las leyes de Dios.

Solo este objetivo puede ser la verdadera preocupación de tomarse como base, la cual está muy lejos con la noción de la preocupación, que se relacionan con el dinero el bien y el bienestar físico, preocupaciones que hoy oprimen a la humanidad y a menudo atormentan a la desesperación.

Y, sin embargo, el humano es capaz de romper la maraña de grises preocupaciones terrenales con un golpe, si él, una vez por un segundo le prestase ese estado de alerta para su preocupación por su desarrollo espiritual, lo cual por inmediato encontraría un camino fuera de la enmohecida desesperación a la altura de una existencia humana digna, sin tormentosas preocupaciones a las necesidades cotidianas, sin la presión represora, que ejerce al espíritu humano el apego a la materia.

¡Solo aquel que se preocupa espiritualmente también está espiritualmente despierto! Un humano que está despierto en el espíritu, no se deja oprimir o incluso dominar de preocupaciones terrenales.

El cuidado espiritual no tiene nada deprimente en sí, sino él está libre de todos los conceptos doblados, con los cuales el humano terrenal ha devaluado el verdadero significado de la palabra “preocupación”. Porque ya no conocen la preocupación por el bienestar espiritual, como una caricatura ha puesto en su lugar su entendimiento al ensimismarse su preocupación por lo material, lo cual, por el mismo tipo de corrientes crecidas a un tamaño gigantesco, cuán altas paredes sombrías constriñen a los humanos y los mantienen atrapados.

Para el permaneciente espíritu humano en las materialidades de la Recreación siempre existe el peligro de la inercia espiritual. Por lo tanto, es un requerimiento necesario para él, estar despierto y permanecer despierto fuera de su hogar espiritual.

Ahora, no son suficientes solo las influencias e impresiones externas, para mantenerle internamente despierto, para estimulare o finalmente sacudirle de su incipiente sueño espiritual.

También debe estar la preocupación desde el interior, de querer absorber y usar correctamente las fuerzas espirituales por el propósito de mantenerse despierto permanentemente.

Un humano que se cierra a tales procesos no está preocupado por progresar espiritualmente; porque es precisamente por eso que necesita la fuerza espiritual tan necesaria como el alimento diario para su cuerpo en la tierra.

Un tal humano luego tampoco vigila sobre que él solo absorbe y elabora las buenas impresiones en sí, sino él cede en su inercia a las malas corrientes, los cuales le hacen insatisfecho y gruñón, si ellos no incluso le llenan de envidia y odio.

Por el contrario, solo hay una protección: ¡El estado de alerta constante del espíritu!

Donde está el estado de alerta, donde la fiel vigilancia espiritual se mantiene, ya sea ahora en más altas y en las más altas esferas o aquí abajo en la tierra, ahí también hay vivacidad en el más alto grado, allí vive la preocupación por un mayor desarrollo ulterior y oscilar solo en la Voluntad de Dios, nunca eludirle a Él, tampoco de ignorarle ni con el más mínimo pensamiento.

¡Donde prevalece el estado de alerta, ahí está un trabajar gozoso, feliz cumplir, siempre estar listo para una buena obra, en cada momento, sea donde sea, estar preparado para la lucha contra la oscuridad y la inserción incondicional de toda la personalidad para la luz!

A tal efecto, ayuda aquella preocupación, la que conduce a estar despierto/alerta, la que no hace que la mente se sienta incómoda y adormecida, la verdadera preocupación! Tal vez Wilhelm Raabe se refirió a esta preocupación, cuando el escribió: “No tampoco lo sabía hasta ahora, que la preocupación con ello es lo mejor en y alrededor del mundo “.

En una encuesta de opinión fue hecha la pregunta: “¿Cuál cree Usted que es el problema más importante del tiempo actual, y qué consecuencias saca Usted de esto para su personal presente y futuro?” ¡El problema esencial de la actualidad es indudablemente el problema de la inercia espiritual voluntaria, combinada con la comodidad física!

Los psicólogos actuales hablan abiertamente de la pérdida de las capacidades espirituales, de una “inflación”, que no afectan a lo económico, sino al anímico/síquico. La comodidad a través de la altamente criada prosperidad y a través de una mecanización tecnológica perfecta y resultante, también ayuda de ser un gran peligro para el desarrollo espiritual del humano.

Por lo tanto, la consecuencia que resulta de esto para el presente y el futuro es por consiguiente la verdadera preocupación por el despertar del espíritu de su peligroso duradero sueño.

Escrito ” Herbert Vollmann – escrito en las cercanias de Abd Ru Shin- “

Traduccion ” Michael Wirz “

           

Publicado en: LUZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.