EL PLAN DE SALVACIÓN DE DIOS

Jesús podría entonces cumplir su misión de proclamar la verdad sólo en el pueblo de los judíos, porque había entre ellos personas que, por su madurez espiritual, ofrecían el apoyo, lo cual era necesario para una encarnación de la Palabra Divina. Pero en el mismo pueblo también encontró la oscuridad en las filas de líderes religiosos y mundiales, lo que se necesitaba para su plan de exterminio, y que todavía tenían el poder en sus manos. Era particularmente censurable que también se encontraron sacerdotes entre ellos, cuales se llamaron a ellos mismos servidores de Dios y después dejaron matar a su Hijo.

…….Pero todo este actuar de los principales culpables aparece inmediatamente en otra luz, si la muerte de Jesus según la opinión de muchas personas habrá sido prevista en el plan de curación o salvación por Dios. Para los culpables, sin embargo, esto da lugar a una situación muy contradictoria. Por un lado, son culpados por el asesinato de Jesús, pero se les insta a asumir un papel de herramientas ejecutivas previstas en el plan de salvación, quiénes deben actuar como perpetradores, jueces y verdugos de la sentencia de muerte.

……¿Como es posible, que en este plano de salvación Dios pide al humano, de asesinar a su propio Hijo, con lo que Él violaría su propio mandamiento? ¿Y dónde queda en ello el libre albedrío del humano, cual ha sido puesto con él en su cuna de su espíritu? Todo esto solo sería posible, si el plano de salvación estaría basado en actos arbitrarios de la Voluntad Divina, pero lo que la perfección de Dios nunca lo permitiría. Por lo tanto, con toda su ilogicidad, este plan sólo puede haber sido concebido por los humanos. Dios no mando a su Hijo a la tierra, para dejarlo morir por pecados de otros.

…….Si Dios ha entretejido la ley de la siembra y cosecha desde el principio, pues es una ley invariable para toda la eternidad, que no puede ser derrocada por nada, ni siquiera por un Hijo de Dios. Ahí radica precisamente la grandeza y perfección de Dios, que también para las partes Divinas, cuales bajan a esta Creación, valen las leyes de esta Creación. Jesus mismo lo confirmo con las palabras: “No creáis que he venido a disolver la ley o los profetas; Yo no he venido a disolver, sino para cumplir.” (Math. 5,17)

…….Por lo tanto, Jesús no puede tomar la culpa de otros como inocente, porque no ha puesto la semilla para ello. Si los profetas habían visto por adelantado la muerte de Jesus Cristo, y más tarde también Jesus su propia muerte, entonces eso tiene una causa completamente diferente, como el sacrificio expiatorio de su Hijo, que supuestamente fue definido en el plan de salvación de Dios. La verdadera razón de estas predicciones radica en la depravación de los humanos, en el momento de las profecías de los profetas, se había hundido tan profundamente en la mayoría, que la final de lo una vez tomado camino equivocado estaba prevista exactamente, si no cambiaran. Esto también incluyó el conocimiento, de que todo portador de la verdad, cual se oponen al humano en este camino hostil de la luz, serían apartados por ellos, si no estuvieran dispuestos a aceptar su mensaje.

…….Por lo tanto, el sacrificio del Hijo de Dios, a pesar de los mayores peligros que ya se podía ver al principio, y se lo asumió a su misión, apenas puede ser reconocido en su grandeza y gracia. Porque sin esa misión habrían estado perdidos también los pocos, cuales aún llevaron una chispa de anhelo hacia la Luz.

…….Para Jesus mismo la muerte en la cruz solo tenía un sentido: La confirmación de la Verdad de la palabra aportada por Él, su preeminencia y su difusión. Si se hubiera rendido a sus enemigos y revocado su origen y su enseñanza, toda su misión habría fracasado.

Autor : Herbert Vollman                                                                           

Traducción: Michael Wirz

https://mensaje-del-grial.org/

http://www.abdrushin.es/

http://mensaje-del-grial.net/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.