EL HUMANO Y SU NOMBRE

El nombre que el humano lleva durante su vida terrena es de la misma importancia que la posición de la posición de la estrella al nacer.

Ya en los tiempos antiguos se decía “nomen est omen”, el nombre es pre-significado, destino. Así, en el nombre terreno del humano se expresan el ente y la especie. El en realidad es, lo que dice su nombre. Su nombre resuena en el ritmo de su respectivo estado mental. Goethe escribe sobre eso en su obra “Poesía y verdad”, Parte 2: El nombre propio de una persona no es como un manto cual solo cuelga a su alrededor y en el cual todavía uno puede tirar y pellizcar, sino un vestido perfectamente ajustado, sí, como la piel misma ha crecido sobre él una y otra vez, donde uno no puede raspar y rozar, sin lastimar a él mismo.”

El llamado/elegido para ello, es capaz de hacer declaraciones importantes desde el significado de las letras individuales de un nombre, su posición en relación entre sí, ya sea sobre sus dotes y privilegios, los errores y las debilidades, la enfermedad y la predisposición profesional o sobre el comportamiento hacia el medio ambiente. Ahora este gran arte está reservado para un tiempo posterior.

El nombre de la tierra incluye el apellido y uno o más nombres. El apellido se fija desde el principio. Pero con eso es señalado solo una parte del nombre del portador. La otra parte esta expresado en el nombre, que se dan al nacer.

A partir de entonces, el nombre terrenal está protegido por la ley, y puede ser cambiado oficialmente solo por buenas razones.

Especialmente aún necesita ser acentuado, que la elección del primer nombre de ninguna manera depende de la casualidad.

Qué motivos también determinan la elección del nombre, ya sea de tradición familiar, de la admiración y el culto a las figuras históricas, de artistas y poetas, o por un esfuerzo por encontrar nombres que suenen bien para los apellidos, siempre la elección se celebrara que los nombres de acuerdo con la naturaleza del alma encarnada. Porque este proceso siempre se ejecute desde el interior hacia afuera, al igual tiene la apariencia de una acción externa. Los padres no pueden hacer otra cosa que en impacto legítimo elegir los nombres apropiados para el estado mental de sus hijos, que ya traen a su vida terrenal.

Así como el humano en su vida terrenal anterior con sus sentimientos, pensamientos y acciones adquirió voluntariamente su nombre actual de la tierra, en su vida de terrenal de ahora él ya teje los hilos buenos o malos del destino para su nombre futuro, que en su próxima encarnación sigue según la ley de la atracción de la mima especie lleva hacia a aquellos padres que son similares como él y, por lo tanto, llevan el nombre apropiado para él.

De ello se deduce que un cambio de nombre solo puede ocurrir con el comienzo de una nueva vida terrenal, con la excepción de algunas excepciones, como el cambio del primer nombre durante un cambio físico de género.

Esencialmente los nombres deben mostrar más los talentos y habilidades, y los nombres de familia indican más las relaciones del moderadamente destino.

Si la esposa asume el nombre de la familia del esposo cuando se casa, entonces su apellido de soltera sigue siendo de su clase y también participa en encarnaciones en la Ley de Atracción de la Similaridad.

Esto puede ser llamado desde el exterior, que el apellido de la mujer está relacionado con el del marido a un doble nombre, lo que también se hace en algunos países, tal vez de la comprensión de que la mujer no abandona su naturaleza personal con el matrimonio.

No es diferente si, en el matrimonio, el marido asume el apellido de la esposa, si lo permite la ley terrenal.

Aunque el conocimiento del significado real del nombre se ha perdido, el nombre siempre ha tenido una influencia y un valor especiales en el culto de casi todos los pueblos y épocas.

Por lo tanto, incluso en las expresiones folklóricas, el valor intrínseco del nombre se oculta cuando se dice: “Un buen nombre es una rica herencia” o La mejor bendición que solo prospera es el buen nombre en todo momento ” En el “Othello” de Shakespear leemos: “El buen nombre en el esposo y la esposa ” es la verdadera joya de su alma.

Pero incluso si el hombre ha tejido un destino malo en su nombre y nació con un nombre terrenal más o menos “cargado”, no tiene que desesperarse. Cada momento él es capaz, de empezar con un interno giro hacia lo bueno; Pronto, la alfombra oscura del destino prevalecerá con hilos de luz, y también su nombre empieza a vibrar en un ritmo diferente, más ligero. Mientras ahora los nombres de la familia en la mayoría mantienen varias generaciones, los nombres asociados están sujetos a un cambio más corto.

Así que siempre habrá nombres de pila, que están en el “campo superior” por un tiempo, hasta que sean reemplazados por otros nombres preferidos.

De esa manera también cambia la peculiaridad, Las habilidades y comportamientos de los espíritus humanos encarnados.

Todo esto es la expresión del desarrollo progresivo en el sentido de las leyes de la creación, y por último, pero no menos importante, estos cambios corresponden al “Espíritu de la época”, a los rayos estelares que cambian constantemente en ciertos períodos, los cuales son muy importantes para el desarrollo humano. Estos procesos naturales y transiciones también deben ser considerados en problemas generacionales.

Además, el humano se siempre consciente de que su nombre terrenal puede ayudarlo y apoyarlo.

Escrito ” Herbert Vollmann – escrito en las cercanias de Abd Ru Shin- “

Traduccion ” Michael Wirz “

Más….

https://mensaje-del-grial.org/

http://www.abdrushin.es/

http://mensaje-del-grial.net/

 

Publicado en: LUZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.