Dios y Su Creación ( EL CAMINANTE DE LOS MUNDOS )

En la Creación se revelan la realidad y la perfección de Dios, a las cuales la teología hoy en día busca. Observamos las maravillas de la naturaleza, empezando en una diminuta construcción de un átomo, hasta los enormes mundos estrellados igualmente conmovedores, entonces se revela al espíritu humano que despierta a un eterno orden, que es perfecto, porque proviene de la perfección de la Voluntad Divina.

…….Un tal orden no puede haberse formado de una materia prima (caos) desordenada antes de la Creación del mundo o de la nada. Todavía estaría la pregunta: ¿Quién o qué causó el caos y lo formo, o quien o que creo el orden de la nada?

…….Ninguna doctrina sobre el origen del mundo puede justificar o hacer comprensible, que el mundo ha surgido “por sí mismo” La pregunta a la última razón, al origen, se mantiene. Ella es sinónima a la cuestión de Dios.

…….El Orden de la Creación es una moldura, un diseño, que lógicamente requiere una fuerza, a través de la cual se ha ejecutado. Para el origen de esta Fuerza solo hay un nombre: Dios. y lo que actúa de Dios, es Su Santa Voluntad, la Voluntad Divina. Esta Voluntad corre a través de todas las partes de la Creación, como si fueran creadas de inmediato o si se desarrollaron solo en vueltas de tiempos largos o aún están entendidas en proceso de desarrollo.

…….La pregunta que a menudo se hace hoy en relación con una idea de Dios y Su Creación: “Evolución” (Desarrollo) o “Creación de Dios” es falso. Porque la Creación contiene ambos: Creación de Origen y Creación desarrollada. Sin embargo, todas las partes de la Creación, aquellas creadas y desarrolladas, tienen el mismo origen de Dios, debido solo a que existe una Fuerza Divina, de donde se formó todo y se desarrolló, y todo esto está sujeto a las mismas Leyes de Dios

…….La Creación Espiritual Primordial fue la primera Creación de las palabras “Hágase la Luz”. Ella se encuentra por debajo de la esfera Divina. La contenida Historia de la Creación en la biblia en el 1mer libro de Moisés, sobre los siete días de Creación se refiere a esta primera Creación y no a la tierra. Este relato de la Creación no tiene carácter simbólico, sino da explicaciones sobre realmente las operaciones reales, que tuvieron lugar en alturas inmedibles.

…….Es lógico, que con la Creación, la cual Dios en el principio (1. Moses 1,1), entonces, creo primero, no puede ser referido a la tierra, la cual está a lo más lejos y, por lo tanto, tuvo una larga carrera hasta su estado actual.

…….Si nos visualizamos las palabras, las cuales escribió Paul a los Efesios (Efe. 4,10): “El que descendió hacia abajo, ese es el mismo, que ascendió hacia arriba sobre todos los cielos…”. De esa manera dicen claramente, que entre la tierra y lo Divino, de donde vino Jesús, aún hay Reinos Espirituales (Cielos). De nuevo, hay una indicación de que la tierra no puede ser la primera Creación.

…….Dios tampoco creo Su Creación de la “nada”, como comúnmente se cree, sino fue su Poder Creativo, Su carisma cuales en las palabras de la Creación “Que sea Luz” fueron transmitidos al universo sin luz. Y a partir de esta fuerza viviente, todo se formó y se desarrolló. En algunos mitos de la Creación antigua el acto de la Creación es pensado de manera, que El ser más elevado de la Creación la creo de sí mismo y desde su corazón mismo u otras partes de su cuerpo Esta representación pictórica y simbólica ilustra claramente, que un material de creación·ha estado allí y aún hoy día esta, que la Creación de ninguna manera surgió de la “nada”.

……. Entonces, es cierto tanto la historia de la Creación de la Biblia como en el conocimiento científico del mundo. Por lo tanto, nadie necesita vacilar en su fe. Porque también el desarrollo es querido por Dios. Un buen ejemplo es el espíritu humano mismo. También si él es eterno, después de todo él no fue creado completamente consciente. Primero debe convertirse a partir de una “semilla espiritual” inconsciente que fue “expulsado” del Reino Espiritual (Paraíso) en un proceso natural a trabajarse hacia arriba, hasta una personalidad plenamente consciente; en un mundo que está sujeto igual al desarrollo. En la lucha contra sus influencias insólitas él debería recoger sus experiencias y al mismo tiempo ennoblecer su entorno a través de su espíritu, hasta que se pone poco a poco tan maduro que él pueda regresar al paraíso. Él es igual al hijo perdido quien encuentra el regreso a su hogar espiritual.

……. Pero incluso allí, él está infinitamente lejos de Dios. Nunca un espíritu humano puede presentarse ante su Dios personalmente, porque Él trona en distancias inaccesibles. Dios no está tan “cerca” como los humanos se lo piensan, Él no es, porque “tanto como el cielo es más alto que la tierra, así que mis caminos son más altos que vuestros caminos y mis pensamientos que vuestros pensamientos ” (Jesalla 55,9). Dios está cerca del hombre solo entonces, cuando una parte de Él (Hijo) habita en la Recreación (mundo).

…….Pero el humano tiene la capacidad, de reconocer a Dios en Sus obras. Él es capaz de reconocer a partir de estas obras a su Creador a su perfección y su sublimidad. En ese camino él puede poco a poco llegar a la creencia correcta en Dios, al verdadero conocimiento de Dios al sospechar de la grandeza de Dios.

…….Porque el humano como criatura pertenece a la Creación, es natural que él pregunte hacia su Creador y sus obras.

…….En el desarrollo espiritual normal el humano tendrá también la preocupación de afanarse y el anhelo de ponerse en conexión con el Creador. Él experimentará en ello, que hay presente una dependencia incondicional de la obra del Creador, que le hace imposible al humano, alguna vez ser o convertirse uno mismo en el creador o maestro.

…….Desde que el humano se detiene en el mundo él lleva este anhelo en sí mismo. Él la trajo como un heredero de su Patria, el anhelo hacia la Luz. Ella está implantada en él y lo guía con seguridad hacia la Luz, si él se queda despierto. Cada vez más y más a través de excavaciones y hallazgos se encontraron índices y pruebas que ya en tiempos grises de antes mucho antes del registro del Antiguo Testamento, que los humanos de ese tiempo adoraron y veneraron a un ser supremo. ¡Porque Dios estaba y está siempre!

                                                                     Los diez mandamientos

Debemos tener en cuenta que las Leyes de la Creación son efectivas no solo en el mundo visible sino también en el mundo invisible. Ambos mundos están estrechamente conectados y forman un entero con una Ley uniforme. En ello el mundo invisible es lo primario ha sido lo primero, a lo cual el mundo visible se ha desarrollado.

…….También el humanos terrenal es en este sentido un entero. Él consiste a partir del cuerpo terrenal y los envoltorios más delicados e invisibles, necesarios para su desarrollo con el espíritu como núcleo. Si él se desprende del envoltorio terrenal junto con la llamada envoltura astral, su espíritu solo tiene las fundas más delicadas y es llamada en este estado “Alma”. Si hubiera ahora para el mundo visible e invisible, es decir para el cuerpo de la tierra y el alma, dos legalidades de Leyes con diferentes regularidades, entonces no podría existir el humano terrenal.

…….Todo eso significa para llegar a una solución real en forma natural, lo trascendente, lo extrasensorial, implica como un factor importante en la investigación seria. En una limitada contemplación solo a lo de este mundo, ya tenemos que detenernos en la muerte de la tierra. Especialmente lo más importante es precisamente lo que viene después, queda con eso en consideración.

……. Por lo tanto, teniendo en cuenta las conexiones entre este mundo y el más allá, hay posibilidades, de ajustar la vida terrenal a las Leyes válidas en la Creación, Sin embargo, en primer lugar, los requisitos previos humanos y objetivos deben cumplirse. Puede ser, por lo tanto, estas observaciones en la presente gran disputa del pensar incorrecto hasta ahora y las acciones del humano, mostrar la dirección para una futura vida natural en la tierra, que se basa lo más posible en las Leyes de la Creación, a las cuales también pertenecen las Leyes Naturales. En realidad, seguimos de este modo solo la Voluntad de Dios, cual se demuestra en Sus Leyes.

……. En ello no puede haber lagunas y deficiencias, cuanto menos, si están incluidos los Diez Mandamientos de Dios, que siempre siguen siendo válidos mientras hay humanos en la tierra. Son una guía inapreciable si se interpretan correctamente. ¿Pero en resumidas cuentas sabe la humanidad de hoy qué significa una interpretación correcta de estos mandamientos para ellos? Piensa la humanidad en ello, que, por ejemplo, en el Primer Mandamiento a los “demás dioses” también puede incluir una tendencia, a la cual el humano se esclaviza y que él pone en lugar supremo en su vida, sea ahora dinero, poder o una mujer; que en el quinto Mandamiento no solo se refiere al homicidio terrenal, sino también un mortificar, lo cual toca el alma, impidiendo el desarrollo de los dones, una esperanza esta ahogada o una confianza es engañada?

…….¿Se hace la humanidad un pensamiento en el Séptimo Mandamiento de que a la propiedad de un humano también pertenece su reputación, la cual por ejemplo puede ser robada mediante socavar la confianza, que disfruta una persona; y ha tomado alguna vez conciencia del Décimo Mandamiento, por qué el humano no tiene ningún motivo para desear algo de las posesiones de su prójimo, porque todos nacen bajo las circunstancias que él mismo creó antes en su libre voluntad, como resultado de sus cultivos en las diferentes vidas terrenales?

……. El Amor de Dios dio los Mandamientos a los humanos para la observación y la obediencia, para que puedan seguir el camino hacia el Reino de la Luz del ser eterno. El mismo Amor también está anclado en las Leyes Eternas e Inmutables, que actúan en la Creación. Después de todo, también deben ser tejidos de los humanos a las Leyes terrenales como generalmente en toda vida terrenal. Pero es necesario primero obtener el entender del Amor Divino, porque Él es diferente, que el de hoy día afeminado y perdonador amor humano.

…….Amor Divino, cuya mayor parte es la severidad, solo quiere aquello, que sirve al humano, lo que le promueve espiritualmente, y no, lo que le gusta y le es agradable.

……. En la gran transformación espiritual, en la cual nos encontramos, se restaurará el Amor Verdadero, junto con la Verdadera Justicia. “Porque Amor no se deja separar de la Justicia; ¡ello son uno!

(Abd Ru Shin)

 

                                                                Mejora de la humanidad de la tierra

En la parte del mundo, Éfeso circula por millones de años una pequeña estrella: la tierra el planeta azul. Ha sido elegido y preparado para ser un lugar de morada para los espíritus humanos en sus diversas vidas terrenales.

……. Así se convirtió en el punto de encuentro más importante de los humanos en su caminata común a través de la Creación subsecuente, pero al mismo tiempo también el punto de inflexión en el camino de regreso al Paraíso.

……. Huéspedes del Creador deberían haber sido, Él cual misericordiosamente les dejó el plano terrenal para su desarrollo. pero el humano abusó la hospitalidad otorgada de mala manera y de la “Corona” de la “Creación”, se convirtió en un presuntuoso gobernante del mundo, cual solo conoce su propia voluntad e hizo de la tierra un patio de recreo de espíritus degenerados.

……. Si el hombre hubiera cumplido la voluntad de Dios, que se expresa en Sus Leyes, estarían hoy día estados paradisíacos en la tierra. En las condiciones desoladas prevalecientes ahora, se puede medir, cuán lejos está la humanidad de Dios y de qué manera los eventos revelados ya se han cumplido.

……. Esperemos que el tiempo ya no esté lejos, en el que la tierra abusada puede rejuvenecer y seguir su curso, después de sacudirse toda la oscuridad. Entonces una nueva raza humana purificada surgirá en ella, que le da el honor a Dios, porque solo vive por la Voluntad Divina.

…….El comienzo a ello, los humanos terrenales ya lo pueden hacer, en el que eligen las almas, cuales en el más allá esperan a una encarnación, contribuyen en una decisión, previsto, que hay un deseo serio por un niño.

…….Así que la co-determinación, la que es oportuna, debe realizarse incluso antes de la procreación, es justificado a la influencia de la atracción de la semejanza. Cuando los humanos terrenales están ansiosamente dedicados a un conocimiento cada vez mayor, de promover lo bueno y lo puro en sí mismo y lo convierten a la acción, también se atraen almas semejantes del más allá a la encarnación. Ellos le ofrecen oportunidad a la nueva existencia terrenal y los apoyan en su maduración espiritual. De este modo, brindan ayuda que de manera interactiva extienden grandes bendiciones a todos los involucrados.

……. Eso sería una contribución real a la elevación y mejora de la humanidad terrenal, incluyendo una planificación familiar saludable, al que está concedido un éxito seguro. Es en el mismo tiempo un ejemplo, para como el humano terrenal en su actuar terrenal puede aplicar conscientemente la Ley de la Creación de la Atracción de la similitud, que es sinónimo con el cumplimiento de la Voluntad Divina.

                                                                                      Virtudes

Las virtudes vienen de Dios. Son Dones de lo más noble, que el Creador puso en el espíritu humano. Es por eso que las virtudes son eternas y no cambian. Ellas pertenecen a las habilidades del espíritu, ellas son la “libra” que les han confiado, con el cual deberían “proliferar”, eso quiere decir: que ellos deberían usar sus capacidades, para que traigan bendiciones (rédito).

Pero el humano no ha sido provisto de virtudes terminadas por inmediato, Él mismo primero debe llevarlas al despertar y florecer. Para esto necesita de nuevo las radiaciones apropiadas del espacio, las cuales le ayudan en ello.

Los puntos de partida de estas radiaciones se pueden encontrar en las alturas más altas del Reino Primordial Espiritual. Son formas ideales femeninas y masculinas, modelos de rol para toda la humanidad, cada uno de los cuales incorpora una virtud. Ellos envían su radiación a las partes de las Creaciones las cuales se sitúan debajo de ellos donde son recibidos y enviados por muchos intermediarios hasta la Creación subsecuente, que se designa mundo y que consiste en diferentes materialidades. Esto incluye nuestra tierra.

Para cada virtud, para todas las precedentes, sí, en absoluto todo lo que mueve al humano interiormente, si solo es puro, dan estas ayudas radiantes, estimulación, animación y fortalecimiento ya sean por ejemplo ahora: Lealtad, veracidad, gentileza, diligencia, heroísmo, valentía, soltura, cumplimiento del deber, sabiduría, humildad y misericordia.

Los pueblos antiguos conocían a los mediadores los cuales desde arriba son los últimos en la brillante cadena de ayuda, porque aún podían verlos con sus ojos internos. Los llamaron “dioses y diosas”, porque se les aparecieron como poderosas personalidades, de las cuales fueron superados en vigor y fuerza.

Los “dioses y diosas” todavía están allí hoy, aunque han sido desterrados por los humanos al reino de lo irreal, legendario. Aunque en efecto no son “dioses”, sino siervos del Altísimo, personalidades las cuales, en perfección más noble, inmortal viven jóvenes y eternamente bellas a la altura del Olympus (Walhalla), que yace debajo del paraíso humano. A partir de ahí ellos actúan en gran diversidad. Hacia abajo a la Creación subsecuente material, quien las fuerzas creadoras dirigen la naturaleza y elementos y actúan en ello enlazando, amortizando y formando.

Estos servidores del más Alto y aun muchos otros más con ellos se mantienen firmemente conectados en las Leyes de la Creación y conocen solo una tarea: El cumplimiento de la Voluntad de Dios. Esto excluye la arbitrariedad sellada por los humanos.

Los pueblos antiguos les dieron diferentes nombres según su idioma. Así que el Zeus de los griegos es consustancial al Júpiter de los romanos y al Odín (Wotan) de los germánicos.

Poco a poco, la creencia en los dioses se perdió, porque la conexión hacia ellos a través del pensamiento material cada vez más emergente fue interrumpida. Las formas nobles se desvanecieron, fueron humanizadas en los años siguientes y desplazadas por imágenes, que crearon fantasía humana.

La creencia de los dioses “paganos” en realidad no es otra cosa que un nivel intermedio en el desarrollo natural de la humanidad al más alto nivel del reconocimiento de Dios. En la lucha por el conocimiento religioso, los pueblos de la antigüedad llegaron a este nivel, que correspondía a una verdadera necesidad interior de un mayor desarrollo. Trajo el reconocimiento más alto para el desarrollo en a aquel tiempo.

La abolición a menudo obligatoria de esta creencia en los dioses en el curso de la cristianización fue un gran error, que costó mucha sangre y sufrimiento. Además, proporcionó evidencia de ignorancia de las Leyes Divinas de la evolución. En la escuela terrenal, la cual no es otra cosa que una imitación áspera de la gran escuela de la vida, donde no se presenta de repente a los niveles medios el conocimiento del más alto nivel y descartó el conocimiento previamente tomado como inútil. Porque un nivel debe construirse en el otro, no se puede omitir ni uno solo, de lo contrario, surge la fe sin convicción.

No es fácil descubrir, en los múltiples mitos y leyendas, el núcleo del verdadero funcionamiento de los dioses en la Creación, especialmente con respecto al espíritu humano, debido a las muchas adiciones humanas, extensiones y decoraciones apenas dejan reconocer lo esencial. Por lo tanto, las siguientes descripciones de dioses y diosas deben considerarse como afirmaciones aproximadas.

Así encontramos, por ejemplo, en Zeus (Júpiter), el padre de los Dioses y el dirigente del mundo, la imagen ideal del gobernante; digno de respeto y dignificado, estricto y justo en el liderazgo de su alta misión. En él se podía ver la encarnación del principio de orden inmutable y la armonía. La sabiduría de su consejo y la profundidad de su conocimiento fue especialmente respetada.

En Hera (Juno), la contraparte femenina de Zeus, reconocemos el ideal de la fidelidad. La alta nobleza de la feminidad pura encuentra expresión en ella. Ella es una protectora fiel y materna especialmente para el género femenino. Ella fue adorada como guardiana del matrimonio y protectora de la mujer que da luz, que les inspiro a los humanos respeto por la maternidad.

Pallas Atena (Minerva) es retratada como una verdadera diosa con casco, escudo y lanza. Firme en su posición e inquebrantable es su actuar, que esta distinguida por la agudeza visual, confiabilidad y escrupulosidad. Ella abriga, protege y mantiene la patria y acompañada como una “diosa de la guerra” el ejército saliente cuando se trata de defender a la patria.

Apollon (Apolo) es el luchador victorioso contra todo lo impuro y malvado, contra los poderes de la oscuridad; El don de la profecía es lo suyo. Dicen que él ha dado a los humanos para su ascenso espiritual el consejo: “Renúnciate a ti mismo”.

Artemis (Diana) brilla en su virgen dignidad como un modelo de pureza y buenos modales. En prados floridos, ella realiza bailes encantadores con sus ninfas. Ella fue especialmente adorada por las chicas jóvenes.

Ares (Marte) transmite fuerza, coraje y espíritu de lucha alegre. La estrella supervisada por él, “Marte”, también actúa de acuerdo con su similitud en correspondencia estimulante y excitante. A través de su fuerza de radiación, así como el resplandor de los otros planetas se formaron metales, plantas y piedras en la tierra.

Afrodita (Astarte, Venus) es la diosa de la belleza y de la fertilidad. Fue santa para todos los pueblos que lucharon por la pureza de la mujer. También la llamaron la diosa de la luna, porque su luz era similar a la luz de su esfera. Gentileza y graciosidad ofrendan sus radiaciones. El mirto como símbolo de amor puro se le atribuye a ella. También su estrella, Venus, vibra en pureza y belleza. En su luminosidad, los colores y los tonos se forman en el área de lo material en maravillosa belleza.

Hermes (Mercurio), el mensajero rápido de los dioses que dirige los comandos y ordenes de Zeus. Él dirige, protege y actúa de mediador. Su agilidad con lo que ejecuta sus órdenes, y su humildad en servir, son en ello modelos a seguir para las virtudes verdaderas. A la juventud griega él fue colocado en su destreza física como un modelo vivo a seguir.

Hestia (Vesta) fue honrada como guardiana del hogar y la familia. El fuego del hornillo es su símbolo. Puro e integro como la llama es también el ser de esta diosa. Colonos que abandonaron su tierra natal para fundar un asentamiento, tomaron del altar de la Hestia, en el que ardía un fuego eterno, fuego como símbolo con ellos de la conexión espiritual entre el hogar y la nueva colonia. De acuerdo con la naturaleza pura de esta diosa solo vírgenes castas podían servir en su templo.

Es notable, lo que se pensó acerca de los dioses hace más de 2000 años, por lo tanto, en un tiempo, en el que la creencia en ello aún no se extinguió.

Cicerón (106-43 antes de Cristo), uno de los oradores y escritores más importantes de la antigua roma, dejó una obra casi en su totalidad conservada “Sobre la naturaleza de los dioses” (Wilhelm Goldmann, “los libros del bolsillo amarillo” / 877), en el cual, como forma de un diálogo de representantes de las escuelas de filosofía griega se habla sobre los dioses. Algunas oraciones sean reproducidas aquí:

“… Pero hay también otros filósofos y de hecho importantes y famosos, que creen que es verdad que el mundo entero se mantiene en orden y se rige a través de la percepción divina y el buen sentido. A parte – cuidan como ellos creen – aun los dioses asesorando y ayudando para la vida de los humanos.

Frutas y otros productos del suelo, cambio del clima, estaciones y el cielo estrellado, a través de lo cual todo se lleva al crecimiento y la madurez, lo que produce la tierra son, en su opinión, obsequios de los dioses inmortales para la humanidad “-

“Porque esta creencia en Dios no se originó en la instrucción y acuerdos unánimes que están firmemente anclado en todos los viejos hábitos o leyes, entonces necesariamente debe haber una firme creencia de que hay dioses, porque tenemos una idea implantada o, mejor dicho, innata de ellos. Todo lo que concuerde en la predisposición natural de todos los humanos, eso probablemente sea cierto. Por lo tanto, uno debe admitir la existencia de los dioses. ¿Como esta frase no solo es universalmente reconocida sin excepción por todos los filósofos, sino también en incultos, entonces debemos agregar, que la anticipación de los dioses, como lo llamé antes, yace en nosotros; o debo llamarlo conocimiento previo? ”

Por lo tanto, los “dioses y diosas” a menudo difamados y negados son en realidad los mejores ayudantes de los humanos. Sus radiaciones despiertan, promueven y fortalecen las virtudes que los humanos necesitan para ser dignos nuevamente de una verdadera humanidad.

Sobre todas las virtudes se encuentra la Virtud de la Pureza Divina, que se expresa en el espíritu humano como verdadera lealtad. Solo en Su Rayo pueden desplegarse las otras virtudes.

El cuidado de las virtudes femeninas, en primer lugar, la fidelidad, es la mejor protección contra la masculinización para las mujeres, como también al hombre, el cultivo de las virtudes masculinas les impide hundirse en la debilitad y la blandura. Con toda razón, Schiller dijo: “y la virtud no es un sonido vacío, el humano la puede practicar en la vida”. Eso significa que debe protegerse constantemente luchando por la belleza, nobleza y pureza para adquirirla. Entonces él mismo puede convertirse en un modelo ideal el mismo incluso en su especie humana.

Qué virtudes el humano elige, se deja elegir a él mismo. Ya sean las virtudes generales que se aplican por igual a la feminidad, como la humildad, la obediencia y la misericordia, o las virtudes excepcionales para ambos sexos: gentileza, respectivamente, coraje, heroísmo, agilidad, entre otros.

Al igual que con un noble juego de cuerdas, el jugador es libre, que tonos toca, así el espíritu del humano es capaz de originar vibraciones particulares, las cuales, llevadas de puro anhelo, salen al espacio. Allí encuentran la conexión a vibraciones similares, que actúan fortaleciendo y estimulando, vigorizando y gratificando  gradualmente siguiendo el ejemplo de las virtudes celestiales, dejando emerger el mismo modelo humano en la tierra.

Cuán amplio es el concepto de una virtud y cuán multifacético es en la vida terrestre se mostrará en unos pocos ejemplos.

Simplicidad y claridad en sentimiento y pensamiento sin duda conducen a la virtud de la humildad, que está relacionada con el servir, que no tiene nada que ver con una actitud baja y sumisa. Servir significa “renunciar a uno mismo” para lo cual no es necesario retirarse a la soledad o recluirse.

El humano renuncia a muchas cosas exteriores, su profesión, su posición, su hogar y recoge algo nuevo por eso, Ahora él también es capaz, de renunciarse a sí mismo, eso no significa otra cosa que su pensar y actuar poner en la Voluntad de Dios, su propia voluntad y a ajustarse a la voluntad superior de Dios, sin exigencias y sin autoexaltación. Con ello, él se renuncia a si mismo. Nada más significa las palabras, que Apolo una vez le dio al humano: “Renúnciate a ti mismo!”.

La Voluntad del Creador, bien puede observar el humano, porque él tiene los Diez Mandamientos, los mensajes de Dios, y él vive en medio de la Obra, lo cual el Creador ha creado. Solo a partir de esto, puede leer todo lo que está contenido en las Leyes de la Creación.

Estas Leyes moldean y dirigen todo el evento en la Creación; Una desviación arbitraria de ellas es imposible porque contradice la Perfección Divina.

Así, el humano se acerca cada vez más a la conciencia de su propia pequeñez ante el Poder y la Grandeza de su Creador. Él se vive a sí mismo como una pequeña partícula en la gran, enorme Creación, la cual depende de Dios. Él es solo un espíritu desarrollado cual no lleva nada Divino en sí, y cual él solo puede existir por la gracia de Dios.

Si él ha encontrado así el coraje para servir verdaderamente bajo la plenitud de su personalidad, se le abre a él la puerta de la humildad y con la humildad se aloja otra virtud en su alma: la modestia.

La persona modesta nunca caerá en presunción sobre sí mismo y siempre toma solo la cantidad correcta de aquello, lo que a él le ofrece la Creación.

En el tiempo de hoy con el alejamiento de Dios, es particularmente difícil para los humanos de despertar en si mismo la virtud de la humildad, porque, después de todo, esto incluye el conocimiento de Dios, el presentimiento de la Grandeza y el Poder Divino.

La virtud de la misericordia especialmente se refiere a la relación de las personas entre sí. Ya hace mucho tiempo, el humano ha encontrado también un sustituto para ella. la compasión como el producto de la mente vinculada a lo terrenal, nacido de la vanidad y el amor propio o cálculo terrenal. En primer lugar, generalmente son el beneficio propio y la ventaja; la razón para ayudar realmente a los demás casi siempre falta. Por otro lado, la misericordia es diferente en su grandeza espiritual. Ella surge del sentimiento espiritual puro del humano, de la bondad del corazón y no a partir de la ambición egoísta, como es el caso con la compasión. Ella ayuda por el bien de ayudar y no piensa en los beneficios personales, porque su objetivo es espiritual. Por lo tanto, también respeta la Ley de Compensación de dar y recibir. El dar, que proviene del cálculo o la vanidad, también al igual viola contra esta Ley como el tomar, que tiene su origen en la descontada expectativa, en una exigencia y demanda o en un “derecho a ayuda”.

Pero hay algo más propio a la misericordia: la severidad justa, que solo ve los beneficios espirituales del otro, a lo cual pertenece el moverse espiritual y terrenalmente, mientras que el dejarse ayudar es mucho más cómoda y agradable, pero también promueve la inercia espiritual.

Qué tan importante es el moverse uno mismo, nos muestra el proverbio chino: “regálale a un humano un pez, entonces él tiene alimento por un día. Enséñale a un humano a capturar pescados, entonces tiene alimento toda su vida.”

Estas simples palabras son el núcleo de un ayuda real, que es realmente útil a los humanos. Incluso podrían tomarse a menudo como la base real para la ayuda al desarrollo ofrecida hoy día para los pueblos. Cuánto se da aquí solo por la ansiedad de validez para exterioridades, para una vida cómoda o para el instante momento. ¡Ahora, qué poco se hace, a despertar el interior y exterior y promover la autoayuda natural, lo que entonces trae la bendición!

Por lo tanto, la compasión tiene consecuencias perniciosas, por las cuales la armonía de las relaciones recíprocas de los humanos está siendo seriamente perturbadas desde hace mucho tiempo, porque tanto el dador como el tomador actúan falso en ello reclamando solo beneficios terrenales. La misericordia, por otro lado, vibra en las Leyes de la Creación y, por lo tanto, solo puede rescatar alegría y gratitud.

A menudo se presunta que la gratitud es una virtud o un deber. No son ambas, pero, como la alegría a la que está estrechamente conectada, es un valor compensatorio que debe ser proporcional a lo que se ha recibido. Por lo tanto, la gratitud a los humanos es limitada, y es incorrecto hablar de un deber de agradecimiento y esperar mucho más de lo que vale la dádiva.

Solo frente a Dios debería ser la gratitud ilimitada, porque el humano no está capacitado de dar nada más que gratitud por todo lo que recibe de Él.

Finalmente, hablemos brevemente de la diligencia, que es de particular importancia en la vida del humano, exceptuando además de eso, si ella está ahora de encontrarse bajo las virtudes o bajo las preferencias del espíritu humano. Aquí, también, el concepto original se ha reducido a lo terrenal. El uno lucha con persistente diligencia, a una vida despreocupada y cómoda en la tierra, el otro con dura diligencia por el poder y la reputación y un tercero trabaja con diligencia laboriosa sin alegría su trabajo diario. ¿Ahora, quién conoce el concepto correcto de la diligencia espiritual, cual esta estrechamente conectado con la Ley del constante Movimiento en la Creación? Aquella diligencia, que está constantemente esforzando, de aspirar con calma seguridad hacia una meta alta, lucida, para ennoblecerse a uno mismo y a los semejantes y con ello progresar espiritualmente, sin innecesarias exageraciones, sin inhibiciones y sin prisas.

En armonía con la Ley del Movimiento, a esa causa se origina un vibrar-espiritual armonioso, que posteriormente se transfiere a la actuación terrenal y que no deja surgir la conveniencia ni la inercia ni el afán insano. Tal esfuerzo diligente encuentra su final en los tiempos necesarios de descanso y al mismo tiempo crea un nuevo incentivo para el actuar nuevamente.

Diligencia que arraiga en lo espiritual, produce frutos para la eternidad, obras imperecederas, que también ayudan a otros humanos.

¡En la tierra, sin embargo, se crea un actuar alegre y bendito con esta diligencia, por la gloria y gracias al Creador!

Así debería ser, si el humano hubiera seguido el camino de la virtud. Pero este camino se ha convertido en un camino solitario. Más bien, el humano hace de “la necesidad una virtud”, eso significa, que él se gana el mejor lado de una situación no agradable, en vez de que él mismo se ocupe con las virtudes.

Y, sin embargo, un sonido distante tendría que golpear el alma con esa palabra, si ella todavía tiene una chispa de anhelo en ella. Un sonido que rompe el velo oscuro, para dejar entrar rayos lucidos, rayos refrescantes y estimulantes de fuentes eternas e inagotables, las que al humano de nuevo impulsan fuerza motriz a lo ideal y lo puro, a lo noble y lo bello.

Pero en el tiempo de hoy en el gran vacío de gestión espiritual, del asalto ininterrumpido de malas impresiones, de la agitación interna del alma y en el matar de la propia personalidad, la humanidad está más lejos que nunca de esta aspiración ideal.

Embarazosamente pesa en ella, que ella se ha cerrado completamente a la radiante ayuda desde arriba y en su lugar se entrega a las tentadoras corrientes de la oscuridad, de cada virtud hace un- virtuoso y convierte todas las ventajas en lo opuesto. De esa manera se convirtió el coraje a la cobardía, la veracidad a la mentira, la gracia a la vanidad, la humildad a la arrogancia, la sabiduría al pseudo-conocimiento y la fidelidad a la infidelidad.

Pesado y difícil es por lo tanto la lucha por una nueva imagen del humano, por eso es tan difícil, porque debe convertirse en una imagen clara y pura, que esta vez tiene que seguir siendo válida para todos los tiempos. Sin las virtudes, esta imagen no puede ser cuñadas. Porque son ellas quienes le dan al cuadro un brillo eterno.

Estas explicaciones, dadas con el conocimiento del Mensaje del Grial “En la luz de la verdad” de Abd-Ru-Shin, son estimulantes. para reflexionar sobre ello….

 

Una nueva era se acerca con tremendas agitaciones y cambios, provista de acuerdo con las Leyes de la Creación, prometido por Jesús y los profetas y manifestado en la Revelación de Juan. Este tiempo trae nuevos conocimientos, no solo en lo terrenal sino también en el terreno espiritual. Hay muchas señales para reconocer este cambio mundial único. ¡Ella inicia una nueva era en la tierra, en la cual ya no reinará el hombre, sino únicamente el Espíritu Santo, la justa Voluntad de Dios!

Escrito ” Herbert Vollmann – escrito en las cercanias de Abd Ru Shin- “

Traduccion ” Michael Wirz “

Libro : ” El Caminante de los Mundos “

              

 

 

Publicado en: LUZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.