¿ ES LA FILTRACION O ES LA ENERGETIZACION LA QUE MODIFICA SUSTANCIALMENTE EL AGUA ?

Mientras la ciencia se ha ocupado durante la mayor parte de nuestro pasado en estudiar cosas tangibles y visibles, y la metafísica se ocupaba de la parte invisible de nuestra existencia, hoy en día vivimos en un tiempo en el que ambos campos se están integrando cada vez más.

Desde hace algún tiempo se sabe que la separación de energía y materia que percibimos en la superficie es solo una ilusión que oculta la realidad de la unidad. La ciencia ya nos está hablando de que la energía y la materia son intercambiables y de que el solapamiento de ciertas frecuencias genera la apariencia de lo sólido. En el plano intelectual incluso ya casi somos capaces de entenderlo. Las viejas estructuras se desmoronan y a nivel energético tenemos olas y patrones entremezclándose y generando nuevas frecuencias.

Cuando las ondas y frecuencias se cruzan no es como los barcos que si se cruzan con niebla o
durante la noche probablemente chocarían y se destruirían. Cada vez que se cruzan frecuencias, se generan nuevas longitudes de ondas que ahora toman el control.

Debido al tipo de remolino el agua se encuentra en fuertes y dinámicas frecuencias de larga
duración. Por supuesto que es bueno filtrar el agua, sin embargo, sin el suficiente remonileado la filtración no modifica el agua tanto como nos gustaría.

Recientemente, hay algunos físicos que trabajan con base científica sobre el remolino, la
sección áurea y la energía del toroide, como Dan Winter o los increíbles documentos
fotográficos del agua de Alexander Lauterwasser.

Cuanto más favorable sea la relación entre determinadas ondas que se cruzan, y cuanto más
se acerquen a la proporción áurea, tanto más estables serán los efectos sobre nuestra salud y
nuestra conciencia. Gracias al exhaustivo remolineamiento implosivo del agua, estas
frecuencias se establecen como por arte de magia haciendo que se desmoronen los efectos de
los contaminantes.

 

El problema del agua de hoy

El agua tiene una clase de memoria. Almacena en su estructura reticular todo encuentro con
millones de sustancias, con las que entra en contacto. El agua se acuerda del cadmio, plomo,
mercurio, estrógeno, disolventes, dioxina, productos fitosanitarios, lacas, ácido diluido,
sustancias opacas, abonos artificiales, fosfatos, agentes blanqueadores, plastificantes, etc.
Este recuerdo permanece también tras haber pasado los mejores sistemas de filtración.

Se pueden extraer del agua potable sustancias nocivas que existen materialmente mediante
destilación o filtración, pero no se eliminan los millones de frecuencias que tienen su efecto
en sistemas biológicos. El efecto de estas sustancias permanece en el agua y tienen su efecto
en todos los alimentos a los que se les ha aplicado esta agua. No son solo las sustancias que
permanecen en el agua las que nos perjudican, sino sobre todo sus frecuencias desfavorables.
Sabemos de la homeopatía que el agua almacena las informaciones de sustancias antiguamente contenidas en ella en forma de frecuencias electromagnéticas. Esta información es almacenada en la estructura del agua y es traspasada a los sistemas biológicos (humanos,animales y plantas) en forma de efectos, como si las sustancias materiales aún estuviesen en el agua.

El porcentaje de sustancias nocivas en nuestra agua potable es relativamente bajo comparado con las sustancias nocivas que consumimos con nuestra comida y que no somos capaces de
expulsar. Porque ¿Dónde pueden ir a parar esas cantidades de agroquímicos, sino a nuestros alimentos? Comiendo un solo plato de lechuga de cultivo convencional podemos ingerir más nitrato que bebiendo agua durante un mes entero. Somos los últimos de la cadena alimentaria y por eso también absorbemos estas sustancias nocivas con todos los productos animales. Parte de estas sustancias no las podemos expulsar de forma convencional. ¿Seremos capaces de librarnos algún día de estas sustancias?

La Solución

De modo que tenemos que buscar la solución en otra parte. Tenemos que empezar allí donde
hablamos de agua viva y no del contenido de sustancias nocivas contenidas en el agua.
Nuestras aguas potables y embotelladas están químicamente limpias, sin embargo, están muertas. Ya no contribuyen a la eliminación de sustancias nocivas de nuestro cuerpo. Agua viva es un disolvente también en nuestro cuerpo.

Agua de manantial pura limpia desintoxica al tejido conjuntivo, es multiactiva,y expulsa
toxinas del metabolismo, es favorable para los procesos de metabolismo y para la digestión.
El activador de ME Cerámica según Victor Schauperger realiza esta visión con una técnica
madurada que convierte el agua corriente en agua potable viva, y de alto valor biológico con
un porcentaje de agua prácticamente cristalina. Una vez instalado, lo primero que notará es
que esta agua sabe bastante mejor que el agua corriente de la que se obtuvo…

AMRON A CERAMICA EN POLVO (ROSA)

Amron A ceramica en polvo adición para la pintura que absorbe los elementos tóxicos.

1% de peso de pintura / 0.5 -1% de peso de pegamento / 0.5-1% de peso de yeso…etc
Reduce sustancias dañinas en la pintura, el Pegamento , el yeso….etc
De esta cerámica amanecen rayos naturales de infra-rojo, un magnetismo orgánico y una energía de gravitación.

PRECIO : 39,00 €dolom130810143323

CERAMICA ANILLO PARA BEBIDA o hasta 5 lit

Activan el agua disminuyendo los “clusters ” de Agua. Así la tensión de la supercifie esta reducida, y hay menos oxidación. El efecto es ilimitado. De esta cerámica amanecen rayos naturales de infra-rojo, un magnetismo orgánico y una energía de gravitación. Todos los cuerpos físicos tienen una frecuencia de resonancia. También los órganos humanos tienen una frecuencia así correspondiente con su estado de actividad. El tono, la luz, las ondas lectro-magnéticas etc. tienen esto y se influyen mutuamente. Existen frecuencias que actúan de una manera negativa sobre los humanos

PRECIO: 30,00 em-keramikring-getraenke-bis-15-liter-140501212208